Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Diputados resistieron la represión en la línea de fuego y cinco resultaron heridos

Marcha3mayo-1
03/05/2017
|
ANDREA HERNÁNDEZ

Los diputados de la Asamblea Nacional caminaron al frente de la marcha que se dirigía por la autopista Francisco Fajardo hacia el Parlamento. La Guardia Nacional impidió el paso de la manifestación con bombas lacrimógenas y dos de ellas lesionaron a Freddy Guevara y Julio Montoya. Además, Williams Dávila, Ivlev Silva y Miguel Pizarro resultaron afectados. Otras 167 personas fueron heridas y 1 joven fue asesinado.

“Dejen que los diputados vayan adelante por si hay represión”, decía con un megáfono Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, a los asistentes a la protesta opositora de este 3 de mayo. Apenas al mediodía se conoció que la meta de los líderes era llegar desde el Distribuidor Altamira, en el este de Caracas, a la sede del Parlamento que se encuentra en el centro de la ciudad.

Marcha opositora Gustavo Vera

Foto: Gustavo Vera

Esta vez, la convocatoria surgió en contra del anuncio del presidente Nicolás Maduro de llamar a una Asamblea Nacional Constituyente para modificar la Carta Magna. “No vamos a permitir que se elimine a la AN, que es lo que está detrás de esa Constituyente. Quieren salir de la Asamblea, de la Fiscal General y de todo lo que les resulte incómodo”, apuntó Guevara a El Estímulo. Apenas una hora más tarde, el diputado resultó herido. Una bomba lacrimógena le rebotó en el pie y le causó una herida que ameritó 12 puntos de sutura.

Marcha opositora Gustavo Vera

Foto:  Gustavo Vera

El diputado Julio Montoya también se contó entre los heridos. Otra bomba lacrimógena lanzada a quemarropa horizontalmente, según la versión del partido Primero Justicia, le pegó en la espalda. Del mismo modo, Williams Dávila sufrió heridas leves en la mano y la pierna, Ivlev Silva en la mano derecha y el Miguel Pizarro en el pie derecho tras el impacto de un objeto no identificado.

Además de los dirigentes, al menos 1 persona fue asesinada y 167 resultaron heridas durante esta protesta.

La represión era esperada por dos razones: la primera es que no ha habido un día, desde que comenzaron las protestas luego de las sentencias en las que el Tribunal Supremo de Justicia arrebataba las competencias de la AN, en la que quienes están contra Maduro hayan podido movilizarse sin ser atacados con bombas lacrimógenas; y la segunda es que, para el momento en el que los opositores pisaron la autopista Francisco Fajardo, ya se había dispuesto en El Recreo un piquete de la Guardia Nacional y la Policía Nacional.

Marcha opositora Gustavo Vera

Foto: Andrea Hernández

“No vamos a cambiar la ruta. Seremos como el río contra la piedra, algún día la vamos a romper”, aseguró Miguel Pizarro minutos antes de que llovieran lacrimógenas.

Sin bajar los brazos.

 

La mañana lluviosa y la aparente apatía de la gente presagiaban una participación menor a la de días anteriores. Sin embargo, a las 11:30 am, cuando las personas que se concentraban en la Plaza Francia de Altamira comenzaron a bajar hacia el distribuidor, la convocatoria comenzó a nutrirse.

“Me parecía que había poca gente, pero ya han empezado a llegar. Me imagino que hay mucha gente que trabaja. Pero hay que seguir luchando por la libertad. Da tristeza ver cómo estos muchachos protestan y los maltratan. Hay que acompañarlos”, indicó Osiris Oquendo, de 57 años de edad.

Simón Verde, de 52 años, no ha faltado a ninguna marcha y ha atendido a todos los llamados de la oposición, incluyendo el “trancazo”, al que se unió como vecino de El Hatillo.

“Estamos en una batalla de desgaste. Ellos tienen las armas, pero nosotros tenemos a la gente. Lo único que les queda es matarnos a plomo y no hay suficientes balas para eso”, dijo el hombre. 

 

La Constituyente convocada por Maduro estaba en boca de muchos de los asistentes. Carolina Dávila, cineasta, se oponía rotundamente a que esa propuesta fuera la vía para resolver el conflicto que atraviesa Venezuela: “No me parece el camino. Siento que es una trampa. Hay cuatro puntos muy claros que solicitamos (elecciones, restitución de competencias de la AN, liberación de presos políticos y apertura del canal humanitario) y nos dan una respuesta que no atiende a ninguna de esas peticiones”.

Control de daños: manejo de la frustración.

 

A medida que la marcha se acercaba al obstáculo impuesto por la Guardia Nacional, los nervios aumentaban entre los manifestantes. Algunos optaban por quedarse a un lado del camino.

“Vamos a quedarnos aquí que tenemos esta salida cerca”, le decía una muchacha a su acompañante.

Otros, en cambio, cargaban sus municiones: recogían piedras y pedazos de asfalto dispuestos a las orillas de la Francisco Fajardo, se amarraban una camisa para tapar su rostro y caminaban decididos hacia el frente.

Marcha3MAHB-9

Foto: Andrea Hernández

Con las primeras detonaciones llegó el humo y el miedo. Muchos comenzaron a correr para volver hacia el Distribuidor Altamira. Otros, más calmados, les pedían que caminaran despacio y que no se replegaran tanto, que no cedieran el espacio ganado.

Pero la Guardia Nacional avanzaba de forma constante con tres camiones en fila. Recorrieron aproximadamente dos kilómetros entre su punto inicial en El Recreo hasta el Ciempiés, sin pisar el freno ni dejar de disparar lacrimógenas.

El miedo invadió a algunos, pero la frustración se esparció más rápido que los gases. Cuando muchos de los manifestantes corrían para salir de la autopista, una muchacha vociferaba que el presidente Maduro acababa de entregar al Consejo Nacional Electoral la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente.

Marcha3MAHB-3

Foto: Andrea Hernández

“Qué arrechera. Hacen lo que quieren y nosotros no podemos pasar de aquí”, le respondió una señora en el acceso hacia la avenida Galarraga de Chacao.

Algunos ciudadanos permanecieron en el Distribuidor Altamira, aún luego de la represión. Otros subieron a la Plaza Francia, donde continuaron los enfrentamientos con efectivos de seguridad.