Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Estudio revela que el 40% de los venezolanos prefiere irse del país

maiquetía-modif-1100x618
01/02/2018
|
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO | EL ESTÍMULO

El éxodo masivo que se vive en Venezuela está enviando un mensaje y el hecho de que 40% de los venezolanos quiera emigrar, según la última encuesta de Consultores 21, lo afirma: los ciudadanos de “la sucursal del cielo” prefieren afrontar la situación límite que representa salir del país antes de vivir su realidad actual

“Como Vd. sabe, yo he mandado veinte años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos:

  1. La América es ingobernable para nosotros.
  2. El que sirve una revolución ara en el mar.
  3. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar.
  4. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas.
  5. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos.
  6. Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último periodo de la América”.

Simón Bolívar en una carta a su lugarteniente, Juan José Flores, en 1830 poco antes de morir.

Así lo indicó la Magister Claudia Vargas, profesora de la Universidad Simón Bolívar (USB) y experta en el tema migratorio, al ser consultada acerca de los resultados de la misma, donde se refleja que 4.091.171 de venezolanos ha emigrado y poco menos de la mitad de la población que aún vive aquí desea hacerlo.

La encuesta de Consultores 21 muestra que 9 de cada 10 venezolanos que desea emigrar considera que la crisis económica se está agravando, complementado al hecho de que 96% de los encuestados piensa que su situación actual es peor a la que tenían hace un año.

Estas cifras no están del todo desapegadas a las realidad tomando en cuenta, sobretodo, que el año 2017 cerró con una inflación de 2.616%, según los cálculos de la Asamblea Nacional (AN).

Para entender la diáspora, Vargas recomienda “ponerse en los zapatos del venezolano”; las personas que se encuentran en esta disyuntiva toman decisiones desde la desesperación, pues difícilmente sus necesidades básicas están cubiertas.

Solo la canasta alimentaria se ubicó en Bs 16.000.000 en diciembre 2017, según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (CENDAS). Eso es el equivalente a 66 salarios mínimos para alimentar una familia de cinco.

De hecho, en la encuesta se refleja que en el 29% de las familias venezolanas hay al menos un miembro que ha emigrado y envía ayudas económicas para que sus familiares puedan cubrir costos. Un 40% de los encuestados afirmaron que reciben regularmente este tipo de “remesas informales” y un 28% asegura haberla recibido alguna vez.

“La diáspora entiende la crisis, de hecho, es una de las razones por la que emigra, quiere ayudar a sus familiares. Esas remesas se dan entre grupos primarios, es decir, familia y uno que otro caso de amigos. Grupos privados.”

 

Tomando en cuenta esto, la firma Consultores 21 aseveró que 7 de cada 10 venezolanos considera que los mayores problemas del país son económicos y el 87% de ellos culpa al gobierno de la crisis económica. De hecho, específicamente en el caso de Zulia y en Occidente, respectivamente el 95,8% y 84,7%, ha dicho que sus razones para emigrar están relacionadas directamente a la economía. Ese pico porcentual tan alto está dado por el efecto frontera.

Curiosamente, en ambas regiones,  el 95% de los zulianos encuestados y el 97% de los venezolanos en occidente, señalaron ser abiertamente ayudados por familiares que se encuentran en el exterior. De acuerdo a Vargas, el porcentaje tan alto se debe a que los venezolanos que se encuentran en estas regiones tienen mayor facilidad para conseguir productos y medicinas en la frontera.

Inclusive, el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, ya considera entre sus estudios a Venezuela como “país receptor de remesas” y estima que en el año 2016 ingresaron 78 millones de dólares en remesas informales.

La experta en migraciones asegura que gracias a las remesas informales muchos venezolanos no han sido afectados severamente por la crisis pues son escasas las herramientas que los ciudadanos tienen para afrontarla. El 74% de los encuestados aseguraron no recibir ningún tipo de beneficio por parte del gobierno.

“La remesa se convierte en una ventana para seguir sobreviviendo la crisis, de hecho se estima que gracias a la remesa hay un grupo importante de venezolanos que no ha caído en pobreza, no le falta algún alimento o medicamento porque tiene ayuda de algún familiar en el exterior.”

 

A los encuestados también se les pregunto si sus familiares regresarían al país: 50% aseveró que volverían únicamente “si las cosas cambiaban”, 29% dijo que “no regresaban” y 15% aseguró que “si regresaban”; 5% de los encuestados colocó la opción “no sabe, no contesta”.

Uno de los sectores que se han visto más afectados por el éxodo de venezolanos es el empresarial, debido a que no solo se ha perdido capital intelectual, sino también la fuerza de trabajo. Los recursos son escasos para ocupar las vacantes que poseen las empresas.

