Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La LVBP destruye su propia política antidopaje

LVBP1

El factor sorpresa es uno de los pilares para prevenir la trampa o el dopaje en el deporte. Si no sabes cuándo te pueden hacer un control antidopaje, será difícil que consumas una sustancia prohibida. La incertidumbre que crea la normativa antidopaje opera generando al atleta un interés a no consumir sustancias prohibidas ya que no puedes planificar cuando te va a tocar. Este principio es el que la Junta Directiva de la LVBP está destruyendo con el caso de Valdez.

Lo que aconteció es que luego de un juego Caracas vs Magallanes, le fue informado al jugador Valdez que tenía que hacerse una prueba antidopaje. Él se negó argumentando que no había sido seleccionado en el procedimiento aleatorio por el Magallanes, a lo que se le indicó que él estaba seleccionado de forma especial, de acuerdo al artículo 17 del programa antidopaje, que indica que se puede hacer una “Prueba Razonable” (Pueden consultarlo aquí https://www.lvbp.com/antidopaje.php ). Sin embargo, igual se negó. El Comité Antidopaje procedió entonces de forma correcta a sancionar al jugador por no hacerse la prueba. Luego de esto, sin el jugador haber apelado a la Junta de Equipos, otro órgano, la Junta Directiva anuló el control antidopaje.

Se rumora que la nulidad de la prueba antidopaje se debió supuestamente a tres motivos los cuales analizamos ahora como si fuesen ciertos.

Primero: Supuestamente no hay pruebas de una reunión del Comité Antidopaje de la Liga. Esto es completamente ridículo en el sentido que si todos los miembros firmaron una sanción quiere decir que internamente cumplieron con el procedimiento de hacer una reunión así la hayan hecho a través de cualquier medio. Querer entregar una minuta de una reunión, es querer poner burocracia a un procedimiento que debe ser expedito. Una simple afirmación debe bastar.

Segundo: Se indica que no se entregan las razones de por qué se le hace el control antidopaje a Valdez. No obstante, la Junta Directiva de la LVBP indica que el Comité le informa que le hace la prueba razonable a Valdez en virtud de su rendimiento. Sin embargo, esto le pareció irrelevante a la Junta Directiva a pesar que es un hecho notorio que Valdez está punto de romper el record de cuadrangulares impuesto por Alex Cabrera, cuyo record también está bastante manchado por varias pruebas antidopaje. Es muy claro que el rendimiento de un atleta en cualquier deporte es una causa razonable para hacerle una prueba antidopaje. Por eso, siempre a los tres primeros puestos de una carrera o a los que tienen un rendimiento excepcional les hacen pruebas antidopajes en cualquier deporte.

Tercero: Se indica que a Valdez no se le notificó. ¿Qué esperaba la Junta Directiva de la LVBP? ¿Qué viniera un alguacil y le dijera a Valdez que en un tiempo de tantas horas le iban a hacer la prueba antidopaje? ¿Y así si Valdez estuviera consumiendo algo tuviera todo el tiempo del mundo para expulsar la sustancia? Es completamente ilógico, la notificación es cuando viene el oficial antidopaje y te dice que te tienen que tomar la muestra. De esto se trata, del FACTOR SORPRESA. Además, el artículo 17 del programa antidopaje dice que si el Comité estima que hay una duda razonable entonces el atleta será notificado y la prueba se hace INMEDIATAMENTE. Es completamente ilógico y burocrático pedir una notificación por escrito. Son cuestiones de momento, son cuestiones para sorprender.

Luego de informar la decisión la Junta Directiva de la LVBP indica que igual van a decirle al Comité que le haga la prueba a Valdez para evitar sospecha. Pero esa postura es completamente ridícula, ya el pelotero pudo haber hecho de todo para expulsar una sustancia. Entonces ya no tiene sentido la prueba.

Si estas fueron las razones por las cuales la Junta Directiva de la LVBP tomó la decisión, entonces estamos claramente frente a un retroceso en materia antidopaje. Y esto viene dado toda vez que al eliminar el factor sorpresa, simplemente se está promoviendo el dopaje, no luchando contra él.  Es decir, la decisión promueve el tiempo para que los peloteros hagan trampa, no para evitar que la hagan. Ojalá la LVBP recapacite en futuras decisiones ya que en este caso ya no tiene sentido rectificar.