Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

ENTREVISTA | Soley Zambrano: ¿Feliz día, papá?

Edgar Zambrano y sus hijas
16/06/2019

El reloj pasa y con cada tic toc la tensión en la vida de Soley Zambrano se intensifica. Es hija del diputado y primer vicepresidente de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela. Ser el segundo al mando del único Poder Público reconocido a nivel internacional es una carga que trae consecuencias atadas cuando las libertades se distorsionan.

Hoy es 16 de junio, se celebra el Día del Padre, una fecha de unión y de homenaje a esa figura asociada a la protección, al soporte de un hogar. Sin importar la edad, cuando el padre no está, el dolor está ahí. Sin embargo, Edgar Zambrano no está ausente, no de forma voluntaria. Fue detenido el 8 de mayo durante una tarde caraqueña al salir de la sede de Acción Democrática en La Florida.

39 días y más de 700 horas han pasado desde aquella detención que tomó por sorpresa a Soley cuando recibió una llamada telefónica de su padre mientras un grupo de encapuchados identificados como funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) intentaban llevarse al diputado, en esos momentos refugiado dentro de su vehículo. Se rehusó a salir pero se lo llevaron en grúa en una insólita operación.

Soley a pesar de los miedos, y las presiones conversó con El Estímulo desde su casa en el estado Lara, región que su padre representa en el Parlamento. Soley  es la menor de sus dos hijas y no veía a su padre desde la Semana Santa transcurrida desde el 14 de abril hasta el 21.

A veces quisiera verlo más seguido, pero cuando tienes a un papá político sabes que es complicado, sin embargo, él siempre busca la manera de hacer un espacio en su agenda para dedicarnos, aunque sea unos minutos. En esa oportunidad fue así y hablamos de todo un poco y Venezuela no era una excepción”, comentó.

Edgar Zambrano y sus hijas

Luego de colgar la llamada se hicieron realidad los temores que se intensificaron luego del 30 de abril cuando antes del amanecer, el presidente encargado de Venezuela en compañía del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López lideraron un levantamiento cívico militar que tenía como fin la salida de Nicolás Maduro, pero ni se fue, ni se logró el cese de la usurpación, por lo que una cacería de brujas orquestada desde el  Tribunal Supremo de Justicia y la chavista Asamblea Nacional Constituyente inició, en pro de acabar con la estabilidad de la Asamblea Nacional, anulando inmunidades parlamentarias bajo diversas acusaciones a alrededor de 32 representantes.

Temor omnipresente

Ese temor está siempre ahí considera Soley quien sabe que su padre lleva en más de 30 años en política y 20 luchando por la libertad. Desde su punto de vista este temor está justificado. “Buscamos la democracia para todos los venezolanos y esa es la lucha de mi padre, que podamos pensar distinto, mientras que una de sus banderas es la defensa de los presos políticos y ahora él es uno de ellos”.

“Zambrano es un preso político más”. Según el Foro Penal, actualmente en Venezuela hay 773 presos políticos, una cifra que se dispara mes a mes y especialmente cuando el pueblo venezolano toma las calles a exigir sus derechos.

Tanto Soley como su hermana mayor sabían que tarde o temprano su padre caería en las garras del gobierno. “Sabíamos que era una ficha que barajaban y en la medida que otros caían la posibilidad de que lo atacaran era más tangible”.

Edgar Zambrano y sus hijas

Sin embargo, ni las persecuciones ni las provocaciones llevaron a esta hija a pedirle a su padre que se mantuviera lejos de lo político y mucho menos de bajo perfil “Él nos enseñó a enfrentar la adversidad y la gente pensará que es por hablar bonito, pero haberlo hecho es ir en contra de su lineamiento democrático, no porque queramos, sino porque nosotras también tomamos ese camino”.

En la vida de una hija hay muchas anécdotas familiares, sin embargo Soley no retrocede mucho en el tiempo y viaja hasta 2013 para recordar un Día del Padre especial.

“Recuerdo que para esas fechas él estaba en El Vaticano para reunirse con el papa y entregarle la Ley de Amnistía, pero aunque suena como una experiencia poco significativa en ese instante me mandó un mensaje telefónico en el que decía. Ustedes saben los trabajos que desempeño con pasión. Las amo”. El mensaje aunque era corto significaba que sus dos hijas y la lucha por el país son los motores de su vida.

Edgar padre, Edgar político

Edgar Zambrano tiene dos caras, la política y la familiar. Para la política se muestra como un hombre serio y decidido, recto, pero en cambio cuando desempeña el rol paternal Soley lo describe como tierno y sumamente amoroso.

El miedo la acecha diariamente pero ha aprendido a utilizarlo como catapulta. No obstante la esperanza sigue ahí viva y la fe en Dios y especialmente en la Divina Pastora, patrona de Lara la mantiene en pie. Esa fe es heredada y de hecho el diputado Zambrano tiene un escapulario con la imagen de esta Virgen, la misma que cuelga del cuello de Soley.

La religiosidad en Venezuela es importante, conecta con el pueblo y también representa un hilo conductor en la vida de esta mujer. Durante su infancia, en medio de los viajes siempre decidían hacer una parada en las iglesias de cada pueblo por el que transitaban para tener un minuto de paz.

Edgar Zambrano y sus hijas

Cuando ya son casi 40 días desde la detención la familia aún no entiende cuál es el delito que cometió y tampoco por qué fue enviado a Fuerte Tiuna, en donde el gobierno creó una nueva prisión en la que según la periodista Sebastiana Barraez es para políticos específicos cómo Juan Guaidó. Sin embargo, los procesos contra Zambrano corresponden a los de un militar delincuente y su hija asegura que no es ni delincuente, ni militar.

Pero Nicolás Maduro se empeña en decir que Venezuela no cuenta con presos políticos, Soleyle dice que ella es la hija de uno que asumió con valentía todos los riesgos y posibles torturas, aunque su esposa Sobella Mejías, exrectora del Consejo Nacional Electoral lo viera recientemente y afirmara que estuvo en una celda sin luz por 37 días, pero sin daños físicos y de salud.

¿Feliz día?

Cuando los días pasan y las fechas importantes se acercan siente un bajón emocional, es el mismo al que se enfrenta cuando se va a dormir porque por su cabeza pasan imágenes e interrogantes que quisiera resolver. De hecho el Día del Padre llega con aires de desesperanza “Es difícil prepararnos para algo que es complejo celebrar porque no está con nosotros y hay que mandarle muchas fuerzas y muchos abrazos allá en donde está confinado”.

Aunque Diosdado Cabello llamara a Zambrano un “macho vergatario” a manera de burla por refugiarse en su vehículo, Soley interpreta el apelativo y afirma que su papá no es ningún cobarde y que tanto Diosdado como su grupo creen que hoy tienen la razón por poseer el poder.

Considera que la frase “Vamos bien” a veces suena muy fácil de pronunciar, pero está clara que hay una ruta llena de curvas y dificultades que en muchas oportunidades el pueblo no entiende, y se pierde tiempo buscando enemigos entre la misma oposición.

Piensa que el amanecer está cerca aunque se esté tardando en llegar, y a su vez sabe que muy pronto volverá a darle la bendición correspondiente, no sólo a ella y su hermana, si no a su pequeña nieta que asegura es su adoración.