Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Un muerto deja ataque de colectivos a opositores en Catia

Tiroteo-Consulta-Popular---Miguel-Gutiérrez-EFE
16/07/2017
|
FOTOGRAFÍA: MIGUEL GUTIÉRREZ | EFE

Motorizados armados atacaron el “punto soberano” ubicado junto a la iglesia El Carmen, en la avenida Sucre de Catia. La arremetida dejó a una mujer asesinada, tres heridas y a unas 400 personas secuestradas dentro del templo por dos horas.

Ni si quiera el aguacero los hizo retirarse. Mientras más llovía, más fuerte era el asedio contra la iglesia El Carmen, ubicada en la avenida Sucre de Catia. La Policía Nacional Bolivariana, ataviada con su nuevo uniforme camuflado servía de barrera. Era lo único que impedía que simpatizantes del gobierno nacional –muchos con franelas rojas– se fueran encima de los ciudadanos que se encontraban resguardados dentro del templo.

“Asesinos” y “fascistas”, les gritaban. Omitiendo que cerca de las dos de la tarde un grupo de alrededor de 100 motorizados disparó contra la multitud, que esperaba para participar en el llamado a consulta popular convocado por la Asamblea Nacional.

Las balas segaron la vida de Xiomara Scott, enfermera del Hospital Pérez Carreño de 61 años de edad y dejaron lesionadas a otras tres mujeres: Mary Bordanos, de 50 años, herida en la pierna; Flor Sánchez, de 59 años, herida en la pierna; y Nerys Alcalá, de 60 años, a quien hubo que intervenir en el Hospital Periférico de Catia por un balazo recibido en el tórax.

Sentados en la Emergencia del centro asistencial estaban los familiares de Alcalá. “La hirieron junto a la mujer que mataron, aunque no estaban juntas”, declararon. Se supo que Alcalá fue a votar, invitó a algunos familiares y conocidos, pero nadie pudo acompañarla. Su familia se enteró del hecho porque un vecino de Gramoven la vio y les avisó.

El Ministerio Público comisionó al fiscal 124º del Área Metropolitana de Caracas, Juan Carlos Toro, para investigar el suceso. De acuerdo con la versión de esta institución, Scott falleció minutos después de haber ingresado al Periférico.

Una comisión especial de la División contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se trasladó hasta la avenida Sucre para realizar las pesquisas correspondientes.

Una mujer que presenció el ataque dijo:

“Mientras que las personas estaban tranquilas para ejercer su voto, llegó un grupo de personas vestida de negro, disparando, hicieron correr a varias personas. Fue horroroso, la gente empezó a correr y ahora hay amedrentamiento. No se pudo terminar de ejercer el voto”. 

 

Tiroteo-Consulta-Popular---Miguel-Gutiérrez-2-EFE Tiroteo-Consulta-Popular---Miguel-Gutiérrez-3-EFE

Fotos: Miguel Gutiérrez | EFE

El asedio

 

Antes, frente al Parque del Oeste Alí Primera confluía el simulacro electoral convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el “punto soberano”. Los primeros bailaban, celebraban y hacían trencitos. Los segundos gritaban consignas cada vez que pasaba un camión de orden público cargado con funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado.

Ambas actividades apenas eran separadas por un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Quienes vieron lo que ocurrió denuncian que ni los manifestantes chavistas ni la Policía Nacional Bolivariana (PNB) hicieron algo para evitar el ataque.

Después de los tiros, la multitud corrió hacia la iglesia, en donde se celebraba una misa en conmemoración del día de la Virgen del Carmen, patrona de ese santuario. Por más de dos horas, unas 400 personas estuvieron secuestradas en ese recinto.

Afuera, un camión con cornetas y un animador chavista arengaba a la multitud, pues para ellos “el fascismo no pasa a Catia” y la iglesia El Carmen “es la iglesia del fascismo”. Dentro, la historia era otra. Los fieles rezaban y un joven convulsionó. En la casa parroquial se encontraba el cardenal Jorge Urosa Savino, quien medió con los funcionarios de la PNB para facilitar la salida de los ciudadanos.

Pasadas las 3:00 pm, el templo estaba rodeado de policías. Hasta la reja de entrada metían los autobuses que utilizaron para sacar a los ciudadanos que estaban dentro. Apenas se asomaron por la entrada del templo, los gritos de los de afuera se hicieron más fuertes. “Esto no es Chacao. Vete para tu Chacao”, “guarimberos”, “fascistas” y “asesinos”, insistían.

Una joven salió del templo en compañía de una mujer mayor que apenas hablaba:

“Nosotros estábamos en una misa dentro de la iglesia. Motorizados dieron vueltas alrededor. Los policías no los dejaron pasar y empezaron a lanzar plomo. La gente se metió enseguida a la iglesia. Nos tuvieron una hora y media encerradas. Estaban los colectivos lanzando plomo y había música por todos lados”

 

Angélica Camacho sí estaba en la cola para votar:

“Llegaron los colectivos y la policía no hizo nada. Ese uniforme les queda grande. Nos agredieron. Nos secuestraron dentro de la iglesia los asesinos eso. Temí por mi vida. Son unos asesinos”. Al retirarse un hombre le lanzó una piedra a ella y a su grupo.

 

El desalojo de la iglesia tomó al menos una hora. Del sitio salieron nueve autobuses.

PNB-Iglesia-Nuestra-Señora-del-Carmen-Emily-Avendaño

Iglesia-del-Carmen-Emily-AvendañoFotos: Emily Avendaño/El Estímulo


escorts london