Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Exclusión de reportero de la Casa Blanca causa polémica sobre libertad de prensa

US-POLITICS-TRUMP
08/11/2018
|
FOTOGRAFÍA: AFP

La Federación Internacional de Periodistas (FIJ) denunció el jueves la violencia verbal de Donald Trump frente a los medios de comunicación y la sanción de la Casa Blanca contra un periodista de  CNN, privado de su acreditación tras un tenso intercambio con el presidente estadounidense.

En su cuenta de Twitter la FIJ juzgó la situación como inaceptable y criticó lo sucedido durante una rueda de prensa el miércoles sobre los resultados de las elecciones al Congreso. “El presidente de Estados Unidos afirmó de nuevo que los medios son ‘el enemigo del pueblo’ y la tomó con el periodista de la CNN Jim Acosta”.

El periodista de la CNN, que quería interrogar al presidente sobre la caravana de migrantes de América Central y sobre la investigación en torno a la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, rechazó devolverle el micrófono a una colaboradora del presidente pues no había terminado de formular su pregunta cuando Trump la desestimó.

A Acosta se le retiró después la acreditación de la Casa Blanca hasta nueva orden.

En un comunicado la Casa Blanca manifestó: “Nunca toleraremos que un reportero ponga sus manos sobre una mujer joven que está tratando de hacer su trabajo como pasante de la Casa Blanca. Esta conducta es absolutamente inaceptable”.

Acosta respondió a la acusación de mala conducta, y tuiteó: “Esto es una mentira”.

Varios periodistas de Washington que habían asistido a la conferencia le manifestaron su apoyo por la misma red social.

“La secretaria Sanders mintió”, dijo a su vez CNN en un comunicado, asegurando que la suspensión de la credencial fue en represalia por preguntas retadoras.

“Sanders hizo acusaciones fraudulentas y citó un incidente que nunca ocurrió” dijo la cadena televisiva.

 

“Estamos consternados por la violencia verbal del presidente contra los medios y las tentativas de privar al periodista del micrófono para impedirle hacer preguntas que incomodan. Es intolerable”, dijo la FIJ, y exigió a la Casa Blanca que devuelva inmediatamente su acreditación a Acosta.

La CNN es blanco frecuente de las críticas e insultos de Trump, quien tacha a la cadena de “fake news” (informaciones falsas).

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca también se manifestó sobre lo sucedido.

“Nos oponemos fuertemente a la decisión de la administración Trump de usar las credenciales como una herramienta para castigar a un reportero con el que tiene una relación difícil. Retirar el derecho de acceso al complejo de la Casa Blanca es una reacción exagerada y es inaceptable”, manifestó el grupo.

 

El choque

Acosta le preguntó si había demonizado a los migrantes durante la campaña para las elecciones, Trump respondió: “No, quiero que entren al país. Pero tienen que ingresar legalmente”.

Acosta insistió: “Están a cientos de millas de distancia. Eso no es una invasión”, dijo utilizando la misma palabra con la que Trump definió la ola de migrantes.

Trump reaccionó de manera tajante y notoriamente enojado.

“Honestamente, creo que deberías dejarme dirigir el país. Diriges CNN, y si lo hicieras bien, tu rating sería más alto. Ya es suficiente, baja el micrófono”, y se alejó del atril.

El periodista se rehusó a cumplir su orden de entregar el micrófono y sentarse y siguió interrogándolo sobre su visión.

“La CNN debería avergonzarse de tenerte trabajando para ellos, eres grosero y una persona horrible”, le dijo el presidente.

Antes de la siguiente pregunta, el periodista de NBC Peter Alexander defendió a Acosta diciendo que era un reportero diligente, por lo que se ganó la ira de Trump.

“Tampoco soy tu fan. Para ser honesto, no eres el mejor”, le dijo el mandatario a Alexander, y volvió a dirigirse a Acosta.

“Cuando informas noticias falsas, lo que CNN hace mucho, eres el enemigo del pueblo”, le increpó.

En el curso de la conferencia de prensa, Trump también silenció a otra periodista de CNN, April Ryan, cuando trataba de hacerle una pregunta sin el micrófono.

En un comunicado, la cadena consideró que los ataques de este presidente a la prensa han ido demasiado lejos.

“No son sólo peligrosos, son preocupantemente antiestadounidenses”, señaló CNN, que expresó su apoyo a Acosta y a periodistas de todos lados.

Tras los enfrentamientos con los representantes de los canales de televisión, el presidente acusó a una periodista negra de ser racista por haber sido interrogado sobre su retórica nacionalista que alentó a los supremacistas blancos, antes de llamar irónicamente a otra reportera “belleza”.

“Tengo una cobertura de los medios muy inexacta. Podría hacer algo fantástico, y ellos (los periodistas) harían algo malo”, se quejó.

Al final de la conferencia de prensa que duró casi una hora y media, dijo: “Espero que el tono pueda mejorar (con la prensa), pero (eso) comienza con los medios”.