Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Exfuncionario del Dgcim mostró videos de tratos inhumanos en calabozos políticos

image-2019-03-20
20/03/2019
|
FOTO | CAPTURA DE PANTALLA

El teniente Ronald Dugarte, exfuncionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) expuso, ante la Organización de Estados Americanos (OEA), evidencia videográfica de torturas y malos tratos a presos políticos en Venezuela, y dio su testimonio del crítico estado en el que se encuentran varios de los reclusos

Dugarte relató las torturas que presenció como custodio dentro de “El Calabozo” -sede del Dgcim en Boleíta Norte (este de Caracas)-. “Nunca me imaginé ver tantas atrocidades humanas (…) Prisioneros durmiendo en el piso, haciendo necesidades en una botella, prisioneros a los cuales no se les brinda de manera inmediata servicio médico; y, la más lamentable, prisioneros siendo torturados”, denunció en una videoconferencia vía Skype desde un lugar que no precisó.

El exfuncionario enumeró algunos de los métodos de tortura utilizados (esto de acuerdo al testimonio de uno de los detenidos):  “descargas eléctricas en diferencias partes del cuerpo, asfixias con bolsas plásticas, colgamientos con las manos hacia atrás y golpes contundentes en partes vitales”. Adicionalmente, el soldado confirmó el uso de sustancias químicas durante los castigos.

En la primera grabación hecha por Duarte, se observa cómo el capitán Juan Caguripano se niega a comer hasta tanto no se tramiten sus exámenes médicos. “Aquí está la sangre que estoy orinando. Necesito hablar con el encargado de investigación…”, se le distingue decir al líder del ataque al Fuerte de Paramacay antes de que un militar no identificado cierre la puerta de la celda.

“Este hombre que vemos a continuación -prosiguió el oficial- es el coronel Mejías Laya, él duró así, de esa forma, durante 30 días, atado con las manos hacia atrás y vendado totalmente”, expresó mientras, en paralelo, se reproducía el audiovisual.

 

Con respecto al estado del mayor Miguel Rodríguez Torres, el teniente de la Aviación lo calificó como “desfavorable” y “muy grave”, tanto física como mentalmente, y agregó que el exministro está recibiendo atención semanal tras una operación de hombro.

Dugarte fue miembro del organismo hasta el 19 de febrero de este año y subrayó que su formación como personal de contrainteligencia fue liderada, principalmente, por la milicia de inteligencia cubana. “Observé con mis propios ojos cómo la milicia cubana realiza operaciones mixtas”.

“Tengo conocimiento de diferentes centros de torturas dentro de unidades militares ubicadas en Fuerte Tiuna y en lugares clandestinos, cuya ubicación solo conocen el personal de la milicia cubana y los colectivos, que son paramilitares”-

 

Estas declaraciones fueron incluidas en el nuevo informe, presentado por especialista en Derechos Humanos, Tamara Suju, sobre las torturas y tratos inhumanos perpetrados dentro de las cárceles políticas de Venezuela.

Primer trimestre de 2019: “duro y cruel”

De acuerdo con Suju, también directora ejecutiva del Instituto CASLA de Praga, la tortura ha aumentado en Venezuela durante los primeros tres meses de 2019 a raíz del “desespero” de Nicolás Maduro.

“La represión sistemática y la comisión de crímenes de lesa humanidad han marcado este casi primer trimestre del 2019 como el más duro y cruel en su alcance”, apuntó la letrada, quien ya para noviembre pasado había advertido a la OEA de 106 casos de tortura en la nación caribeña.

Aseguró que, en tan solo dos meses, se han registrado “40 nuevos casos de tortura, dentro de los cuales se incluyen menores de edad de ambos sexos, civiles y militares”, y al menos ochos muertos (ejecuciones extrajudiciales)

Suju reside como exiliada política en la República Checa desde 2014 y que está acusada en Venezuela de “traición a la patria” y de “desestabilización”.

CASLA es un centro especializado en estudios de América Latina que recibe fondos del Estado checo y que ha presentado ante la Corte Penal Internacional (CPI) numerosos expedientes basados en testimonios y fotografías aportados por los familiares de las víctimas.

“Las denuncias se multiplican con la detención arbitraria de familiares de oficiales disidentes, madres y padres, cuyos hogares han sido brutalmente allanados y a los que detienen para que aparezcan sus hijos”, aseveró.

La activista también advirtió de la “pública y notoria actuación de los paramilitares armados”, en alusión a los denominados “colectivos” vinculados al chavismo. Afirmación que fue sustentada con el testimonio de Duarte.

Almagro, por su parte, lamentó que, a pesar de los avances en la legislación internacional en el hemisferio, se siga utilizando la tortura no solo como instrumento de castigo y fuente de inteligencia, sino que se haya expandido.

“La aplicación de la tortura en Venezuela y también en otros casos no es circunstancial y tampoco ocurre en casos aislados”, subrayó Almagro, quien denunció que “el régimen cubano lleva años interviniendo en los asuntos internos” del país.

Con información de EFE