Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Foro Penal: 805 civiles han pasado por la justicia militar

Ariana
29/06/2018
|
FOTOGRAFÍA: GABRIELA GONZÁLEZ | EL ESTÍMULO

El caso de la estudiante universitaria Ariana Granadillo ha sido uno de los más extraños que se han denunciado en los últimos años en Venezuela.

Ariana, una joven de 21 años estudiante de medicina, ha sido detenida en tres oportunidades. Las autoridades la involucran a ella y a su familia con el coronel Oswaldo Valentin García Perdomo, quien está detenido y acusado de conspiración.

La hermana de Ariana, Joana, explica que no son familiares directas del coronel. Las familias Granadillo García se conocen desde hace muchos años y por ello, la esposa del coronel decidió ayudar a Ariana, ofreciéndole un techo mientras ella cursaba sus estudios en la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos.

Esto porque la familia Granadillo es de escasos recursos oriundos del oriental estado Monagas.

El viacrucis de Ariana comenzó el 2 de febrero cuando fue capturada e incomunicada hasta el 4 de febrero por efectivos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), explicaron este jueves su hermana y Alfredo Romero, director de la organización no gubernamental Foro Penal en una rueda de prensa.

El 24 de mayo vuelve a desaparecer, esta vez por 7 días y junto a sus padres Argenis y Gabriela. Los tres fueron sacados de la casa que les habían prestado en San Antonio de los Altos propiedad de la familia del coronel García, por efectivos de la Dirección de Contrainteligencia Militar, otra vez.

Esta desaparición fue denunciada por la ONG Foro Penal ante instancias internacionales como el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas.

Ariana y sus padres fueron liberados el 31 de mayo. Aparecen aterrorizados y golpeados. Una experiencia que era nueva para Ariana que, en su primera desaparición. fue agredida físicamente y presentó moretones en piernas y brazos. Su hermana, denuncia que fue torturada psicológicamente. Era obligada a ir al baño frente a los sujetos que se la llevaron. Además, fue forzada a dejar sus estudios de medicina.

Previamente, el día 29 de mayo, dos días antes de que aparecieran, Joana acudió al Ministerio Público donde consignó una denuncia por la desaparición de Ariana y sus padres.

Tras esos dos episodios y bajo estado de angustia, la familia decide viajar al andino estado Táchira, fronterizo con Colombia, para encontrarse con unas monjas.

El 23 de junio deciden tomar un autobús que fue interceptado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Ariana fue detenida por tercera vez.

Un día después, el director de la Policía Científica, Douglas Rico, ofreció unas declaraciones en las que aseguraba que la joven había sido detenida por delitos de rebelión y que tenía una orden de captura. Una orden que fue emitida el 27 de mayo, fecha en la que Ariana estaba desparecida junto a sus padres cómo quedo sentado en la denuncia interpuesta en la Fiscalía.

La estudiante fue presentada el 25 de junio ante el Tribunal 11 de control militar de Táchira y privada de libertad. Los civiles no pueden ser procesados por la justicia castrense, según la Constitución venezolana.

Vale agregar que en el caso de esta joven, irregular por diversas razones, hay tres tribunales militares involucrados: el 11 que dictó su privativa; el Tribunal segundo de Caracas que supuestamente habría emitido la orden de captura y el Tribunal primero que lleva la causa.

De acuerdo a las cifras de Romero, la joven Granadillo sería la civil número 805 que ha sido procesada por tribunales militares desde 2017.

Joana Granadillo mantiene que su familia desconocía si el coronel García estaba involucrado en alguna conspiración, pues solo les facilitaron una casa para quedarse.

“No sabemos más allá de lo que está en los medios”, dice mientras denuncia que el Dgcim les quitó todos los papeles a sus padres y a Ariana.

Otro detalle que aporta la joven es que su hermana fue sacada de la casa la primera vez (2 de febrero) junto a la esposa y el hijo del coronel. Según el relató Ariana, el hijo del militar fue torturado. “Ellas podían escuchar los gritos”, aseguró.

Desde el Foro Penal encienden las alarmas por cuanto, hasta ahora y nuevamente, no se sabe el paradero de Ariana luego de que les informarán de su supuesto traslado desde Táchira a Caracas. Tras varias horas de zozobra, se conoció que Granadillo apareció en Caracas.

Según esta ONG, con Ariana suman 275 presos políticos. en manos de las fuerzas de seguridad de Nicolás Maduro.