Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El niño Oliver Sánchez perdió su lucha contra la escasez de medicinas

OliverSanchez-1
26/05/2016
|
FOTO: ANDREA HERNÁNDEZ

Provea aseguró que en el país siguen ocurriendo muertes de pacientes por falta de insumos y medicamentos, mientras que el Estado sigue “negando la crisis”.

El niño Oliver Sánchez, de 8 años de edad, perdió su lucha contra la escasez de medicinas en el país. Tras batallar contra el cáncer, murió luego de 10 días en terapia intensiva en la Clínica Loira de El Paraíso, en Caracas, según informó NTN24.

El medio informativo señaló que, desde el inicio de su enfermedad, el niño estuvo recluido en el hospital Elias Toro, en Catia, pero por falta de camas fue trasladado al centro privado.

Provea aseguró que en el país siguen ocurriendo muertes de pacientes por falta de insumos y medicamentos, mientras que el Estado sigue “negando la crisis”.

“En Venezuela los niños mueren por enfermedad sin estar conscientes de cómo son violados sus derechos. Mientras padres se llenan de tristeza”, afirmó por su parte la ONG defensora de los derechos humanos Un Mundo Sin Mordaza.

Símbolo de lucha

A principios de febrero, Sánchez protagonizó una protesta por la salud que pretendía salir desde Plaza Venezuela hacia la sede de la Defensoría, en el centro de Caracas, pero el cordón establecido por los uniformados les impidió iniciar la movilización.

La protesta en la capital estuvo nutrida por organizaciones de derechos humanos, diputados opositores, representantes del gremio farmacéutico, médicos, enfermeras y estudiantes de medicina, que acusaron al Ejecutivo de ser indolente ante las necesidades del sector.

Incluso, Oliver Sánchez se quedó sentado en unos de los bancos de Plaza Venezuela ante la mirada desentendida de un efectivo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) con equipo antimotin.

Tras conocerse la noticia, personalidades del país y usuarios de la red social Twitter lamentaron el fallecimiento y señalaron que el niño tiene “su puesto seguro en el cielo”.