Diosdado Cabello: “El conflicto es inevitable”

Archivo

En una reunión privada con los parlamentarios rojos, el jefe de la Asamblea Nacional hasta el 5 de enero dijo que los rumores sobre la Fuerza Armada “son pura paja” y llamó a levantarse tras la derrota para buscar el contraataque. “Voy a seguir siendo el mismo Diosdado”, prometió, al advertir que “el conflicto es inevitable” y que el oficialismo no aceptará cargos directivos en el nuevo poder legislativo.

Sin cámaras, sin luces, sin micrófonos curiosos. Encabezados por su líder, Diosdado Cabello, los miembros de la bancada chavista se concentraron en privado el jueves 10 de diciembre para analizar la aplastante derrota sufrida en las elecciones parlamentarias, revelaron a El Estímulo fuentes del oficialismo.

El cónclave con mayoría del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) tuvo lugar en el hemiciclo protocolar del Palacio Federal Legislativo.

“Teníamos como un año sin reunirnos así con Diosdado”, señala uno de los parlamentarios asistentes. Esta fuente aclara que no se trató de un intercambio o debate interno. “El único que habló fue el mismo Diosdado y los demás escuchamos”, recuerda.

En la primera parte de su intervención, el jefe de la Asamblea Nacional y primer vicepresidente del PSUV trató de insuflar ánimo a sus alicaídas huestes.

“Debemos levantar la moral de quienes se sienten desmoralizados por la derrota”, ordenó. Acto seguido, hizo mención a un meme que circuló en las redes sociales donde se burlaban de la adustez de su rostro la madrugada del 7 de diciembre, tras conocerse los resultados.

“¡Claro que estaba arrecho!”, confesó, desatando las carcajadas de sus colegas.

Al momento de evaluar las causas de la derrota, el dirigente del PSUV fustigó a “los ministros que no salen de sus oficinas” y cuestionó que designen a “escuálidos” en cargos relevantes de la administración pública. “Tenemos que dar ejemplo a nuestro pueblo”, demandó a los integrantes de la bancada chavista.

diosdado arrecho

No lo crean

A los rumores sobre supuestos conflictos en la Fuerza Armada Nacional y diferencias con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, Cabello respondió con dos palabras: “pura paja”. Para tranquilizar a sus camaradas, contó que el miércoles 9 de diciembre visitó la Academia Militar, a la que definió como el mejor “termómetro” para medir el sentimiento de los uniformados “Le vi la cara a los oficiales y todos estaban arrechos”. Después, acotó: “eso no quiere decir que no haya escuálidos, pero ellos se callan, se hacen los pendejos”.

El líder de la AN aseguró que la noche del 6 de diciembre, cuando ya conocían la tendencia que favorecía a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), recibió “mensajes de compañeros (militares)” que manifestaban “digan lo que hay que hacer y lo hacemos”, dando a entender que respaldarían al Gobierno en caso de que la oposición buscara subvertir el orden público.

A la batalla

“Voy a seguir siendo el mismo Diosdado, con ellos (la oposición) yo no puedo cambiar”, enfatizó a los diputados del PSUV. Descartó que el oficialismo acepte un cargo en la junta directiva del próximo Parlamento. “Creen que nos van a endulzar con una comisión. Ellos no van a tener compasión con nosotros”, sentenció.

Lejos de plantear la vía del diálogo, Cabello recalcó que “debemos crear las condiciones objetivas para el contraataque”. A su juicio, el escenario de 2016 estará marcado por “una Asamblea con mayoría burguesa contra un pueblo en la calle”.

“El conflicto es inevitable, no hay manera de que aquí no haya un conflicto. Ahora, debemos buscar que ese conflicto sea cuando nuestras condiciones objetivas estén bien sólidas”, subrayó.

“Tenemos que provocarle la crisis a ellos”, insistió el jefe de la AN. Advirtió que si la MUD pretende aprobar la Ley de Amnistía, el chavismo debe rodear el Palacio Federal Legislativo con las “víctimas” de los que serían beneficiados por ese instrumento legal. Igualmente, apuntó que a la presunta tentativa de reformar a la Ley Orgánica del Trabajo, deben responder con la “movilización de los trabajadores”.

Cabello se mostró confiado en la cohesión de la futura bancada roja. “Somos 55 y ellos son 112, pero son puro pedacito. Allí todos van a pedir. La mejor arma que tenemos nosotros es la unidad. Al que abandone el barco lo están esperando los tiburones”, atizó, siempre según las fuentes.

Por el TSJ

El líder del Parlamento está consciente de que la designación de los 13 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia provocará la reacción de la MUD. Sin embargo, justificó la medida de “blindar” el Poder Judicial con estas cuentas: “ellos (la oposición) ya tienen tres (magistrados) allá (TSJ). Si los dejamos, luego tendrán 17 (tomando en cuenta que algún juez chavista puede saltar la talanquera por decisión propia o “presiones”)”. El máximo juzgado del país está conformado por 32 jueces.

Cabello estima que la Unidad buscará descabezar a los máximos representantes de los poderes Ciudadano y Judicial. “No lo pueden hacer. Si lo hacen, estarían violando la Constitución. Si van contra el Estado, aplicación de leyes”, alertó.

El primer vicepresidente del PSUV admitió que en este momento el chavismo puede estar atravesado por “interrogantes y dudas”; no obstante, indicó que “perder la AN no es el fin del mundo”. También sostuvo que estarán atentos para evitar que la oposición trate de endosarle todo el costo político de la crisis al Gobierno del presidente Nicolás Maduro y negó que en el corto plazo decreten el aumento de la gasolina.

Por último, Cabello felicitó a la mayoría chavista por su desempeño en este quinquenio. “Esta AN fue el arma principal que tuvo el chavismo en cinco años. Una AN que aguantó todo y pasó a la ofensiva”, reconoció bajo una lluvia de aplausos de sus camaradas.