Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Karate venezolano se apoya en el crowdfunding para garantizar fogueo

Andrea-Armada

La disciplina, que formará parte del ciclo olímpico para Tokio 2020, no escapa de la crisis del deporte local. Sus atletas, de diversas categorías, buscan financiar sus participaciones internacionales a través de campañas de recaudación de dinero por internet

“Mi nombre es Andrea Armada Ruiz, soy karateca Selección Nacional de Venezuela y a través de este proyecto busco reunir recursos a efecto de cubrir competencias internacionales fundamentales que tengo en los próximos cuatro meses con miras a la preparación para el proceso clasificatorio rumbo a Tokio 2020 que se inicia en el 2018”. Así inicia la campaña de Andrea, multimedallista nacional e internacional, de 19 años, quien busca financiar sus próximos torneos mediante el portal MakeAChamp.

La atleta de la modalidad de kata ostenta en su palmarés tres títulos centroamericanos (2013, 2015, 2017), tres sudamericanos (2014, 2016, 2017), tres panamericanos (2014, 2015, 2016) y un 5to. Lugar en el Campeonato Mundial WKF Jakarta, Indonesia (2015), en la categoría juvenil; y un 2do. Lugar en el Campeonato Nacional (2017) y 3er lugar en el Campeonato Panamericano (2017), en la categoría adulto, donde debutó este año.

Sin embargo, la crisis actual del deporte local dificulta su participación en las próximas contiendas que se disputarán en el ámbito mundial. No es la única. Muchos de sus compañeros afrontan el mismo problema. ¿La solución? Buscar formas alternas de financiamiento, a las ofrecidas por el Ministerio del Deporte.

La iniciativa no ha recabado aún el monto que requiere Armada para asistir a las paradas de la Premier entre agosto de 2017 y enero de 2018 (Alemania, Austria y Paris). “La campaña ha tenido algo de frutos. No ha sido muy exitosa porque en Venezuela la gente no trabaja con dólares, y no pueden donar como en otros países, pero sí he tenido apoyo de gente que vive afuera. Gracias a Dios, aunque es lamentable, tenemos una comunidad de venezolanos muy grande en el exterior, que nos han apoyado en divisas”, señala.

“Muchos compañeros han iniciado campañas en MakeAChamp o GoFundMe para costear sus competencias. Pero sé que muchos no han podido recaudar el dinero. Es difícil. Algunos logran conseguir patrocinio, o viajan con dinero del bolsillo de sus padres o lo que logran recoger entre sus familiares, pero planificar un viaje en bolívares es muy complicado”.

El costo en dólares que requiere un karateca de selección nacional varía según su categoría y aspiraciones. Un juvenil (cuyo mundial se celebra en los años impares) necesita aproximadamente USD 8.000, para asistir al Centroamericano y del Caribe, Panamericano, Suramericano y mundial en su división. El costo se reduce a USD 6.500 un año par.

En el caso de los adultos el monto es muy superior. Tras la inclusión de la disciplina en el ciclo olímpico de Tokio 2020, las posibilidades de clasificar a la magna justa crecen a la par de sus participaciones en eventos internacionales (aunque aún se definen los criterios de clasificación). Un buen desempeño en la Premier Legue, máxima contienda del karate do mundial, garantiza una buena posición en el ranking. Para participar en el campeonato Centroamericano y del Caribe, Panamericano, Suramericano, mundial y al menos seis paradas de la Premier —de once que se diputarán durante 2018— un atleta adulto demanda alrededor de USD 23.000. El monto se reduce a USD 21.000 en año impar (los mundiales adultos se disputan en años pares).

La selección nacional cuenta con atletas que todavía militan en ambas categorías. En su caso, el monto asciende a USD 25.000.

Valerya Hernández (kata 18-20 años), Jeffersont Ortiz (kata 16-17), César Gutiérrez (kata 18-20), Javier Arteaga (kumite -67kg), Marianth Cuervo (kumite -68kg), Claudymar Garcés (kumite -61 kg) y Bárbara Pérez (kumite -55kgs), entre otros atletas juveniles y adultos, han optado por la recaudación de dinero online. Sin embargo, trascendió que, tras la aprobación de los recursos para el mundial de Tenerife, Mindeporte solicitó el retiro de las campañas creadas con este fin.

A la dificultad de asistir a contiendas internacionales se suma el costo de los uniformes, pues en Venezuela no se confeccionan los karategis requeridos por un atleta de selección. En el caso del kata, la mayoría son elaborados en Japón, y para el kumite existen variadas marcas occidentales; ambos a muy altos costos.