Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Grupo de contacto UE apoya negociación en Noruega de solución para Venezuela

image-2019-05-05 (2)
26/05/2019
|
FOTO: ARCHIVO EL ESTÍMULO

El grupo internacional de contacto impulsado por la Unión Europea y cuatro países latinoamericanos dio su respaldo a la negociación facilitada por Noruega e insistió en que la solución del conflicto en Venezuela pasa por elecciones libres y justas.

“El grupo internacional de contacto celebra la continuación del proceso de negociación facilitado por Noruega entre los actores políticos venezolanos”, indicó el grupo en un comunicado difundido por el Servicio Europeo de Acción Exterior.

“Reafirmamos nuestro compromiso con una solución política, pacífica y democrática a través de elecciones libres y justas. Estamos dispuestos a proporcionar apoyo a los esfuerzos en curso como sea apropiado”, aseguró el grupo.

El grupo de contacto está conformado por España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, Suecia, el Reino Unido, Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia y es considerado el único mecanismo que hasta el momento tiene acceso a todas las partes relevantes en Venezuela.

El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido como presidente venezolano interino por más de cincuenta países, dijo que acepta la mediación de Noruega para un nuevo contacto con Nicolás Maduro.

Maduro agradeció a Noruega sus esfuerzos para lograr un diálogo político que ayude a solucionar la crisis venezolana, y aseguró que su delegación ya se prepara para viajar a Oslo para un nuevo proceso de conversaciones con la oposición.

Primer cara a cara

Este será el primer cara a cara de las partes ante la mediación en Oslo.

Guaidó afirmó que se conversarán tanto con el gobierno de Noruega como con representantes del régimen de Maduro, indicó en un comunicado el jefe parlamentario, pero siempre en la ruta para el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres.

“Aquí más nunca nos van a confundir con un falso diálogo”, había lanzado horas antes frente a centenares de seguidores en Carora, estado Lara, al oeste del país.

Guaidó se ha mostrado cauto ante esta iniciativa, a sabiendas de la impopularidad del diálogo entre los opositores, decepcionados por cuatro intentos fallidos desde que llegó Maduro al poder en 2013. “No entraremos en procesos dilatorios que retrasen la libertad y solución al caos que padece nuestro país”.

“Hemos hecho todo y vamos a insistir, porque hoy combinando todas las estrategias, todas las herramientas, es que vamos a lograr terminar de dar el paso definitivo”, explicó en Carora.

Sin mención al encuentro bilateral, Maduro tuiteó: “Sale hacia Oslo nuestra delegación con buena disposición para trabajar la agenda integral acordada y avanzar en la construcción de buenos acuerdos”.

Las autoridades de Noruega reiteraron su compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela.

Estrategias combinadas

Entre sus herramientas, Guaidó enumeró la movilización popular, la presión diplomática, la cooperación internacional, el Grupo de Contacto, la diplomacia, Noruega y el Grupo de Lima.

“Todo lo que vamos a hacer es de frente y de cara a nuestra gente”, aseguró.

A su vez, el gobierno de Noruega tampoco habla de diálogo ni de negociaciones y no da detalles sobre lo que denomina “contactos preliminares”.

Para Guaidó y sus partidarios, Maduro es un dictador, un usurpador que permanece en el poder tras la elección presidencial fraudulenta del año pasado.

Maduro califica a sus adversarios apoyados por Estados Unidos como golpistas.

El pulso por el poder se produjo con la írrita juramentación de Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia -un poder que es manejado por sus aliados- el 10 de enero de 2019. Posteriormente y luego de reclamar las irregularidades del proceso fraudulento del 20 de mayo de 2018 y la juramentación de enero 2019.

Posteriormente Juan Guaidó fue juramentado el 23 de enero en una multitudinaria marcha por miles de venezolanos que lo acompañaron a asumir las competencias del Ejecutivo nacional. Poco después fue reconocido por Estados Unidos, la Unión Europea y casi la totalidad de países latinoamericanos.

Diferentes frentes

Hace dos semanas, Guaidó autorizó la presencia de sus enviados en Oslo, pero negó de forma tajante que haya habido una negociación. Dijo, en cambio, que había atendido a un pedido de las autoridades noruegas.

El 17 de mayo, la radiotelevisión pública noruega NRK, aseguró que las conversaciones de Oslo, que se mantuvieron en secreto hasta su posterior revelación, duraron “varios días”.

Simultáneamente, Guaidó había dado instrucciones a su representante en Estados Unidos de gestionar una reunión con funcionarios de los departamentos de Estado y de Defensa de ese país, que es su principal aliado internacional y que no descarta la opción militar.

Sede del premio Nobel de la paz y donde se negociaron los acuerdos palestinos de Oslo, Noruega tiene una larga tradición de “facilitador” en procesos de paz, como el que se dio entre el gobierno colombiano y las Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016.

Con información de AFP y EFE