Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Familiares de contagiados con Chagas en Táchira creen que brote pudo evitarse

Hospital Central de San Cristobal_Rosalinda
09/04/2018
|
FOTO: ROSALINDA HERNÁNDEZ

Con preocupación y angustia aguardaron la mañana de este 9 de abril los familiares de pacientes recluidos en el Hospital Central de San Cristóbal, luego de la alerta epidemiológica tras haberse desarrollado un brote de Mal de Chagas en la población de Puerto Nuevo, municipio Libertador del estado Táchira que cobró cinco víctimas fatales, entre ellos un bebé de 11 de meses de nacido

Sentados en las aceras cercanas a la emergencia pediátrica del primer centro asistencial de la región, familiares de pacientes contaminados con el brote de esa enfermedad, manifestaron su decepción ante la situación presentada en ese lugar, ya que aseguran que no fue algo que se registró “de pronto” en la zona. “La sintomatología se viene presentando desde hace más de dos meses en Puerto Nuevo”, aseguró Agni Sánchez, familiar de dos pacientes recluidos en el Hospital de San Cristóbal contagiados con Chagas.

Mareos, fiebre, dolores articulares, de cabeza y estomacales, acompañados de diarrea y el último síntoma -“que despertó alarma”- la inflamación del rostro, son parte de los indicios que presentaron los pacientes y fallecidos.

 

Las condiciones de insalubridad que vive la población de Puerto Nuevo fueron denunciadas por Sánchez, quien afirmó que la fabricación de alimentos (quesos) de manera inadecuada en la zona, sumado al mal estado de una planta procesadora de aguas negras, “con más de dos años sin recibir mantenimiento”, tienen colapsada a la comunidad.

“Las aguas negras están regándose por potreros, en las calles e incluso por los sifones de las viviendas. En el barrio 8 de febrero consumimos agua de perforaciones, lo que quiere decir que si tenemos este problema subterráneo estas aguas negras las estaríamos consumiendo”, detalló.

 

Dijo creer que si no se prestan la colaboración necesaria por parte del Ministerio de la Salud, “quienes deben proveernos de asistencia y medicamentos para el tratamiento” la situación puede agravarse.

Denuncian negligencia

El primer deceso por brote de Chagas, de acuerdo a los testimonios ofrecidos por los habitantes de Puerto Nuevo, se produjo  aproximadamente en el mes de marzo y en adelante, cada semana se ha registrado un muerto hasta el 8 de abril, cuando fallecieron dos personas.

“El segundo fallecido fue un niño que supuestamente murió por desnutrición (…) así lo diagnosticaron en el hospital de Abejales (capital del municipio Libertador). La mamá no quiso que le practicaran la autopsia para conocer las verdaderas causas de la muerte. No quiso porque se trata de una madre soltera que no tiene los 100.000 o 200.000 bolívares para pagar los traslados desde Puerto Nuevo hasta San Cristóbal (102 kilómetros), lugar donde se realizan las autopsias”, relató Agni Sánchez.

 

Por su parte Mary Escobar, tía del bebé de 11 meses que falleció a consecuencia del Mal de Chagas, explicó a El Estímulo que “la negligencia médica” pudo causar la muerte del infante.

“Al niño lo llevaron en tres ocasiones al hospital de Abejales y tres veces lo regresaron a la casa. Él no murió por desnutrición porque estaba muy bien alimentado. Su peso y talla eran normales. Él murió de descuido en el hospital, por no hospitalizarlo”, alerto.

 

Escobar esperaba impaciente a las afueras de la emergencia del centro asistencial, porque allí se encuentra recluida una de sus hermanas y tres sobrinos más quienes padecen la enfermedad.

“Mi hermana estuvo hospitalizada por nueve días. Le mandaron a hacer exámenes y salió positivo a la Salmonella. Del hospital de Abejales la regresaron a la casa porque los médicos le dijeron que ella podía contaminar el hospital. No la quisieron dejar hospitalizada”, dijo.

Para ella, las autoridades de salud en Puerto Nuevo no diagnosticaron a tiempo a quienes acudían al hospital con fiebre, dolor de cabeza, vómito, diarrea mareos e hinchazón y solo “les recomendaban que tomaran acetaminofén”.

Aseguró que durante la noche del pasado 8 de abril, estarían racionando el oxígeno en el centro de salud.

“Nos tocó bajar tres veces a hablar con los médicos porque mi hermana tenía taquicardia y deficiencia respiratoria. El medico nos dijo que no había suficiente oxígeno para todos los pacientes. No pedíamos para todos, era solo para mi hermana que estaba mal”, lamentó.

La tachirense teme por la vida de sus familiares, por lo que hizo un llamado a las autoridades de salud nacionales y regionales para que atienda este problema.

“No tenemos los recursos económicos para asistir a una clínica privada y el padre del pueblo, Luís Jaimes, que nos ayuda y está pendiente, compró los medicamentos para el tratamiento pero en la frontera la guardia nacional no se los deja pasar. Están jugando con la vida del pueblo”, gritó consternada la mujer.

 

Sin insumos

El Hospital Central de San Cristóbal es el centro de asistencia pública más grande del Táchira y es donde acude gran parte de la población en demanda de salud pública.

Quienes laboran en ese centro de salud, manifestaron este 9 de abril su preocupación ante la emergencia que se está presentando y los escasos insumos que dicen poseer para dar respuesta.

La jefe del servicio de enfermería, Ofelia Varela, catalogó la situación de “delicada” por el déficit marcado de material médico en la institución hospitalaria.

“No tenemos yelcos, soluciones fisiológicas, adhesivos, antibióticos. Los casos que han llegado de Chagas son 42 en la emergencia de adultos y 10 en la emergencia pediátrica. Lo que se dice es que son alrededor de 70 personas las infectadas”, explicó.

 

Hasta la mañana de este lunes la serología practicada a los infantes habría salido negativa a la enfermedad de Chagas, constató la jefe de enfermería. Sin embargo, n o descartó que la patología que presentan este ligada al agua que se consume en la zona.

“Para los niños la prueba salió negativa, pero para los adultos si resultó positivo a Chagas por lo que los casos se seguirán investigando”, apuntó la profesional de la salud.

Autoridades en la zona

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, acompañada del viceministro de la Salud, Yassin Alemán y demás autoridades de salud regional, visitaron el lugar para determinar las acciones a tomar ante el brote epidemiológico de Chagas.

Se localizaron en el sector algunos focos de contaminación ambiental por aguas servidas que serán tratados en los próximos días por organismos del gobierno regional.

A través de la evaluación endémica no se detectó al chipo, insecto que es vector de esta patología, “por lo que prevalece la tesis de que la muerte de las cinco personas habitantes del barrio 8 de febrero, haya sido por la ingesta de alimentos (guayaba o mango) y bebidas contaminadas con las heces del insecto”, señaló la mandataria tachirense.

La aplicación de químicos en la zona afectada, son parte de las medidas adoptadas por las autoridades de salud para neutralizar la expansión del vector contaminante.