Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Esperando el (terrible) 2018

VENEZUELA-CRISIS-TRANSPORT
04/12/2017
|
FOTOGRAFÍA: AFP | FEDERICO PARRA

El país vivirá en 2018 un año que podríamos catalogar de sombrío. Junto a una crisis económica que crece cada día, está el impacto social que va dejando secuelas entre nosotros que nos acompañarán como sociedad largamente. Lo más grave, sin embargo, es la falta de respuestas, tanto del gobierno como de las diferentes oposiciones sobre cómo superar este grave escollo.

La sociedad venezolana parece atrapada entre un régimen que saca réditos políticos de la crisis, además de que algunos se meten en sus bolsillos enormes ganancias económicas, y un archipiélago de oposiciones que en este 2017 perdieron la amalgama unitaria.

Ninguna de las oposiciones es capaz de decirle a la sociedad qué plan, propuesta o proyecto sacará a este país de la crisis sin precedentes que vivimos.

Los liderazgos políticos de la oposición democrática no sólo no tienen un plan de cómo recuperar a Venezuela, sino que tampoco entre ellos logran ponerse de acuerdo en lo que a todas luces debería ser el objetivo estratégico unitario: ¿cómo lograr el cambio democrático?

Ciertamente la crisis económica no es nueva, pero en este 2017 mostró su rostro más rudo. En 2018 ese rostro se endurecerá aún más. Entre muchos venezolanos, entre los que me cuento, el comportamiento de los liderazgos opositores en este 2017 aumentó de forma sustantiva la desesperanza. No hay un horizonte de cambio para Venezuela.

Un grupo de partidos y líderes están en el vaivén de ir a elecciones, luego de no ir. Sin demostrar sindéresis ni coherencia, y lo más grave si consultar a los ciudadanos qué es lo que efectivamente la gente quiere. Sin lograr activar mecanismos ciudadanos para defender los votos y defender lo poquito que nos quedan de espacios democráticos, en medio de la oscura noche autoritaria.

Otro grupo de voceros y grupos de opinión opositores insisten en que no debe irse a elecciones, no al menos mientras exista una dictadura. Sin embargo, no presentan un plan de acciones y objetivos de cómo lograr lo que termina reducido a una frase: “Maduro vete ya”. ¿Cómo lograr el cambio? Termina siendo una pregunta que no son capaces de responder.

La cúpula del madurismo (esa degeneración del chavismo en el poder) por su parte está consumida por la inacción, al menos en términos económicos y sociales.  Desmontar el sistema que les beneficia a ellos no tiene respaldo –puertas adentro- aunque alguna que otra voz lo plantee tímidamente. El pingüe negocio de acceder a dólares a 10 bolívares, cuando ya en el mercado paralelo pasó de 100.000 bolívares, es asunto difícil de echar abajo.

Las secuelas de la crisis económica se viven cada día en la población: desnutrición, enfermedades, hambre y desesperación. Esas secuelas le dan más poder al Estado para controlar a la población. Lo vimos personalmente el 15 de octubre: un voto era canjeado por una bolsa de comida.

Por paradójico que parezca la crisis le da gasolina al régimen para permanecer en el poder. Una crisis humanitaria no implica automáticamente, como algunos creen, un cambio de gobierno. Al contrario, muchas dictaduras se han logrado mantener precisamente a que colocaron a los pueblos en una situación de subsistencia.

Un cambio experimentado en este 2017, y que seguramente tendrá un impacto en el 2018 en el alto gobierno, es el asunto de las sanciones de otros países. Las sanciones contra los altos jerarcas del régimen, en la medida en que han involucrado a más países (más allá de Estados Unidos) y que se han extendido a funcionarios de diversos poderes y han alcanzado también a sus familiares, terminan siendo un punto de presión.

Que el asunto de las sanciones haya sido puesto por el gobierno en agenda para una negociación con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), deja en evidencia que sí pesa, más allá de lo que diga la verborrea oficial. Dependerá de la capacidad estratégica de las oposiciones y de la comunidad internacional lograr resultados palpables de las sanciones.

Hace poco estuve junto al entrañable Ángel Lombardi, quien acaba de dejar su cargo de rector de la Universidad Católica Cecilio Acosta, en Maracaibo, tras una fructífera década en esa función. En uno de los merecidos homenajes que le rindieron, nos dijo una de sus frases que suelen ser sopesadas.

Sobrevivir dignamente es ya un acto de resistencia democrática, nos dijo el ahora ex rector de la UNICA. Ese será mi lema para lo que se espera sea un terrible 2018.

error: Alerta: Contenido protegido

escorts london