Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El liderazgo que necesitamos

Parlamento venezolano debate situación de derechos humanos en el país
18/06/2019
|
TEXTO: FROILÁN BARRIOS | FOTOGRAFÍA: EFE

La Venezuela del siglo XXI se ha convertido como jamás en la guillotina del liderazgo político nacional y regional, tanto del lado oficialista como del sector opositor.

Esto refleja dos aspectos, la madurez de la población en la evaluación de la clase política, y en segundo lugar los niveles de la crisis son de tal magnitud, que someten diariamente a juicio público a sus dirigentes llevándolos al cadalso o a la aprobación de acuerdo con los resultados de su gestión. De su capacidad de respuesta ante el impase político, económico, social y cultural más agudo de nuestra historia, labrada con miseria, sangre, sudor y lágrimas desde 1999 hasta el presente.

En esta materia, nuestro país había dictado cátedra continental, por contar con dirigentes de prestigio cuya trayectoria signó nuestros tiempos a lo largo del siglo XX. Básicamente dos generaciones de políticos se destacaron: la reconocida camada de jóvenes del 28 y luego la emergente de 1958. Ambas, con aciertos y errores, signaron el camino de la democracia y enterraron el militarismo de la tradición andina en el poder. Lo cierto del caso es que su porte resistió al tiempo y a las crisis políticas, supieron perdurar, aún cuando provenían de diferentes corrientes ideológicas, como la socialdemocracia, el socialcristianismo y el marxismo aprendieron a convivir y generar continuidad en el poder.

Su gran deuda con la historia nacional es no haber concretado el país proyectado en el Pacto de Punto Fijo, cuya aplicación contenía sembrar el petróleo, industrializar al país, fortalecer la democracia y combatir la corrupción, por cierto una de las causas que defenestraron al dictador oriundo de Michelena. Estos grandes objetivos fueron logrados a medias, ello le permitió a ese liderazgo permanecer en su etapa más larga de 40 años, a tal punto que su primer presidente y el último mandatario de la dinastía fueron contemporáneos del tropel juvenil que enfrentó y superó al gomecismo.

Este no es el caso del liderazgo político de nuestros tiempos. En el contexto del socialismo del siglo XXI proyectado según su mentor de Sabaneta para el 2051 e incluso por siglos, su ejecutoria que llevó al desastre nacional reconocido por la comunidad internacional, lo desgastó en poco tiempo, a tal punto que se menciona el resultado de las elecciones presidenciales de octubre 2012 como fraudulento, al ser impuesto por el inefable CNE de la tendencia irreversible, donde se impuso a un Chávez moribundo para darle continuidad a la satrapía procastrista, y con referencia al periodo del ¨presidente obrero¨, su estatura de mando no es de un líder, es simplemente de una marioneta impuesta por La Habana y las bayonetas.

Por otra parte, cuál es el curso opositor en este tema. Si observamos la galería surgida desde 1999, sus rasgos característicos la definen: lo efímero de sus aureolas y lo superficial de sus programas hacia el nuevo país que se pretende reconstruir. En los diferentes lances políticos acaecidos a lo largo de estas dos décadas han subestimado a la casta estalinista gobernante, bien sea por ignorancia, escasa formación política o por poses capituladoras, creyendo que sólo un marketing electoral es suficiente para desalojarlo del poder, aun cuando su estirpe criminal determina que no abandonaran el poder por las buenas.

La fragilidad de este liderazgo ha acumulado numerosas derrotas y desesperanzado a la población, hasta el surgimiento de Juan Guaidó quien, en cinco meses, ya sufre los efectos en política de la relatividad del tiempo, cuando semanas le pueden parecer años ante el rigor de los retos frente a la dictadura criminal. Hoy la calidad de su gestión se pone a prueba una vez más con el caso reciente de corrupción denominado como el Cucutazo, donde caiga quien caiga debe ser una lección de ética, fundamental y necesaria para la patria que debemos reconstruir, si no lo hiciereis como mienta el juramento pasará a ser uno más de la hilera de frustraciones que exaspera al pueblo venezolano.