Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

María Carolina García reúne fondos para hacer su doctorado en Lisboa

maria carolina GOFundme
14/09/2018
|
POR MILAGROS SOCORRO @MILAGROSSOCORRO

“El sueño es el motivo para continuar”. Esta frase está en mis apuntes del curso ‘Cuatro dramaturgos norteamericanos”, que tomé como parte del Diplomado en Artes Liberales, ofrecido por la UCV entre 2015 y 2016. La cátedra, que abría fuegos con Eugene O’Neill, estaba a cargo de María Carolina García Martínez (Caracas, 1985), para quien “los héroes de O’Neill rechazan las libertades parciales porque aspiran a la libertad total”.

Licenciada en Artes y magíster en Teatro Latinoamericano, ambos obtenidos en la UCV, a sus 30 años María Carolina “Maca” García ya era una académica muy solvente. Sus clases son una mezcla muy estimulante de erudición y búsquedas personales. Esto se debe a que es muy estudiosa, indaga en las fuentes con gran rigor, al tiempo que es creativa y apasionada, por lo que sus clases presentan un punto de vista particular.

La línea de investigación en la que se ha desarrollado su trabajo es el Nuevo Teatro Político Latinoamericano. Para ello contó con “maestros extraordinarios”, dice. “Tres de ellos fueron determinantes: Leonardo Azparren Giménez, mi tutor académico y figura fundamental en mi formación como investigadora; Santiago Sánchez Espinoza, de quien aprendí el valor del gesto y el detalle en la puesta en escena; y Xiomara Moreno, que me enseñó el valor de la palabra teatral”.

Además de profesora de la Cátedra de Historia y Teoría del Teatro, en el Departamento de Artes Escénicas de la UCV, Maca es docente del programa de Maestría en Teatro Latinoamericano. Más allá de las aulas, es directora de teatro. Durante 8 años dirigió, junto a Carlos Alzualde, la agrupación Trasunto, “un proyecto que empezó como actividad extracurricular en el Colegio La Concepción, de Montalbán, y se transformó en espacio para la formación de jóvenes actores”. Por si fuera poco, trabajó por tres años en la Escuela de Letras de la UCAB y se desempeñó como columnista para la revista digital Esfera Cultural.

Notable trayectoria para alguien tan joven. Pero no era suficiente. Maca quiere seguir formándose. Hizo una investigación sobre los programas de posgrado en todo el mundo y decidió proponerse para el doctorado en ‘Estudios de Teatro’ de la Universidad de Lisboa. “Allí encontré una vertiente distinta de los estudios teatrales, que no tiene un enfoque de carácter histórico sino teórico-metodológico, que es lo que más me interesa. Como investigadora del teatro y docente, requiero actualización en este sentido. El trabajo en la universidad nos obliga a mantenernos en una búsqueda constante de estrategias metodológicas innovadoras”.

Ahora estamos ante dos noticias: una buena y una mala. La buena es que la Universidad de Lisboa la aceptó como doctoranda (muy lógico, por cierto) y la mala es que Maca no tiene dinero ir a Portugal y mantenerse mientras dure el doctorado.

Decidió, pues, hacer una campaña para levantar fondos. Pero, como mucha gente del teatro, Maca es tímida. Es una de las paradojas de ese oficio. “Cuando vi todos los requisitos para el visado pensé que no lo lograría, porque había una serie de exigencias que, en mi situación, con mi sueldo de profesora universitaria, no podría cubrir. Se me vino el alma al piso. ¡Había logrado la admisión en el programa, pero no podría seguirlo, porque no tengo el dinero para ello! Me sentí abrumada”.

Maca salió del consulado de Portugal, en Campo Alegre, con un nudo en la garganta. Esa noche se reunió con amigos a quienes les dio una noticia buena y una mala… “Mis amigos, seres entrañables que siempre han tenido una enorme fe en mí, se negaron a aceptar que tendría que renunciar a mi sueño. Al contrario, ese era el motivo para continuar. Insistieron. Me ayudaron a ver el plan de forma objetiva. Si antes no me había rendido, por qué iba a hacerlo ahora. Tendría que hacer una campaña para recoger fondos. Una de ellos, que vive fuera de Venezuela, se ofreció a ayudarme con eso. Y así empezamos”.

Ahora la campaña avanza con viento a favor. Pueden ayudar quienes tengan una cuenta en el extranjero o en moneda extranjera. “Hay que entrando en el portal de GoFundMe en el link de la campaña.

Es muy sencillo y seguro. Incluso, puede preservarse la identidad del benefactor.

Lo más urgente en estos días es conseguir el dinero para el pasaje. “Comprarlo en bolívares es prácticamente imposible. El proceso de obtención de divisas es tan complejo que en la realidad es imposible. Por eso impulsamos la campaña”.

Maca tiene que estar en su pupitre en Lisboa a finales de octubre.