Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

FAES, de fuerza élite a “grupo de exterminio”

Cicpc-1100x619
04/03/2018
|

Cada vez son más las denuncias de ejecuciones extrajudiciales en las que están involucrados miembros de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES-PNB). La brutalidad de sus actuaciones lo ubicarían al cierre del año como el organismo más represor de Venezuela, desbancando a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en este cuestionado reinado, según estimaciones de una ONG.

Inti Rodríguez, activista de la ONG Provea calificó a FAES como “un grupo de exterminio” que opera con abierta impunidad en Venezuela. Este escuadrón policial, que ganó fama por participar en la llamada masacre de El Junquito el 15 de enero, es el nuevo brazo ejecutor de las acciones para intentar contener a sangre y fuego la ola de criminalidad en el país. Se movilizan fundamentalmente por las zonas populares.

Rodríguez afirmó a El Estímulo que las FAES sustituyeron a la llamada Operación de Liberación del Pueblo (OLP) en las acciones para controlar la delincuencia con métodos más brutales que esas redadas policiales y militares desplegadas entre 2015 y 2016. Esas acciones dejaron 18.000 detenciones arbitrarias, allanamientos sin orden judicial, torturas y centenares de ejecuciones extrajudiciales, según Provea. Cifras publicadas del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), entre julio de 2015 y junio de 2017, cuentan al menos 560 personas asesinadas durante estos procedimientos.

Luisa Ortega Díaz, la fiscal general destituida por Maduro, ha atribuido en parte a las OLP de las 8.700 ejecuciones  que registró entre 2015 y 2018 y que presentó ante la Corte Penal Internacional para impulsar una demanda al Presidente y su entorno por violaciones  masivas de derechos humanos.

De acuerdo a Provea y víctimas, el terror de la OLP ahora es aplicado por las FAES. Sin embargo, sus métodos son distintos aunque igual de ilegales. Seleccionan a sus objetivos para evitar masacres, pero eso “no significa que los allegados de los presuntos delincuentes no caigan en los presuntos enfrentamientos”, alertó Rodríguez.

Las acciones desplegadas por este escuadrón policial fueron denunciadas el 25 de febrero por José Vicente Rangel, exvicepresidente de la República y exministro de la Defensa. “Ya están realizando acciones que generan reacciones populares adversas”, aseguró el veterano periodista chavista en su programa de Televen.

“(Las FAES) están actuando en los barrios populares con efectivos uniformados de negro y dotados con sofisticados equipos de combate”, afirmó Rangel.

El primer registro que Provea tiene sobre el accionar de las FAES, fue en el segundo operativo de la OLP, desplegado en la barriada la Cota 905 en septiembre de 2015 cuando seis personas fueron ejecutados.

Las denuncias de víctimas de grupo policial se van acumulando; tanto que Provea dice estar levantando la data de ejecuciones extrajudiciales. “Las FAES puede desplazar a la GNB como el organismo más represor de Venezuela”, aseguró Rodríguez.

José Gregorio Blanco, denunció que su hijo, Gregory Blanco, fue ultimado el 23 de febrero durante un presunto enfrentamiento con este cuerpo en el sector de La Vega en el oeste de Caracas.  “Somos la luz”, dijeron sujetos vestidos de negro y con armas largas, recordó Blanco sobre el procedimiento en el que vio por última vez a su hijo mayor.

Los agentes ordenaron a Gregory a quedarse en la casa, mientras trasladaron a Blanco y otras cuatro personas al sector de El Paraíso. Cuando regresó a su casa, José Gregorio encontró a su hijo muerto con un tiro en el pecho. “Fue un ajusticiamiento, luego dicen que fue durante un enfrentamiento”, denunció el padre quebrado por el llanto ante periodistas.

“Operan con colectivos”

 

“No se trata de una policía cualquiera, por eso son llamados fuerzas especiales. Tienen un entrenamiento diferente. Ellos operan en conjunto con grupos parapoliciales y eso se evidenció con el operativo que acabó con Óscar Pérez y su grupo”, aseguró Inti Rodríguez.

El activista se refiere a la muerte de Heiker Vásquez, el dirigente del colectivo chavista “tres raíces” del 23 de Enero que cayó durante el asedio con armas de guerra al chalet donde se encontraba el inspector de la Policía Científica. Luego de un cuestionado operativo en el que, al parecer, Pérez y su grupo se entregaron al escuadrón policial. Todos aparecieron con tiros de gracia en sus cabezas, según los informes forenses.

Vásquez tenía credenciales policiales bajo el nombre de Andriun Domingo Ugarte Ferrera y formaba parte de las FAES que participó en ese operativo en el que se utilizaron armas de guerra. El nombre de Ugarte fue mencionado por el ministro del Interior, Néstor Reverol en un balance del procedimiento, pero no el de Vásquez.

Amedrentamientos y robos

 

Otros métodos utilizados por las FAES son el amedrentamiento y el robo a sus víctimas. Rodríguez denunció el caso de una menor de edad que fue acosada vía telefónica por tener un lazo sentimental con un supuesto delincuente al que miembros del FAES buscan “neutralizar”.

Marino Alvarado, activista de derechos humanos, aseguró que los atropellos cometidos por este escuadrón con el aval del gobierno de Nicolás Maduro.

“Las denuncias de la actuación arbitraria son cada vez más frecuentes y entre más atropellos perpetra parecen más satisfechos en el alto gobierno que se encarga de aupar y felicitar su actuación. Al FAES lo han transformado en un grupo exterminio“, escribió Alvarado en un reciente artículo de opinión llamado “De la reforma policial a las OLP y las FAES”.