Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Je suis un chavista euro-centrista

28341119_10213861988678377_2003124122_o

Yo tenía un pana que vivía en un bloque en la Valle-Coche y ahora vive en un gigantesco piso propio en Berlín, a pocas cuadras de la emblemática Alexander Platz.

Otra chama que siempre pillaba en los pasillos de la escuela de comunicación social de la UCV sacando fotocopias quien ahora es dueña de un opulento restaurant de Brick Lane en Londres.

También ese individuo que pasó de ser un genuino -pata en el suelo- percusionista de un grupo de ska, “arrimao” en un dúplex de Parque Central, pero que extrañamente, en menos de tres años, se convirtió en un respetado importador en Ámsterdam.

¿Qué tienen en común estos personajes?

Que -fueron- chavistas.

Si. Fueron.

Porque ahora ya no creen en el “sueño bolivariano y el Samán de Güere” o simplemente no les interesa… “…mejor hablemos de vinos y quesos”, se dicen entre ellos, mientras se chupan la vida – no la Patria- en Les Deux Magots de Paris. Por ejemplo.

Una rara especie de rémora, el chavista-euro-centrista, que luego de un poco de lustre en el viejo continente y una docena de bolsas del Corte Inglés incluso reniega de su propio chavismo, pero procura mantenerse subsidiado directa o indirectamente del aparato estatal para seguir gozando de un “merecido retiro” a costa del hambre y la muerte de bebés y ancianos en Venezuela.

Si. El chavista-euro-centrista.

Hablamos quizás de los hijos, sobrinos, cuñados y demás familiares de los peces gordos de la narco-dictadura, pero también de empleados públicos vinculados al mamotreto diplomático bolivariano. Una vergonzosa bacanal de chirigoteros no capacitados – muchos de ellos con prontuario criminal y/o analfabetas- que hacen vida en las principales ciudades europeas y que como lechones hartos de ser engordados a la fuerza se cansaron ya de robar y decidieron auto-exiliarse en la cuna de la civilización occidental y la democracia.

Agregados culturales del perro y la rana, ex-directores de oscuros organismos culturosos, tal o cual museo, tal o cual fundación patriota, personajes que ahora los ves y ¡ahora no los ves!

El “Pedro Pérez” en el directorio de un ministerio que ya ni siquiera existe, quizás ese carismático individuo que estuvo robando -por cinco añitos- y se fue con toda su familia hace rato.

El otro aquel que Chávez presentó por televisión durante un contrapunto de joropo desde Valle de la Pascua y que ahora más bien le cogió gusto a practicar snowboarding en Saint-Lary-Soulan.

La horrorosa escritora lesbiana que antes hablaba de Trotski y ahora habla de buzzfeed y bitcoins. El dizque artista ingenuo de Puerto Cabello que tiene su estudio en un inmenso loft industrial en Copenhagen y que ha gastado gran parte del erario público en putas eslovenas. El ex director de una cinemateca que es filántropo coleccionista en Bruselas y ferviente opositor en las redes sociales y, por supuesto… !El otrora guardaespaldas de Chávez que ahora tiene su propia cadena de gyms en Madrid!

Los ves y no los ves. Están y no están. ¡Nada por aquí!, ¡nada por allá!

Seres siniestros que se mueven en las sombras. Zombies gubernamentales que se repartieron pequeños trozos del cadáver en que se convirtió toda Venezuela.

Pero la vida sigue entre otoños y primaveras. Después de casi veinte años de putrefacción chavista ya suman cientos en la Unión. Es sin duda el especimen más dañino y peligroso de las nocivas larvas rojas porque cree que su corrupción se puede defender con ideas.

Se infla el pecho con los versos de José Martí y las canciones de Alí Primera cuando se va de shopping a Mónaco. Se caga de la risa de la miseria de los venezolanos mientras se mete “una nota” de éxtasis en una rave en Münich.

Ese anónimo personaje. Ese “no puedo recordar el nombre…” que robó tanto o lo suficiente- que terminó olvidando también como es que llegó a vivir a dos cuadras de la torre Eiffel e insiste en seguir pregonando la imbecilidad “socialista del siglo veintiuno” como único argumento frente a su propia ignorancia e incomprensión absoluta de la historia de la civilización.

Después de unos cuantos ceros en su cuenta corriente del Dresdner Bank cree en el fondo de su corazón que Europa estaba esperando por él y su grandeza. Se siente preñado de liberté, egalité, fraternité para jurarse un refinado paladín latinoamericano que vela por la memoria del comandante.

Para este tipo de batracios que hacen vida en Europa Voltaire, Balzac, Mozart, Debussy, Proust, Montesquieu, Picasso y Chávez son la misma cosa.

Los ves y no los ves. Están y no están. ¡Nada por aquí!, ¡nada por allá!

Deber ciudadano es saber identificarlos porque son ellos también: los únicos culpables del desmantelamiento de la República de Venezuela.

Vigilados. Registrados. Investigados. Cercados.

Ahí están.
Esos son.
Los que robaron y siguen robando a la Nación.