Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

FOTOS | Un día libre en el campo

Tubildad_0
07/02/2018
|
FOTOGRAFÍAS: DAGNE COBO BUSCHBECK

¿Se imaginan el sonido de centenares de abejas haciendo miel, o el color de un volcán nevado en el atardecer? A veces, me siento tan abrumada por todo lo que veo y aprendo que me cuesta escribir y la cámara se convierte en mi refugio y letra. Por eso, esta columna es una galería de nuestro día libre en el campo.
No todo es trabajo. Viajar como voluntarios tiene reglas muy claras que se establecen con el anfitrión antes de llegar al lugar. Donde estamos ahora es sencillo: se comienza a trabajar a las 8 de la mañana, luego del desayuno, en diversas labores, desde el aserradero hasta la limpieza del guano de los conejos, pasando por cosechas -mi actividad favorita-, plantaciones y riegos, a la 1 de la tarde nos sentamos a almorzar y después de eso estamos libres.

No les voy a mentir, siempre ayudamos en las tareas del campo luego de cumplir nuestras horas de trabajo (5 diarias). Aprendemos, compartimos y sobre todo, no nos aburrimos. Ocupamos nuestros días libres -2 por cada 5 días trabajados- en descansar, el trabajo pesado tortura la espalda de Miguel por lo que hacer siestas en la hamaca y pararse tarde la cama, también es una obligación. Aprendimos, un poco a los golpes, que estar saludable es el ítem número uno en la lista de nuestros indispensables para viajar.

Pero, gracias al verano y su luz eterna, despertarse a las 11 de la mañana no te hace sentir que perdiste todo el día: aún quedan, al menos, 10 horas de sol radiante. Así nos pasó el domingo pasado, y como tuvimos sueños reparadores, tuvimos energías para cultivar miel, hacer senderismo hacia una cascada sin agua, jugar fútbol y ver un par de volcanes coloreados de rosado, frente a un mar cálido y sereno.

Se los dejo en fotos, porque en este paseo las únicas anotaciones que hice fueron entre obturador y diafragma.

Aunque era de noche, la Luna llena nos hizo creer que nunca oscureció.

Tubildad_01

Katya, nuestra anfitriona, posa junto al almuerzo, pichanga: papas fritas cubiertas con carne, pollo y cochino ahumado, con cebollas fritas, tomate y aguacate.
Tubildad_2.JPG

Mi sombra con el traje para hacer apicultura.

Tubildad_3.JPG

Luis, nuestro anfitrión, cosechando miel.

Tubildad_4.JPG

Abejas en sus colmenas.  Tubildad_5.JPG

Las colmenas son recargadas con nuevos marcos para que las abejas sigan haciendo miel.

Tubildad_6

Luego de la recolección, se llevan para almacenarse.

Tubildad_07

Kelly, otra voluntaria como nosotros, camina por un sendero a una cascada.

Tubildad_08

Por el verano, la cascada no tenía agua y pudimos ver la magnitud de la erosión natural que hace sobre la tierra.  Tubildad_09

Nos dedicamos a ver.

Tubildad_10

Sobre la cascada, la vista es del bosque y la bahía de Quemchi.  Tubildad_11

Seguimos el sendero.  Tubildad_12

Y nos condujo a un campo de fútbol.

Tubildad_13

Nos fuimos a la playa de Lliuco, una población en la carretera de la costa de Chiloé.

Tubildad_14

Vimos el atardecer, el mar y los volcanes Calbuco y Osorno.

Tubildad_15

La luz nos despedía un día hermoso.

Tubildad_16

Con nuestras pisadas junto a las de las gaviotas.

 

error: Alerta: Contenido protegido

escorts london