Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El final de Rafael Esquivel, el destronado rey del fútbol venezolano

esquivel

Hace unos años atrás parecía IMPOSIBLE que la figura política de Rafael Esquivel saliera de su cargo como presidente de la FVF, como Primer Vicepresidente de la CONMEBOL y como representante en el Comité Disciplinario de la FIFA. Estaba completamente consolidado.

Políticamente en más de 20 años de mandato había derrotado a todos sus adversarios de manera deshonesta, como es la política. Y hasta los había acogido luego en la federación. Tenía gran inteligencia para conocer las debilidades y las ilusiones de las personas. Incluso doblegó las voluntades del fallecido Presidente de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías, que en el año 2005 apoyó a un grupo de personas para derrocarlo. Y no solo lo doblegó en ese momento, sino también cuando el Presidente de Venezuela intentó cambiar los colores de la selección nacional de Vinotinto a tricolor. Y no obstante, el gigante tuvo un final trágico en la política.

Durante su mandato, se dieron cosas muy buenas y muy malas para el fútbol venezolano. La revolución Vinotinto que comenzó con resultados en el año 2001 y luego construyó el Centro del Alto Rendimiento. Cuestiones que pudieran no atribuírsele a él, sin embargo él participó en lo bueno y en lo malo de ambas cuestiones. También se dieron cuestiones muy nefastas como la pre Libertadores, donde los equipos venezolanos perdían sus cupos en favor de los equipos mexicanos a cambio de dinero. Fueron casi tres décadas de un sistema acomodado a su persona, donde si él faltaba, fracasaba, ya que todas las decisiones importantes pasaban por él. Las que él tenía que tomar y las que él no tenía que tomar. Por ejemplo, todos sabemos que el sistema de justicia de la FVF obedecía por completo sus órdenes, buenas o malas. Esto lo beneficiaba o tenía un inmenso costo político para él. El fútbol venezolano entonces era esquivelista, gustase o no, lo quisieran a él o no.

Y cuando menos los esperábamos, llegó Estados Unidos y Suiza y lo detuvieron por lo que todos sabíamos qué hacía: corrupción.  Así a Esquivel se le abrieron dos procedimientos legales, uno por delitos ante  Estados Unidos y otro por violaciones de la normativa interna de la FIFA.  En el primero de los procesos ante Estados Unidos, Esquivel se declaró culpable y espera sentencia. En el segundo procedimiento, tal vez de una forma veloz para evitar quedar mal respecto a la decisión que debe tomar Estados Unidos, la FIFA dictó una decisión de suspensión de por vida para el destronado Rey de la FVF.

Esta suspensión implica que Rafael Esquivel no podrá tener más nunca en su vida un cargo en en el fútbol organizado por la FIFA. Por ejemplo, Esquivel podrá jugar o ser directivo de una liga de una urbanización que no esté vinculada de forma directa o indirecta a la FIFA. Esta es la muerte política de Rafael.

¿La decisión puede ser apelada? Si, al comité de apelaciones donde uno de sus miembros es su viejo rival, amigo y tal vez ahora ex amigo Laureano González (Actual presidente de la FVF). Laureano no llevará su caso pero pudiera sin dudas influenciar a los que vayan a tomar la decisión.  Luego Esquivel podrá apelar al Tribunal de Arbitraje Deportivo de Suiza en última instancia. Sin embargo creemos que este largo camino no será recorrido pero solo el tiempo lo dirá.

Hay que decir que Esquivel fue un líder bueno y malo. La balanza se inclina más hacia este último lado pero no se puede negar las cuestiones buenas que hizo, ni su inteligencia. De hecho, tal vez el mayor fracaso de Esquivel no es que lo atraparon, sino que nunca supo cuando retirarse. Y así tuvo un triste final.

Esto debe servir de gran lección a todos los políticos, no importan que tan fuerte eres siempre alguien te puede tumbar. Por eso siempre hay que recordar, que cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas a remojar.