Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

FOTOS | Caraqueños varados por la falta de metrobuses en la ciudad

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-5
25/04/2019
|
FOTOGRAFÍA: DANIEL HERNÁNDEZ

El Metrobús no presta servicio desde el primer apagón nacional que ocurrió el pasado 7 de marzo. Desde entonces, cientos de usuarios no pueden llegar a sus lugares de trabajo o a sus hogares pues en algunas zonas de Caracas es el único transporte que hay.

Las constantes fallas en el sistema de transporte terrestre causaron que cientos de venezolanos tengan que recurrir a gastar exuberantes cantidades de dinero en taxis o en otro medios más accesibles. Están incluso los que prefieren caminar largas horas para poder llegar a sus hogares y así no tener que pagar entre 200 a 500 bolívares en un autobús.

“Ya los autobuses cobran lo que quieran. Yo vivo en El Valle y tengo que gastar 1.500 bolívares todos los días para llegar a mi trabajo que queda en Santa Paula, al este de Caracas”, dijo cansada Noris Barreto, vecina de El Valle.

 

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-11

Cientos de unidades están paralizadas en lo que se hace llamar “Cementerio de Autobuses”, un lugar donde están estacionadas miles de unidades sin uso, algunas por la falta de repuestos que hay en el país y otras por falta de personal.

“Hace más o menos como uno o dos meses que ya no veo una unidad del Metrobús. Yo vivo en Guarenas y tomaba el bus todos los días para regresar a mi casa”, admitió Christian Tovar, usuario de la ruta Caracas-Guarenas.

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-1

El Metrobús diariamente cubría 11 rutas que van desde Las Flores hasta Los Ilustres en Los Próceres. Según la página del Metro de Caracas, el mismo atendía a 33.000 caraqueños a diario. Sin embargo, desde el 7 de marzo los caraqueños aseguran que las unidades desaparecieron por completo.

“No veo desde hace tiempo un Metrobús. En donde me monto son en unidades del Sitssa, que es una compañía que sustituye al Metrobús. Son autobuses del gobierno”, indicó Daniela Pérez, estudiante de Biología en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y quien tiene que esperar más de tres horas por una unidad para llegar a su casa en Maiquetía, estado Vargas.

“La flota de autobuses ha ido mermando desde hace varios meses. Antes de que el Metrobús desapareciera por completo teníamos que esperar entre 45 minutos o una hora y con suerte funcionan dos unidades”, manifestó Carla Andueza, usuaria del Metrobús de Caurimare desde hace ocho años.

Andueza explicó que tiene que llegar a las 6:20 am todos los días para poder estar en el colegio de su hija a las 7:30 am, arriesgándose a ser víctima de la inseguridad.

En El Valle, los vecinos aseguran que prefieren el servicio de Metrobús a las llamadas “camioneticas” porque es más seguro. Los mismos explican que es un servicio necesario porque los usuarios que lo utilizan son personas de la tercera edad que no pueden subir las largas colinas para llegar a sus casas.

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-14

“El Metrobús lo utilizan mayormente las personas de tercera edad. Cuando no hay unidades tenemos que pagar entre 300 y 200 bolívares para salir de El Llanito. Mi hija tiene que pagar 500 bolívares en las noches para llegar a la casa”, comentó Alis Castillo, vecina de Petare.

 

El 24 de abril, después de más de un mes sin el servicio de transporte, el Metrobús reinició sus actividades en sus ruta habituales de Petare. Los otros itinerarios serán restablecidos “poco a poco”, según declaraciones de un trabajador de la empresa estatal.

“Este es el primer día que estamos trabajando aquí en la ruta de Petare. Se había parado el servicio porque se estaban cubriendo contingencias en otras paradas como la (avenida) Casanova, debido a que no había autobuses en esas zonas”, señaló Darwin, uno de los trabajadores del sistema.

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-8

Corrupción en el sistema

Las consecuencias del apagón nacional no solo afectaron al sistema de vagones del Metro de Caracas, también impactaron el servicio de Metrobús. Desde las fallas en el sistema eléctrico la empresa decidió hacer una ruta de contingencia que iba desde Plaza Venezuela hasta Zona Rental para sopesar la falta de trenes en la capital.

“El verdadero problema es que no hay autobuses y tampoco hay personal. Muchos de los trabajadores se van de reposo por un año para trabajar fuera del país y hacer dinero”, explicó Nelson Bruzco, trabajador del Metro de Caracas, quien asegura que hoy en día hay menos de seis mil empleados en la empresa, aunque los directivos de la organización digan que hay más. 

 

Bruzco aseguró que las unidades del Metrobús de marca Yutong se quedan varadas por la falta de repuestos debido a que las piezas para ese tipo de autobuses son muy difícil de conseguir. “Antes había metrobuses de compañías francesas, españolas y hasta brasileñas. Ahora, por corrupción e ideas ideológicas del gobierno de Nicolás Maduro, enviaron estos buses que no sirven de nada y se dañan a cada rato”, insistió Bruzco. “Cuando se daña un  autobús tratan de sacar todas las piezas que sirvan y se lo ponen a otro que pueda rendir más. Por eso es que hay tantos cementerios de metrobuses”.

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-12

La corrupción en la empresa es otro de los problemas más fuertes en la compañía. Muchos de los funcionarios del gobierno utilizan las unidades de Metrobús para trasladar a su familia a la playa o al llano, dejando una ruta sin servicio.

“Eso sucede mucho. Las familias del gobierno utilizan no solo el autobús sino el operador también para que lleve a su familia a cualquier lugar. Algunas veces los trabajadores llegan a sus puestos de trabajo y les dicen que se devuelvan a sus casas porque no hay autobuses. La comunicación en la empresa es nula. Todo lo mantienen bajo llave”, indicó Bruzco.

 

EE-METROBUS-24.04.19-DANIELH-9

A pesar de las fallas en el transporte público, el gobierno de Nicolás Maduro activó una ruta gratis para los días de asueto en Semana Santa. Los mismos promovieron una ruta playera que iba desde La Paz hasta Camurí Chico, en Vargas, además de una ruta para visitar los siete templos en la capital.