Maduro hace su "cumbre Opep" con embajadores y ministros

El presidente Nicolás Maduro celebró este lunes los 55 años de la Opep, en un evento que refirió a la cumbre de países productores y no productores de petróleo que promovió sin éxito durante su reciente gira internacional.

Maduro hace su "cumbre Opep" con embajadores y ministros

En el auditorio principal de la sede de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en La Campiña, Maduro convocó a embajadores de los países Opep acreditados en Caracas, el exsecretario general del cartel, Alí Rodríguez, así como el ministro de Hidrocarburos de Ecuador, Pedro Merizalde.

En la primera fila del acto, destacó el reaparecido ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, López; “Nicolasito” Maduro, el hijo del jefe de Estado; y el embajador cubano en Venezuela, Rogelio Polanco.

El evento, llamado “Opep: 55 años defendiendo recursos soberanos”, se hizo luego que Maduro fracasara -por segunda vez en este año- en su intento de convocar una cumbre de países Opep y no Opep para estabilizar los precios del petróleo.

Maduro, consideró que “es el momento” para que la Opep convoque a una reunión de jefes de Estado de los países productores de crudo, dentro y fuera del grupo. “Pisos base del precio del petróleo, inclusive por regiones del mundo, es parte de la propuesta que prepara Venezuela para presentarla tanto a los países de la Opep, como a los no integrantes del cartel, para los efectos de garantizar la inversión necesaria y el crecimiento del sector”, explicó ante los asistentes del acto.

El Presidente también se refirió a la cumbre Opep realizada en Caracas en el año 2000 por el expresidente Hugo Chávez, en la que logró reunir a todos los jefes de Estado del cartel petrolero para analizar el mercado de ese entonces.

Ese evento fue recordado en una gigantesca foto en la que aparecían los dignatarios que asistieron a la cita convocada por Chávez en Caracas; y que flanqueó ahora a Maduro.

La última vez que la OPEP celebró una cumbre de jefes de Estado fue en Arabia Saudita en 2007, cuando el crudo se dirigía a un récord de 147 dólares por barril registrado un año después.