Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Licencia de Clubes: ¿La solución a los males del FutVE?

image-2019-05-05 (2)
05/05/2019
|
FOTOGRAFÍA: CORTESÍA PRENSA DEPORTIVO TÁCHIRA.

La semana pasada, la Federación Venezolana de Fútbol hizo del conocimiento de los equipos de Primera División en acuerdo con fecha de 21 de abril, que aquellos clubes que por mérito deportivo participen en la Liguilla del Torneo Apertura 2019, deben disputar sus partidos en estadios que cumplan con la normativa de Licencia de Clubes de Conmebol y, en caso de clasificar a una competición internacional, deberán jugarla en ese mismo escenario donde lograron su clasificación.

El mencionado acuerdo resulta ser la primera acción directa que la FVF ejerce normativamente desde que la Conmebol ordenara la entrada en vigencia del Reglamento de Licencia de Clubes el 14 de septiembre de 2016. La medida afecta en principio al único equipo que ya ganó su derecho a participar en la Liguilla, el Carabobo FC, que ha disputado sus partidos en el estadio Rafael Calles Pinto de Guanare, que no cumple las normas establecidas en el reglamento en cuestión. El granate tendrá que seguir su éxodo fuera de Valencia y buscarse otro escenario para la fase final. El mejor equipo de lo que va de 2019 no tiene un estadio apto.

En la última columna que escribí y que se publicó la semana pasada, me convencía de que existían muchos motivos por los cuales valía la pena rescatar el fútbol venezolano, contraviniendo la tesis de “dejarlo morir para que vuelva a nacer”. Y es que, pese a los problemas ya identificados y sobradamente discutidos, el campeonato nacional tiene dolientes en las gradas y en las oficinas. Además, es innegable que estructuralmente, el campeonato ha tenido visos de progreso cuando genera un gran número de empleos directos, varios equipos han desarrollado infraestructura propia, generan recursos de autosustentabilidad con la venta de jugadores al extranjero y la clasificación a copas internacionales (más de 10 millones de dólares han producido los clubes en el primer trimestre de 2019 por este concepto) y cuya movilización logística genera la activación de un sector de la economía nacional, bien golpeada en estos días.

No obstante, podemos también encontrar algún problema en ello: ¿Dónde está la publicación de los estados financieros? ¿Cuál es la procedencia de dichos recursos? ¿Por qué existen deudas? De alguna manera, el reglamento de Licencia de Clubes obligará a que los equipos demuestren la pulcritud en el manejo de sus finanzas y forzará, de algún modo, a verificar la transparencia del mismo.

Los clubes que formen parte de los distintos campeonatos profesionales de las asociaciones afiliadas a Conmebol, tendrán que reunir progresivamente todos y cada uno de los criterios para poder cumplir con las normas establecidas en la Licencia de Clubes, que no es otra cosa que un certificado (anual) que confirma el cumplimiento de los requisitos mínimos obligatorios para iniciar el procedimiento de admisión en las competiciones de clubes de la Conmebol, la aspiración de todos las instituciones que participan en los campeonatos nacionales.

La Conmebol, en búsqueda de sanear su muy golpeada imagen tras los episodios del FIFA Gate, ha querido con esta normativa, principalmente, fomentar la transparencia y credibilidad en su gestión, extendiéndolo a las asociaciones nacionales para así brindar un control en la propiedad y manejo de los clubes. Equipo que no cumpla con las exigencias establecidas en la Licencia de Clubes, no tendrá derecho a participar en competencias continentales.

¿Cuáles aspectos regula la Licencia de Clubes? Los que más afectan el buen desarrollo en cuanto a transparencia del fútbol en Venezuela: los deportivos, la infraestructura, los administrativos, los jurídicos y, sobre todo, los financieros. Conmebol obliga a las asociaciones nacionales a desarrollar sus reglamentos internos de otorgamiento de Licencia de Clubes. Pude revisar el de Venezuela (2019), no sin antes tratar de encontrarlo por vías propias, ya que no está disponible públicamente en la web de la FVF, y está muy completo, ajustado a las exigencias mínimas que establece Conmebol.

¿Por qué la Licencia de Clubes permitirá ordenar el fútbol venezolano? Siempre y cuando la FVF lo aplique a cabalidad, obligará (no existe otro término que se adecúe mejor) que los equipos ajusten sus cinturones y le den al fútbol la seriedad que requiere el espectáculo como empresa. Entre los aspectos más relevantes que obliga la Licencia de Clubes está:

1. Implementar programas de desarrollo juvenil;
2. Obligatoriedad de poseer cuatro equipos juveniles entre 10 y 21 años de edad, un equipo femenino profesional y uno de formación, que compitan todos en torneos nacionales;
3. Poseer (propios o rentados) estadios con césped en excelentes condiciones, estacionamiento, acceso a transporte público, asientos, zona VIP, zona de prensa con puntos de conexión a internet y servicio WIFI, sala de conferencias, pantalla, megafonía, servicios higiénicos adecuados, circuito cerrado de cámaras, que cumplan las normas mínimas de seguridad, generador eléctrico propio o alquilado, sala de antidopaje, zonas para personas con discapacidad, perfecta señalización, espacio para la afición visitante.
4. Oficinas que funcionen para la labor administrativa de la institución, equipadas y con una estructura organizacional determinada;
5. Instalaciones propias o rentadas para el entrenamiento de los equipos profesionales o juveniles;
6. Auditoría de los estados financieros, completo detalle de la procedencia de los ingresos y egresos, presentación de presupuestos anuales de funcionamiento.

Visto lo anterior, serán pocos los clubes que en Venezuela se puedan ajustar a la normativa exigida, lo que implicará el saneamiento de la absurda cantidad de equipos (20) en Primera División. Solo entre infraestructura y auditoría de los estados financieros, muchas instituciones se verán severamente comprometidas a competir en Primera División.

Ahora bien, ¿está la FVF capacitada para lograr el control de aplicación efectiva de esta normativa? Pues o salta o se encarama porque por encima tendrá el monitoreo y auditoria de Conmebol. El exabrupto de permitir el “vente tú” que se convirtió la Primera y Segunda División tendrá obligatoriamente que reducirse ante el cumplimiento de la Licencia de Clubes, con el dolor que implique dejar fuera de carrera a instituciones con tradición, pero que incumplen las reglas mínimas de gestión de lo que debe ser una organización seria de fútbol.

La LigaFutVE estará expectante porque el control de la normativa de Licencia de Clubes sigue siendo federativo, lo que de alguna forma impide que sea decisión de los propios equipos quién cumple o incumple con los requisitos.

De momento, mientras hay equipos que apresuran la carrera para cumplir con los requerimientos y otros que ni siquiera han iniciado los trabajos en sus estadios para adecuarse a las exigencias, la realidad es que más temprano que tarde el orden debe llegar al campeonato nacional y la FVF debe cumplir con el reglamento de la Licencia de Clubes bajo la auditoría de Conmebol. Habrá que tragar grueso con aquellos equipos de tradición que no se ajusten y queden al margen, pero los años y el activo del arraigo no son elementos que tengan valor para mantenerles con vida si no se organizan como una institución de fútbol en todo sentido.

¿La panacea? No sabemos, pero lo cierto es que la depuración tiene que llegar por alguna vía.