Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El liderazgo opositor también se juega en las elecciones del 20M

EE-Frente-amplio-libre-venezuela-08.03.18-DanielH-8
12/05/2018
|
FOTOGRAFÍA: DANIEL HERNÁNDEZ | ARCHIVO EL ESTÍMULO

El chavismo y la oposición ya han puesto toda su carne en el asador en las presidenciales del 20 de mayo. Sin embargo, la abstención puede ser el ingrediente que podría amargar el banquete político que ambos sectores aspiran disfrutar si ganan en estas elecciones, rechazadas por un tercio del padrón electoral.

Hasta la fecha, el presidente Nicolás Maduro enfrenta en el plano político a varios grupos opositores a su gobierno: el representado por Henri Falcón, que encabeza al grupo integrado por partidos minoritarios; uno emergente encabezado por el pastor evangélico Javier Bertucci; el llamado “chavismo disidente” integrado por antiguos colaboradores del fallecido presidente; la oposición radical representada políticamente por la exdiputada María Corina Machado y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de grande partidos de la disidencia que cuenta con el apoyo internacional.

Sin embargo, el analista político Luis Salamanca estima que los comicios presidenciales servirán para determinar quién va a comandar a la oposición venezolana ante el probable nuevo gobierno de Nicolás Maduro (si algunas encuestas aciertan) y su Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que regirá los destinos del país hasta principios de 2019.

La abstención incidirá en la inmediata legitimación de Maduro al igual de la MUD ante los ojos de la comunidad internacional, advierte el analista.

“Todo el panorama político de la oposición se definirá por la abstención en las elecciones. Si esta logra ser mayor al 50%, podemos decir que la estrategia política de la MUD es la que sigue comandando. Pero, si Henri Falcón, quien es el candidato que tiene más intención de voto para el 20 de mayo, logra imponerse; estaríamos hablando de una nueva línea política, aseguró el politólogo a El Estímulo.

A nueve días de las presidenciales, la abstención se proyecta como un factor de peso en el proceso, toda vez que el 35% del padrón electoral (integrado por 20,4 millones de votantes) no piensa participar en el proceso, de acuerdo a un estudio del Centro de Estudios Políticos de la UCAB y la encuestadora Delphos.

Por esto, un voto menos en la urna electoral no solo pesa en las matemáticas electorales sino en el reconocimiento político dentro y fuera del país.

La abstención: el arma de doble filo

El llamado a la abstención por parte de los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática es una estrategia que le conviene a Maduro en sus aspiraciones a la reelección, aunque pueda ser una jugada muy peligrosa. Luis Salamanca asegura que la falta de participación en el proceso del 20 de mayo puede ser determinante debido a que en la contienda electoral “están compitiendo las minorías”.

“Existen altas probabilidades de que los simpatizantes del chavismo no voten por Maduro. La ventaja que tiene es que cuenta con varios programas sociales, como el ‘carnet de la patria’, para mover un poco más electorado, a diferencia de Falcón que no tiene base política con la cual se pueda identificar”, aclaró.

La movilización es importante, así lo reconocen los comandos de campaña del oficialismo y los de la oposición. Según el politólogo, cerca del 40% del padrón electoral, representados esta vez por los partidarios de  Maduro y los candidatos de oposición, será en el que participará en estas elecciones, desconocidas por Estados Unidos y gobiernos de 15 gobiernos latinoamericanos.

Poder político opositor, ¿fuera de peligro?

Ante una posible reelección del presidente Maduro, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, asomó el pasado miércoles la posibilidad de que en junio de este año se convoque un “referéndum revocatorio contra los diputados de la Asamblea Nacional”, en una medida de represalia a los que convocan a la abstención y al único poder no controlado por el chavismo que ha fracaso en sus intenciones de sacar a Maduro del poder.

Para el ex rector del Consejo Nacional Electoral, Vicente Díaz, esta medida es “poco probable de aplicar” porque el procesos la revocar a los diputados “sería muy complicado”.

“Si quieres hacer un referéndum contra los diputados, tiene que recoger las firmas por cada circunscripción y además tendrías que sacar más votos por cada diputado, en lo que fue una de las elecciones con más participación en la historia electoral venezolana”, dijo Díaz en un contacto con El Estímulo.

 

No obstante, el ex rector resaltó la viabilidad de este proceso al considerar que el Consejo Nacional Electoral “podría facilitarle al gobierno” la maquinaria y el tiempo para realizar una medida de este tipo.

“Hasta el momento, las fracciones de la oposición ya han medido sus riesgos y consecuencia de cara a lo que ocurra el 20 de mayo”, afirmó.