Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El ministro de la enfermedad y la muerte

Ministro de Salud Luis Lopez. 2 de diciembre de 2017. Foto: AVN
05/12/2017
|
FOTOGRAFÍA: GREGORIO TERÁN | AVN

Mientras la oposición venezolana brega en República Dominicana la apertura de un canal humanitario, el nuevo ministro de salud (minúsculas adrede) declaró a VTV que “aquí nadie se arrodilla ante el imperio y mucho menos va a permitir que esta derecha imponga una supuesta ayuda humanitaria cuando nuestro pueblo está siendo atendido por el presidente Nicolás Maduro”.

El farmaceuta Luis López o acaba de llegar de Narnia, o es loco, o es incompetente. Aún a estas alturas se me hace difícil creer que por mero fanatismo político el nuevo ministro niegue la catastrófica situación de la salud en Venezuela… ¿o sí?… ¿Sabrá el señor López cuántos muertos se está echando sobre los hombros?

Puedo ayudar a iluminarlo:

El Hospital de Guaiparo en San Félix, Estado Bolívar, contaba hasta principios de septiembre la escalofriante cifra de 41 niños muertos por desnutrición sólo en lo que va de año. Y que yo sepa, esa suma ha incrementado desde entonces al menos en dos muertes más, el último, un niño warao que falleció justo el día antes de que el ministro ofreciera su infeliz declaración. De seguro Carmelita, la madre de ese niño, se hubiera arrodillado ante quien fuera para evitar que su hijo muriera de hambre. Empezando porque los remedios NO NECESARIAMENTE vienen de los Estados Unidos, si el problema fuera ése.

La periodista Betania Franquis reportó el pasado 15 de noviembre en El Nacional que “de 2.500 pacientes trasplantados que hay en Venezuela, 100 tienen tratamiento hasta este viernes a riesgo de perder sus órganos. Otros 2 entraron en crisis la semana pasada y una de ellos, Belkis Solórzano, murió el domingo debido a la falta de medicamentos inmunosupresores que el IVSS no suministra desde hace tres meses cuando comenzaron a escasear 5 de los 6 fármacos que inhiben el sistema inmunitario de los trasplantados, explicó Francisco Valencia, presidente de Codevida, Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida”. Por cierto, Belkis Solórzano grabó la mañana de su muerte un video que conmovería al más duro… menos al ministro, por lo visto. El caso de enfermos crónicos y trasplantados clama por una solución inmediata, pero Luis López asegura que Nicolás Maduro “atiende” al pueblo. Si así lo atiende, no quiero imaginar lo que es desatender… Y es indignante el silencio del Instituto Venezolano del Seguro Social, que usualmente proveía esos remedios.

El ministro farmaceuta actúa como si no conociera las denuncias reiteradas del presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos, quien desde 2012 está alertando sobre el peligro que representa la escasez de medicinas. ¿O será que cree que Ceballos es parte de la derecha apátrida? Pero no sólo es López: en febrero de 2016, Ceballos fue ignorado cuando presentó un documento en la Defensoría del Pueblo para exigir que se respetaran los derechos de los pacientes. “Señor Defensor del Pueblo, señor presidente de la República, no hay mañana. Están muriendo pacientes por falta de medicamentos y no por la enfermedad”. Recientemente -en agosto de este año- aseguró a Unión Radio que ya tocamos fondo. No hay reactivos para los exámenes y no hay remedios para los enfermos. “Yo no puedo entender que nosotros estemos en esta situación cuando además ya han cerrado 70 farmacias y no hay manera de comunicarnos con el gobierno para tratar de solucionar este problema”. ¡Es que nadie lo puede entender (excepto el ministro)!

En todos los hospitales públicos y privados, se repiten los dramas. Y como si todo esto fuera poco, siguen los negocios con los cubanos, que traen medicamentos vencidos, frascos de vidrio transparente cuando deben protegerse de la luz y otras irregularidades. ¿Quién se está beneficiando con estos negocios? ¿Por qué ninguno de los últimos ministros de salud -16 en 8 años- ha averiguado sobre éste y otros chanchullos? Y nada va a mejorar si el Estado venezolano rechaza la ayuda humanitaria y no cancela la deuda de más de 4000 millones de dólares que tiene con los laboratorios extranjeros, Ese dinero estaba en el presupuesto… ¿para dónde se fue?…

Un ministro dogmático y fanático es lo menos que necesita el sector de la salud en Venezuela. Su ceguera ideológica lo convierte en el ministro de la enfermedad y la muerte.

error: Alerta: Contenido protegido

escorts london