Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

DÍA DE LA MUJER | En Venezuela la mujer sigue ganando menos que el hombre

igualdadVzla
08/03/2016
|
TEXTO POR: SHAKIRA DI MARZO

Según cifras oficiales, en Venezuela la desigualdad salarial entre hombres y mujeres sigue persistiendo de forma acentuada y los hombres siguen ganando más que las mujeres aun cuando tienen menos formación.

Comprender las razones por las que todavía existe una brecha salarial importante en países como Venezuela, reside en desigualdades de género que esconden muchas verdades que aunque incómodas, son necesarias para enfrentar la discriminación y desigualdad de género laboral. Hoy, en el Día de la mujer, El Estímulo pone la lupa en el caso venezolano.

La idea de instar a la igualdad salarial entre hombres y mujeres, busca promover de forma práctica que tanto hombres como mujeres puedan recibir el mismo pago por el mismo trabajo o de uno, que aunque sea diferente, represente el mismo valor.

Este concepto dedicado a formularse para su práctica en materia jurídica, fue creado desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1951, siendo entonces el primer instrumento para la búsqueda de la igualdad salarial social.

Con este término se buscó promover el reconocimiento de igualdad en materia laboral sin razón de sexo, raza, ideología, posición social, entre otros. La diferencia de salarios entre hombres y mujeres, constituye una de las formas de discriminación más obvias y mesurables, y aunque la desigualdad salarial de género es una problemática global, los indicadores en Venezuela muestran un desafío referido a otras particularidades.

Uno de los mecanismos más importantes para garantizar un salario digno, se creería que residía en la educación. Sin embargo, esto no es lo que sucede en Venezuela. Al parecer hay una desigualdad en relación al nivel educativo y al salario, donde la mayoría de las mujeres que tienen un nivel educativo superior, ganan menos que aquellos hombres con el mismo nivel.

Un indicador de esto es la deserción educativa. En el caso del hombre, este se ve obligado a dejar los estudios para la manutención del hogar a muy temprana edad, mientras que la mujer deserta para dedicarse al cuidado materno y/o cuidados en el hogar y de personas desvalidas, cuestión que se presenta, generalmente, de forma más tardía que la del hombre. Esta situación que puede representar una ventaja del sexo femenino sobre el masculino en materia educativa, no representa una ventaja en materia salarial.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) para el segundo semestre del año 2013, las mujeres con nivel universitario no llegaban a ganar el sueldo de un hombre con nivel técnico superior. De hecho los salarios de aquellas mujeres con nivel universitario estaban nivelados a los de hombres que apenas habían culminado la etapa media diversificada. Así mismo, los hombres analfabetas ganaban hasta un 4% más que aquellas mujeres que sabían leer y escribir.

Si a esto se agrega el porcentaje de mujeres con un nivel educativo superior y universitario (41%) frente al de hombres con el mismo nivel (23%), se puede visualizar una disparidad importante salarial, ya que significa que casi la mitad de las mujeres preparadas profesionalmente estarían ganando un sueldo inferior frente a menos del 30% de hombres en el mismo nivel, quiénes ganarían un 11% más que sus homólogas. Para ese mismo año (2013), las mujeres percibieron en promedio, el 81,37% de la remuneración que recibieron los hombres.

Indicadores-de-genero

Aunque la educación se ve implementada como una herramienta de capacidad laboral para enfrentar la problemática salarial en materia de género, no representa en Venezuela una real ventaja en el campo laboral. En el país los derechos de las mujeres se protegen a través de la Ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, una ley en vigencia que dictamina en el artículo 15 las formas de violencia contra la mujer. Entre ellas, están la violencia laboral, expresada a través de la discriminación de la mujer en los centros de trabajo: constituye también discriminación de genero en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual salario por igual trabajo.

Sin embargo, en la práctica esto tampoco se ve reflejado ya que según funcionaria del Ministerio de la Mujer: somos un país avanzado en la legalidad incluso en la cobertura de los programas sociales, aunque en la sistematización tenemos deficiencia.

- Cuestión de género -

Jessie Blanco, profesora de la UCV especializada en estudios de la mujer, afirma que al momento de asumir cargos, la mujer se ve obligada a realizar un mayor trabajo por ser ama de casa sin necesariamente ganar el mismo sueldo que el hombre, por lo que se genera una carga desigual que representa un obstáculo para la mujer a la hora de buscar trabajo, viéndose forzada a buscar un empleo informal o de medio tiempo para cumplir con las tareas del hogar, relacionadas en general a la maternidad (como primera instancia) y al cuidado del hogar (ama de casa), ganando un sueldo inferior al del hombre que puede conseguir un trabajo a tiempo completo.

Por lo que generar, la concientización de equidad de género en los distintos campos de la sociedad, bien sea político, social, económico y cultural, es importante para reconocer este tipo de desigualdades, ya que sin tal aceptación jamás se podrá ejercer el derecho a la mujer a un salario digno. Así mismo lo reconoce la OIT en su guía sobre igualdad salarial:

“La consecución de la equidad salarial está vinculada inextricablemente a la consecución de la igualdad de género. La brecha de remuneración entre hombres y mujeres sólo se podrá superar si se llevan a cabo avances continuados y sostenibles en lo que se refiere a la igualdad de género en el trabajo y en la sociedad en su conjunto. A la inversa,
la igualdad de género no se puede alcanzar sin la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor”.

Según estudios realizados por esta misma organización, todavía queda mucho camino por recorrer. Se estima que no habrá igualdad salarial entre sexos hasta dentro de 70 años,  y una de las razones principales en esta proyección es causada directamente por la carga que representa la maternidad.

igualdadgenero