Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Hasta Hugo Chávez llevó dinero a las haciendas de Cristina Kirchner”

Kirchner

Otras valijas mucho más pesadas que las de Antonini Wilson habrían salido en vuelos desde Caracas hacia el sur de Argentina, según una denuncia hecha ante la justicia federal, en Buenos Aires por el abogado Álvaro De Lamadrid, en uno de los casos que se acumulan hoy contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

De Lamadrid aseguró en entrevista con El Estímulo que los nexos internacionales tenían que ver con el alto mando político del gobierno de Hugo Chávez, y luego de la muerte del teniente coronel, con Diosdado Cabello y Nicolás Maduro, éste último según el jurista argentino, no es quien realmente maneja el poder en Venezuela.

El abogado Álvaro de Lamadrid ha seguido de cerca los acontecimientos en su país natal en los últimos 17 años, inclusive escribió un libros sobre la presunta corrupción de los gobiernos kirchneristas titulado “El Pingüino Emperador”, en el cual expone el modus operandi de la “Malversación K” en la provincia de Santa Cruz, al sur de esa nación.

Es jurista en derecho administrativo, con doctorado en derecho público de la Universidad Nacional de Mendoza, Argentina. Es militante del partido político socialdemócrata Unión Cívica Radical. Ha escrito columnas sobre corrupción en el diario La Nacion de Argentina y El País de España. Por medios electrónicos contó detalles de sus demandas legales contra la hoy debilitada ex presidenta.

Esos negocios, según De Lamadrid, “son producto del narcotráfico y dinero sucio” que se generaba entre ambas naciones, derivado de la corrupción, del intercambio por alimentos, la importación por parte de argentina de fuel oil (combustible de calefacción) .

“Toda una serie de operaciones que se habían creado y que tenían una apariencia lícita, como un intercambio natural de los dos gobiernos, pero que escondían negocios para enriquecer a estos funcionarios”, sostiene.

El abogado denunció en febrero de 2016 a la expresidenta de Argentina y viuda de Néstor Kirchner por su presunta responsabilidad en lavado de dinero, narcotráfico, contrabando y enriquecimiento ilícito producto de la corrupción.

En ese momento, De Lamadrid solicitó a la justicia argentina que investigara a la exmandataria por estos delitos dentro de las fronteras de ese país sureño y además pidió indagar los supuestos nexos y vínculos internacionales y la conexión con activos enviados desde el exterior hacia el sur de la Argentina, para ser “lavados” o enterrados en estancias (grandes haciendas) que eran de la propiedad de los Kirchner, a través de testaferros.

Según el abogado, el dinero era ocultado en huecos o fosas ubicadas en las propiedades rurales en la provincia de Santa Cruz y  en Río Gallegos, en el sur del país Argentina, y era movilizado por aire y tierra con la complicidad de la fuerza pública.

Este jueves el fiscal federal argentino Carlos Rívolo pidió investigar por presunto cohecho a Fernández de Kirchner (quien gobernó entre 2007 y 2015) en la causa que investiga la sociedad Los Sauces, donde participaba la exmandataria, confirmaron fuentes jurídicas.

La investigación, surgida a partir de una denuncia presentada por la diputada opositora argentina Margarita Stolbizer en abril, apunta a determinar si los inmuebles que poseía la empresa fueron utilizados para supuestos negocios irregulares con empresarios ligados a la obra pública.

El viernes, en un proceso distinto un juez federal comenzó a procesar a la ex presidenta acusada de delitos financieros con la venta de divisas en el mercado de futuros.

De Lamadrid aseguró que mucho de ese dinero escondido entre los expresidentes Nestor Kirchner, Hugo Chávez y Cristina Kirchner, en la llamada “Ruta del Dinero K”, se encuentra en El Calafate en denominaciones de dólar y euros.

“En euros, porque posee un billete de alta denominación, el de 500€, para enterrar mayor cantidad de dinero en menos volumen de billetes”, señaló.

El abogado manifestó que no es el primero que denuncia cómo transportaban dinero a Santa Cruz. Indicó que Miriam Quiroga -quien dijo que fue la amante de Néstor Kirchner- en su momento habló de como llevaban bolsas de dinero a la propia Casa Rosada (palacio de gobierno argentino).

Para Álvaro De Lamadrid, existe un vínculo entre el chavismo, las Farc y los Kirchner, en cuanto a metodología, de manejarse de la misma manera, de enterrar dinero, documentación y oro.

“Yo digo, todo ese dinero que se enterró, que no se pudo lavar, se enterró para que no lo pudieran encontrar”, dijo De Lamadrid.

EMBAJADA PARALELA

La embajada de Argentina en Venezuela, según Álvaro De Lamadrid, durante los gobiernos de los Kirchner no cumplía funciones netamente diplomáticas en Caracas.

“Era una delegación que prácticamente representaba los negocios ilícitos de los Kirchner. Yo señalé en su oportunidad lo que sucedió con la valija de Antonini Wilson, ese día encontraron una valija con 800 mil dólares, por supuesto que hubo más valijas que no encontraron, pero esa circulación de dinero se hizo de manera constante, hubo miles de vuelos que traían dinero y oro desde Venezuela”, dijo el abogado.

