Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Manifestaciones en EEUU contra la ofensiva antiaborto

Aborto
21/05/2019
|
FOTOGRAFÍA: EL COMERCIO

Muy preocupadas pero dispuestas a luchar, las estadounidenses se manifestaron este martes para defender el derecho al aborto, que 46 años después de haber sido validado por la Corte Suprema, es objeto de una ofensiva sin precedentes en estados conservadores.

Centenares de personas se congregaron a mediodía delante del edificio del máximo tribunal en Washington para denunciar las leyes de unos quince estados, entre ellos Alabama y Georgia, que prohíben o restringen drásticamente el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo.

Denunciando una guerra contra las mujeres, los manifestantes -entre los cuales se encontraban varios candidatos demócratas a la Casa Blanca- instaron a los nueve jueces del alto tribunal a no ceder en esta ofensiva inédita.

“La Corte Suprema debe respetar Roe v. Wade”, dijo Judy Gelber, de 61 años de edad, en referencia al fallo histórico de 1973 que legalizó el derecho de las mujeres a abortar mientras el feto sea inviable, es decir cerca de la semana 24 de gestación.

“Yo estoy muy preocupada. No sé cómo habría hecho si no hubiera sido legal”, agregó esta madre de dos niños, que confió haber abortado en su juventud.

Es una catástrofe, lanza Robin Pereira, de 23 años de edad, que dice estar furiosa y decepcionada pero no sorprendida. La joven asegura que después de la elección de Donald Trump, se sabía que reducirían sus libertades en el tema reproductivo.

Durante su campaña, el multimillonario republicano sedujo a la derecha religiosa prometiéndole nombrar a la Corte Suprema solo jueces contrarios a la interrupción voluntaria del embarazo. Y cumplió: llevó a dos nuevos magistrados a la máxima corte, haciendo inclinar la balanza en octubre hacia el campo conservador, con cinco de los nueve jueces.

Impulsados por este nuevo equilibrio, varios estados aprobaron leyes que restringen severamente el aborto, con el propósito explícito de generar una oportunidad para que la renovada corte revoque su decisión de 1973.

2020

Alabama es el que más lejos llegó en esta lógica. Una ley, promulgada la semana pasada, equipara aborto con homicidio y establece penas de hasta 99 años de cárcel para los médicos que lo practiquen. Prevé una única excepción en caso de peligro vital para la madre, pero no en casos de violación o incesto.

En la misma línea, Kentucky y Mississippi, prohibieron la interrupción del embarazo desde el momento en que se puede detectar el latido fetal, es decir en torno a las seis semanas de gestación, mientras Misuri lo prohibió a partir de las ocho.

“Yo estoy muy preocupado: derechos que pensábamos conquistados desde hace 50 años podrían desaparecer tranquilamente”, dijo Zak Butterfield, de 45 años de edad, quien estima que ahora es necesario poner a las personas adecuadas en el Senado y la Casa Blanca.

Según la Constitución, el presidente de Estados Unidos designa de por vida a los jueces del Tribunal Supremo, que luego son confirmados por el Senado. Dos jueces progresistas son octogenarios, por lo que un segundo mandato de Trump podría anclar por muchos años a la institución en el conservadurismo.

Se espera que el tema ocupe un lugar central en la campaña para las elecciones presidenciales de 2020, mientras dos tercios de los estadounidenses creen que el aborto debe ser legal, según un estudio realizado el año pasado por el Instituto Pew Center.

Varios candidatos a las primarias demócratas, entre ellos Amy Klobuchar y Pete Buttigieg, participaron en la manifestación en Washington.

“Lucharemos por estos derechos humanos básicos”, dijo la senadora Kirsten Gillibrand, otra aspirante.

Más manifestaciones se llevaban a cabo este martes en California y Nueva York, pero también en el sur religioso y conservador, conocido como el cinturón bíblico.