Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

EEUU: sanciones contra Maduro sí funcionan y seguirán firmes

Trump
30/01/2018
|
FOTOGRAFÍA: EVAN VUCCI | AP

El Departamento de Estado de Estados Unidos anticipó que el caso Venezuela será uno de los temas de agenda durante la gira que emprenderá el secretario de la diplomacia de Donald Trump, Rex Tillerson por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica, en los primeros días de febrero, cuando intentará consolidar un frente común para elevar las presiones contra el presidente Nicolás Maduro.

Se trata de un viaje con enfoque estratégico que busca estrechar lazos políticos y económicos con gobiernos que son socios clave, según el Departamento de Estado.

Funcionarios de alto rango del Departamento de Estado detallaron aspectos de la gira durante una teleconferencia informal con periodistas, desde Washington, cuya transcripción fue difundida este martes por los servicios diplomáticos estadounidenses. La crisis en Venezuela centró el interés de los diplomáticos estadounidenses.

“Seguimos enfocados firmemente en nuestro respeto por la democracia y los derechos humanos. El secretario seguirá impulsando un mayor enfoque regional en las múltiples crisis que tienen lugar en Venezuela. Junto con nuestros socios, la intención es continuar ejerciendo presión sobre el régimen corrupto de Maduro para restablecer el orden democrático”, dijo a los periodistas un funcionario de alto rango.

 

Una periodista preguntó si Estados Unidos analiza otras estrategias, además de las sanciones al gobierno de Venezuela, “porque ahora mismo, aparentemente no parecieran estar resultando muy efectivas”.

“Nuestra estrategia en Venezuela ha sido sumamente eficaz. A lo largo del último año, aplicamos sanciones a más de 50 personas. El Grupo de Lima (de países que presionan por un cambio en Venezuela) se ha sumado a este esfuerzo y generó una presión hemisférica adicional sobre Caracas. El Gobierno de Canadá también ha sancionado a personas en Venezuela, y apenas la semana pasada, la Unión Europea se sumó a la campaña de presión internacional para exigir que respondan quienes están cometiendo violaciones de derechos humanos en Venezuela, son responsables de prácticas antidemocráticas y están saqueando el tesoro nacional del país, aplicando sus propias sanciones internacionales”, dijo uno de los funcionarios.

“La campaña de presión está funcionando. Las sanciones económicas que hemos impuesto al Gobierno venezolano lo han obligado a entrar en cesación de pagos, tanto en deuda soberana como de Pdvsa, su compañía petrolera. Y lo que estamos viendo es un colapso económico total en Venezuela a raíz de las malas decisiones del régimen de Maduro. Entonces, nuestra política está funcionando, y vamos a seguir apoyando a los venezolanos”, agregó.

 

Funcionarios del chavismo culpan a las sanciones del gobierno de Donald Trump, que han recrudecido desde agosto pasado, por la feroz crisis económica que sufre Venezuela, que en 2018 sufre su cuarto año seguido en depresión económica, con una crisis humanitaria generalizada desde 2015.

Las sanciones “están destinadas a los miembros responsables del régimen en Venezuela. Y es muy importante que nuestros sectores financieros apunten a la colocación de deuda adicional por el Gobierno venezolano. Ni una sola de nuestras medidas bloquea alimentos como el maíz, o medicamentos, ni nada que pueda llegar a ayudar al pueblo venezolano. Nuestro objetivo es ayudar al pueblo venezolano a hacer frente a esta crisis económica, pero también restablecer el orden democrático para que puedan tomar una vez más el control de su futuro”, dijo un funcionario.

 

“El secretario se reunirá con socios regionales en este viaje para promover un hemisferio seguro, próspero, democrático y con seguridad energética. Acompañamos a la región en calidad de socios fieles y duraderos”, agregó.

Los funcionarios no fueron específicos ante una pregunta de si Tillerson podría aprovechar su viaje a la región para sondear la posición de los líderes regionales sobre un posible embargo petrolero de Estados Unidos contra Venezuela y si tiene Estados Unidos alguna preferencia con respecto a si Perú, como anfitrión de la Cumbre de las Américas , debería invitar o no a Venezuela al evento de abril.

“El tema de la Cumbre, sobre gobernanza democrática en las iniciativas contra la corrupción, nos permitirá entender y destacar las prácticas corruptas que están teniendo lugar en Venezuela bajo el régimen de Maduro. El presidente Maduro, en caso de ser invitado y de que asista, deberá responder al resto de las naciones democráticas de este hemisferio por qué ha impulsado elecciones ilegítimas en el último año, y esperamos que esa conversación de hecho se produzca”, dijo.