“Chávez estuvo de manera oficial en El Calafate pero, también hubo visitas de incógnito. Acá hay una organización delictiva en conjunto de los altos mandos políticos de ambos gobiernos (kirchnerista y chavista) que llevaban a cabo operaciones de lavado y de narcotráfico. Ustedes conocen bien lo que está pasando con los “narcosobrinos” y la droga de Centroamérica, y con la droga que salía de Venezuela hacia Europa y con las cifras siderales de importación de efedrina. El país que más importó precursores para la droga en el mundo fue Argentina , y esa droga se cocinaba acá y junto con esa organización, en la cual estaba incluida Venezuela, después la mandaban al exterior, vía África a Europa y a veces vía México”, aseveró Álvaro De Lamadrid.

En junio de 2014 el diario Clarín de Buenos Aires, daba cuenta de unos jugosos contratos por la compra de maíz y arroz de Venezuela a empresarios argentinos con sobreprecios superiores al 80% de lo establecido oficialmente.

La empresa Bioart S.A propiedad de la familia Vignati, hizo un primer embarque hacia Venezuela de maíz el 28 de febrero de 2014, quince días después de haber visitado la embajada de Argentina en Caracas, por la cantidad de 13.501 toneladas, declarado en la aduana con un valor de 391,50 dólares por tonelada.

El 15 de abril de 2014, Bioart S.A hizo un segundo embarque de 27.499 toneladas de maíz también con un valor de 391,50 dólares. En total, esta compañía acumuló 16.593.496 dólares por estas importaciones a Venezuela. El problema es que el maíz no valía lo que declaró Bioart S.A en la aduana.

Según el Ministerio de agricultura argentino el valor real era de 220 dólares por tonelada, es decir, el sobreprecio estuvo alrededor de los 170 dólares por tonelada. El negoció se pactó en Caracas muy por encima de lo que correspondía.
Bioart S.A también habría facturado con sobreprecio la colocación de arroz en puertos venezolanos. Fueron 37.700 toneladas de este cereal a 606,50 dólares por tonelada, cuando el valor real fijado por el gobierno argentino de Cristina Kirchner oscilaba entre 350 y 380 dólares por tonelada.

La empresa Bioart S.A estaba vinculada al ex ministro de Planificación argentino Julio De Vido. En su oportunidad, Guido Antonini Wilson, aseguró que el “hombre fuerte” del gobierno argentino era Julio De Vido.

El lunes 24 de febrero de 2014, el jefe de gabinete para entonces, Jorge Capitanich, dijo que no había información al respecto de si las hijas del ex presidente Hugo Chávez se encontraban en ese momento en Río Gallegos, Argentina. La cadena de información de ese fin de semana (22 y 23 de junio) reveló que en ese mismo viaje estaban el ex ministro del Interior Miguel Rodríguez Torres y el también Ricardo Menéndez.

Entorno a estos intercambios comerciales, Álvaro De Lamadrid aseguró que el gobierno de los Kirchner llegó a comprar gasolina a Venezuela.

EL FISCAL NISMAN

En el expediente número 1868/2016 contra Cristina Fernández de Kirchner, pesa el señalamiento sobre narcotráfico. De acuerdo con la denuncia, la ex presidenta sería la “jefa de una organización delictiva” en Argentina vínculada con el gobierno de Hugo Chávez y las FARC. Además, en este contexto entra en juego la República Islámica de Irán.

Es ahí donde entró la preocupación del gobierno de Cristina Kirchner, con la presentación que haría el Fiscal Alberto Nisman en el congreso el día 19 de enero de 2015.

Según Álvaro De Lamadrid, al ejecutivo de la Casa Rosada le preocupaba que Nisman “pudiera hablar de otras cosas”.

“Ellos sabían por los servicios de inteligencia que podía ser de los negocios en conjunto con Irán y Venezuela, de lavado de dinero y de narcotráfico, él (Nisman) dijo que su denuncia eran la punta de un iceberg de otros negocios que se escondían, y yo estoy seguro que esas “escuchas” (intercepciones telefónicas) tenían que ver con cuestiones del narcotráfico y que excedían a su propia investigación relacionada con Irán”, dijo De Lamadrid.

El fiscal Alberto Nisman fue hallado en el baño de casa con un impacto de proyectil calibre 22 en su cabeza, el 18 de enero de 2015, un día antes de que hiciera su presentación en el congreso.

Medios argentinos señalan a la ruta del narcotráfico y las FARC, con vuelos entre Caracas, El Calafate y Teherán, como el triángulo del dinero sucio. Aseguran que Unasur habría sido creado para garantizar la impunidad y que por ello no era casual que sus presidente hayan sido de Venezuela, Argentina y el colombiano Ernesto Samper de quien se dice, tuvo presuntamente nexos con el narcotráfico.

La denuncia contra la Sra. Cristina Fernández de Kirchner se encuentra en el juzgado federal argentino número 8 a cargo del magistrado Marcelo Martínez Di Giorgi.

Cabe resaltar que, en la declaración jurada de Cristina Kirchner dice que su patrimonio es de 80 millones de pesos argentinos pero, según Álvaro De Lamadrid en realidad sus cuentas dan con 21.000 millones dólares, a lo largo de los gobiernos Kirchneristas.