Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Juan Domingo Chávez y Hugo Perón

5d508cbb116ac_argentina
14/08/2019
|
FOTOGRAFÍA: EFE

Un sabio epígrafe que leí en algún momento hace años, rezaba así: “Hay países pobres en recursos naturales y son pobres, como Haití. Hay países pobres en recursos naturales y son ricos, como Japón. Hay países que son ricos en recursos naturales y son ricos, como los Estados Unidos. Y hay países ricos en recursos naturales que son pobres, como Argentina y Venezuela.

Ambos países cayeron en manos de populistas que hipnotizaron al pueblo y el pueblo los siguió… En 2005 estuve en Argentina. Mi estadía coincidió con unas elecciones locales. Mi impresión fue mayúscula al darme cuenta de que TODOS los partidos eran peronistas: “Vota por fulano, el peronista”. “Vota por mengano, el peronista de verdad”. “Vota por zutano, el más peronista de los peronistas”. ¡¿Cómo era posible que eso sucediera, cuando Perón destrozó la economía argentina, una de las más sólidas y crecientes del mundo?!

La respuesta está en la mezcla del populismo con la ignorancia. Hace un par de meses en este mismo portal, escribí un artículo donde hice referencia a una franela que usaban los kirchneristas en la campaña electoral. Decía: “Me quedo con los que “se robaron todo”. Al menos tenían esa corrupta costumbre de repartirnos el tesoro”.

¡Horror! La sempiterna historia de que lo que uno no tiene es porque otro “se lo quitó”, cuando la realidad es que las naciones como las nuestras han sido arrasadas por los corruptos, que envueltos en un manto de socialismo y amor por el pueblo, han devastado nuestras economías.

Un video que circuló esta semana mostraba a una señora mayor –argentina- que decía, palabras más, palabras menos, “yo sé que Cristina es una corrupta. Yo sé que se robó mucho dinero. Pero antes nos alcanzaba para comer y ahora tenemos que laborar”. Uno de los peores daños causados tanto por Perón como por Chávez es la desvalorización del trabajo. Ninguno habló de trabajo. Como “países ricos” crearon la falsa ilusión de que todo tenía que ser regalado. Como si el trabajo fuera un castigo. No hay presupuesto que aguante regalar todo, por más rico que sea el país. En Japón, un ejemplo para el mundo, la gente trabaja muchísimo y no hay grandes saltos entre los salarios. De esa manera, un obrero empieza ganando bien y puede cubrir todos sus gastos con comodidad. Y los altos ejecutivos viven muy bien, pero no son millonarios.

Evita Perón se asomaba al balcón de la Casa Rosada y lanzaba prendas a la multitud de “descamisados” que le profesaban la más absoluta y ferviente adoración. Muchas de esas joyas se las había “expropiado” a las señoras de la alta sociedad a quienes había visto en el teatro la noche anterior. Cuentan que al día siguiente se les presentaba un emisario de la señora Perón, quien les decía que “Evita necesitaba la gargantilla que usted llevaba anoche para sus descamisados”. Lo que los “descamisados” no sabían era que Evita tenía a sus sigüíes en el público, estratégicamente les lanzaba las joyas, y las guardaba para ella. Una ladrona redomada.

Hugo Chávez también usó su carisma para engatusar a la gente –y como Evita- tuvo la gran suerte de morirse a tiempo. La gente siente que el gran culpable de la situación que vivimos es Nicolás Maduro y así pasará a la historia. Pero Maduro, si bien es culpable, no lo es en la dimensión de Chávez. El gran destructor de Venezuela se llama Hugo Chávez Frías.

Las expropiaciones de Hugo Chávez, en su mayoría, fueron despojos. Pongo a Agroisleña como ejemplo de su modus operandi. Fincas productivas, edificios, terrenos… Chávez se sentía el dueño del país y obraba como tal.

Ojalá los argentinos reflexionen y no escojan a la dupla donde está Cristina Kirchner. Con todo lo débil que ha podido ser Macri en sus acusaciones contra ella (analistas refieren que las tiene guardadas para antes de las elecciones, cuando tal vez sea ya muy tarde), era absolutamente imposible que pudiera arreglar el desastre de tantos años de la administración de los Kirchner.

Y en cuanto a Venezuela, espero que dentro de cincuenta años seamos una próspera democracia… no un país donde fulano es chavista, mengano es el más chavista de los chavistas y zutano el chavista de verdad…