“Nosotros no tenemos capital humano, y además no estamos reconectando con la gente que se fue, entonces lo primero es: ¿Qué va a pasar con el desarrollo del país si no podemos contar con la gente que está aquí y que además se ha formado aquí en las universidades?” cuestionó Vargas.

¿A dónde ir?

Otro aspecto que fue tomado en cuenta en la encuesta fue los lugares a los que les gustaría emigrar sus encuestados. Al menos 56% de los encuestados dijo Sudamérica, 15% Norteamérica, 14% dijo que no sabía, cualquiera, 9% Centroamérica y el Caribe, 6% Europa y 0,01% Oceanía.

Sudamérica es la zona geográfica que más demanda tiene ya que es comúnmente usado de plataforma, además de poseer ciertos aspectos cónsonos con nuestra cultura. Colombia ha sido uno de los países que más inmigrantes ha recibido; incluso es un asunto que se ha elevado a la agenda de las autoridades del hermano país. El pasado 31 de enero, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, destacó que se hará un plan con el Instituto de Bienestar Familiar buscando lograr políticas de mejora en la frontera.

“Cuando un venezolano llega a una clínica lo remiten a un hospital público, en especial al de Cúcuta, hoy se reúne el ministro con este centro para saber si se necesitan más recursos”, dijo en una entrevista a RCN. 

 

Vargas puntualizó que esto no solo está ocurriendo en caso Colombia sino también en el caso Brasil, a pesar de la diferencia en el lenguaje.

La canciller también agregó que “quien no tenga papeles va a tener que retornar a Venezuela, con esas medidas la ciudadanía se mantendrá más tranquila. Llegar a un semáforo y llegan ocho personas vendiendo lo que sea es intranquilo”.

“La situación de crisis lleva a la improvisación, la improvisación puede dar buenos resultados como puede dar malos resultados. Que la gente se vaya sin un documento de identidad (que está pasando) sin procurar un status legal, piensan: “cuando llegue allá resuelvo”, o también que se vayan sin un apoyo económico que les permita sobrevivir los primeros meses. Es decir, estamos hablando de personas que se van sin plan específico; eso no solo genera un problema en Venezuela que pierde capital intelectual y laboral, sino que genera un problema en el país destino como estamos viendo con la crisis de Colombia,” agregó Vargas.

 

Entre 2010 y 2014 los migrantes preferían países desarrollados y por lo general se iban de Venezuela con una planificación previa y un propósito: estudiar o trabajar. Pero en la actualidad, muchos venezolanos se encuentran en estatus de refugiados, que ya se han desplegado hasta el Cono Sur. La falta de planificación lleva al 14% de los encuestados pensar desesperadamente en irse a “cualquier país”. Sólo un 8% de los encuestados desean irse en búsqueda de oportunidades relacionadas al crecimiento profesional y/o intelectual, en su mayoría son jóvenes ente 18 y 24 años.

Según el Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) un refugiado es una persona que ha abandonado su país de origen y no puede regresar a ese país por un temor fundado a la persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social determinado u opinión política. De hecho, 29% de los encuestados considera que la razón con más peso por la que desean emigrar es la situación política.

“La emigración es una decisión individual pero hay factores adversos al contexto que condicionan tu decisión. Una cosa es querer emigrar y otra tener que hacerlo,” enfatizó la Magister.

 

Países como Perú, Ecuador, Chile y Argentina también se están viendo impactados de alguna manera u otra por el éxodo masivo de venezolanos que han llegado a su país por vías áreas y terrestres, considerando que no todos los países tienen una cultura receptora y por el contrario, en el caso de Perú y Ecuador, tienden a ser naciones de emisores de inmigrantes.

Perú, por ejemplo, tuvo que reestructurar los procedimientos que utilizaban para la legalización de inmigrantes, sobretodo en el caso de los venezolanos, pues es una nación, que al igual que Argentina, ha decidido “tender una mano” a los que provienen de Venezuela.

A pesar de esto, solo el 10% de los encuestados consideró esa nación como opción a emigrar y un 4% Argentina. Los países con más aceptación son Chile y Colombia, ambos con un 17%. Ecuador tiene un 8% y Brasil un 0,9%.

Independientemente del lugar al que deseen emigrar, el 44% de los encuestados afirmaron que se han sentido “enojados” en el último trimestre. Las condiciones actuales han llevado a los venezolanos, provenientes de la nación más feliz del mundo según Guinness World Record en el año 2008, considerar huir de su “paraíso terrenal”, su zona de confort, su familia y lo que conoce para convertirse en el emigrante. Ese que se ve forzado a ser para siempre un extranjero, así vuelva.

“La gente ve la emigración como una necesidad. Piensan que es la única manera de lograr sus expectativas de vida. Se ha convertido en una necesidad, lo ven como la única alternativa que tienen o están huyendo del país. Esas son las tres adjetivos con los que describiría el proceso migratorio del venezolano,” concluyo la experta en migración venezolana.