“Estamos trabajando juntos con nuestros socios para desarticular a las organizaciones de delincuencia transnacional y las rutas de tráfico que perjudican a los ciudadanos de nuestro hemisferio y fomentan la migración ilegal. Estados Unidos tiene el doble de volumen comercial con este hemisferio que con China, y seguiremos ampliando nuestras relaciones comerciales y energéticas para contribuir a la prosperidad de nuestra región”, destacó uno de los funcionarios.

Los funcionarios de Tillerson también respondieron otras preguntas específicas sobre Venezuela, acerca de si el Departamento de Estado apoya la postura del senador republicano Marco Rubio (y el demócrata Bob Meléndez) de pedir que el número dos del chavismo, el capitán Diosdado Cabello, también sea sancionado por el gobierno de Estados Unidos.

“El Departamento de Estado, al igual que la Casa Blanca, utilizará todas las herramientas económicas, políticas y diplomáticas a su alcance para abordar la situación en Venezuela”, dijo el que ha sido identificado como “funcionario de alto rango número dos” en esta teleconferencia.

Los funcionarios afirmaron además que el liderazgo de Estados Unidos estará presente en el Hemisferio durante varios eventos previstos para este año, incluyendo La Cumbre de las Américas, en Perú, en abril; la Cumbre del G7 en Canadá en julio; y a fines de noviembre la cumbre del G20 en Argentina, cuando por primera vez se llevará a cabo este foro en el sur de América.

“Los líderes estadounidenses tendrán un protagonismo destacado, a medida que trabajamos con nuestros socios latinoamericanos en toda la región”, dijo uno de los funcionarios.

“En cuanto a Colombia, el Secretario sin dudas va a hablar sobre el aumento en la producción de coca y de cocaína, pero también va a destacar que seguimos colaborando estrechamente con el Gobierno colombiano y sus fuerzas de seguridad para combatir este problema del narcotráfico, pues afecta a Colombia y al hemisferio entero, y supone una amenaza para Estados Unidos. Sin duda vamos a hablar de eso en Colombia”, dijo uno de los funcionarios.

Sobre México, “la visita del Secretario pondrá de manifiesto, una vez más, que la relación entre EEUU y México es profunda y amplia”, según uno de los funcionarios.

“Hablaremos de nuestros esfuerzos conjuntos contra las organizaciones de delincuencia transnacional. Destacará cómo nuestros gobiernos están cooperando para impedir que la inmigración ilegal llegue a la frontera sudoeste, y cómo estamos ambos colaborando para abordar las condiciones subyacentes que están propiciando la inmigración ilegal desde América Central, a través de nuestros esfuerzos conjuntos en América Central y en los países del Triángulo Norte” (de América Central).

Una agenda apretada

 

El viaje del jefe de la diplomacia estadounidense busca estrechar lazos políticos y económicos con gobiernos que son socios clave, según el departamento de Estado.

El secretario Tillerson saldrá de Austin, Texas, donde pronunciará un discurso centrado en América latina, antes de partir rumbo a México, primera etapa de su primera gira de trabajo por América.

Tillerson llegará a México en la tarde del primero de febrero, donde pasará la noche y el día dos se reunirá con los jefes de las misiones de Estados Unidos en varios países de la región (México, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Panamá, Costa Rica, Belice y el Caribe).

También se reunirá con el secretario de Relaciones Exteriores de México, Videgaray, con quien ofrecerá una conferencia de prensa. Esa misma tarde saldrá para Panamá, donde hará escala técnica antes de volar a Bariloche, Argentina, donde llegará el sábado tres por la mañana y visitará el Parque Nacional Nahuel Huapi.

El domingo, viajará de Bariloche a Buenos Aires, a donde llegará a mediodía y se reunirá con el canciller y otros ministros del presidente Mauricio Macri.

Más tarde recibirá a los jefes de las misiones diplomáticas de Estados Unidos en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

El lunes Tillerson se reunirá con Macri antes de partir rumbo a Lima, Perú, donde se reunirá con la ministra de Relaciones Exteriores Cayetana Aljovin.

El martes, tiene previsto reunirse con el presidente peruano Kuczynski, antes de viajar a Bogotá, donde esa misma tarde se reunirá con el embajador y luego con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Habrá una conferencia de prensa conjunta y después se reunirá con la ministra de Relaciones Exteriores Holguín. Esa noche, tendrá lugar una cena de trabajo informal con el presidente Santos.

El miércoles por la mañana volará a Kingston, Jamaica. Se reunirá con el primer ministro Holness, y la ministra de Relaciones Exteriores Johnson-Smith. Regresará a Washington en la noche de ese mismo día.

.