Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Nunca se sabe

VENEZUELA-CRISIS-EU-GUAIDO-IGLESIAS
15/07/2019
|
FOTOGRAFÍA: AFP

Es obvio que la comunidad internacional prefiere una salida política a la crisis venezolana. Es la menos costosa para todos y, principalmente, sería la más rápida

La preferencia por una vía pacífica, necesariamente negociada, es explícita en varios actores como el Grupo de Lima y la Unión Europea y el Grupo de Contacto por ella promovido que la excede e implícita en otros como los Estados Unidos, por hablar de los que han estado claramente al lado de la aspiración mayoritaria de un cambio en la dirección del respeto el derecho venezolano y el internacional. También el Vaticano, cuya posición atiende en todo caso a principios y valores que se sustentan en la dignidad de la persona.

El dato interesante es que allí también se anotan China y Rusia, con evidentes intereses en nuestro país, y no puede interpretarse automáticamente que lo hagan para seguir el juego a Maduro en darle largas a una situación, seamos francos, insostenible. Ya sus cancillerías lo han dicho: están por un diálogo que busque soluciones y dispuestos a entenderse con un gobierno distinto.

Lo que todos, sin excepción admiten es que en Venezuela existe una crisis. Hay diferencias acerca de la incidencia de las sanciones en ella, pero todos saben y reconocen que es más ancha y más profunda, que su causalidad es distinta y anterior a éstas. Al insoportable cuadro socio-económico, desesperante para más y más compatriotas, se agrega la situación de los derechos humanos, ahora recogida en el informe de la Alta Comisionada de Naciones Unidas Michelle Bachelet, cuya relación es abrumadora. El régimen es cada día más impresentable para quienes quisieran defenderlo y su descrédito pesa sobre la credibilidad y las posibilidades de recuperación del país.

A nosotros los venezolanos, sea cual sea nuestra opinión en política nacional, no es necesario que venga de afuera alguien a decírnoslo. Lo sabemos porque lo vivimos. La cosa está peor. También cree la mayoría de nosotros que al grupo en el poder esto no le importa, aunque debería y que por lo tanto querrán repetir lo de 2014, 2016 y 2018. Prolongar los diálogos sin intención de ceder en nada fundamental.

Me parece que si nuestros gobernantes piensan así cometen un error mayúsculo. El empeoramiento de la situación venezolana es el que ha ido cambiando el cuadro internacional. Los millones de emigrados cuyo crecimiento es exponencial, exportan nuestra crisis y presionan a los gobiernos a ayudar a resolverla. La permanencia de Maduro y su equipo en el poder acelerará ese incremento. No hay quien no cuente con eso. Y la combinación del cuadro internacional adverso con uno nacional en franco deterioro ¿No repercute en la descomposición de la base de respaldo? ¿No amenaza con desmoronar anteriores solideces?

Ojalá el grupo en el poder no desperdicie, como en ocasiones anteriores, esta oportunidad de cooperar en una solución política a la crisis. Nunca se sabe cuándo será la última.