Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Opinión | Alberto Fernández no se desmarca del chavismo, sino que lo reivindica

Alberto-FernandezAA
19/08/2019
|
TEXTO: LUIS E. FIDHEL GONZALES / FOTO: ARCHIVO

Se ha interpretado que las declaraciones del candidato presidencial peronista Alberto Fernández sobre Venezuela pueden considerarse una “ruptura” con Nicolás Maduro. No es así. El apoyo internacional y latinoamericano al gobierno de transición venezolano se comienza a debilitar; iniciándose con la presidencia de Manuel López Obrador.

Sobre la naturaleza democrática del gobierno de Hugo Chávez se cuestionó tempranamente cuando fue elegido en 1998. El embajador norteamericano de la época, John Maisto, al preguntársele sobre la tendencia democrática o dictatorial advertía que había que juzgarlo “por lo que hacía y no por lo que decía”.

Los hechos del 11 de abril del 2002, la acción opositora se fundamentaba en denunciar el carácter autoritario del gobierno de Chávez; contrariamente la Organización de Estado Americanos en Junio del 2002 – Bridgetown, Barbados– estableció que hubo una “grave alteración del orden constitucional y una ruptura de la democracia en Venezuela”; ratificaron en el Vigésimo Noveno Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General: “satisfacción por el restablecimiento del orden constitucional y del Gobierno democráticamente
elegido del Presidente Hugo Chávez Frías”.

A raíz del referéndum revocatorio del 2004, el Consejo Permanente de la OEA -27-08-04- aprobó la Resolución por unanimidad haciendo un reconocimiento al pueblo de Venezuela y a sus instituciones políticas democráticas por la conducta cívica demostrada en el proceso refrendario y al presidente Hugo Chávez Frías por haber logrado una ratificación exitosa de su mandato.

Una serie de tesis sostenían que a pesar de la “fuerte propensión autoritaria” del chavismo acentuada por el “temperamento autocrático” de su líder, no significaba que podría definirse lo que existe como dictadura y mucho menos como un régimen totalitario. El margen de democracia y legalidad no habían desaparecido y los “rasgos formales” de la vida democrática por lesionados que estuviesen sobrevivían pero encontrándose permanentemente en el peligro que el chavismo los reduzca cada vez mas. Sin embargo se daba un significativo margen para la acción política.

Chávez había contribuido de manera determinante a auxiliar regímenes populistas particularmente en la construcción de la estructura hegemónica de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en la República Argentina en diferentes niveles de acercamiento facilitado por la debilidad de la oposición. Se sugiere que se proporcionó apoyo a grupos políticos radicales de izquierda previamente reclutados antes de asumir el poder el régimen kirchnerista.

Ha destacado el “rescate” de la economía argentina en situación de atraso de su deuda externa. El gobierno venezolano compro deuda calculada en cinco millardos de dólares en bonos argentinos y emitió los llamados “bonos del sur” – 2006 – criticado por la oposición venezolana al asumir pasivos de otro país. Había dado apoyo directo a movimientos populares identificados con el kirchnerismo como el sector sindical de Luis D´ Elia o Hebe Bonafini – Madres de la Plaza de Mayo- y doctrinario a la juventud kirchnerista conocida por “La Campora” cuyos representantes a pesar de su formación tecnócrata habían comenzando a formar parte del gobierno particularmente de Cristina Fernández; tras el fallecimiento de Néstor han mantenido viva su imagen política.

Se denuncia haber proporcionado ayuda liquida en dólares incluso fuera de los canales regulares particularmente para la campaña presidencial de Cristina Fernández evidenciado en el sonado caso del “maletín de Antonini Wilson” cuya investigación fue negada por la presidente de la Asamblea Nacional venezolana de la época Cilia Flores a pesar de los reclamos opositores. El gobierno venezolano expresamente felicito y ofreció ayuda técnica en ocasión de los decretos de renacionalización de la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) cuyo accionista mayoritario fue la empresa REPSOL originando un conflicto diplomático con el gobierno español; pero se considero
discriminatoria al no afectar la participación accionaria del socio minoritario argentino el Grupo Petersen cuya propiedad estaría relacionado con un banquero cercano al entorno Kirchner.

El conflicto en las dos presidencias de Cristina con los medios de comunicación privados particularmente el grupo El Clarín reflejaría la poca tolerancia con medios críticos.

El 23 de enero del 2014, se producen los hechos identificados por “la salida” en Venezuela contra el gobierno de Nicolás Maduro impulsado por los líderes de oposición Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado. López en un discurso pronunciado ese día, señalo la “necesidad de transitar hacia un cambio de sistema no sólo un cambio de gobierno, un cambio de modelo” e invoco esta fecha -23-01-1958- para recordar la “esencia de la rebelión de un pueblo” que se puede levantar ante la opresión y tienen el derecho ante un gobierno que busca la imposición, el autoritarismo, la antidemocracia, la corrupción y la ineficiencia como forma de gobierno. Se realizaron una serie de manifestaciones y movilizaciones reprimidas por el gobierno ocasionando un saldo lamentable de personas asesinadas y lesionadas en los próximos meses.

Mauricio Macri principal candidato de la oposición, líder del frente Cambiemos, prometió en una conferencia de prensa en Buenos Aires que si llega a ser presidente exigirá a Nicolás Maduro la libertad inmediata de Leopoldo López quien había sido encarcelado. Y si no se lograba, como era previsible, pedirá una reunión de los países del Mercosur al que pertenecía Argentina como Venezuela, para reclamar la aplicación de la Cláusula Democrática que está recogida en el acuerdo de Mercosur. Insistiendo “Lo tenemos muy claro, Maduro debe respetar las libertades”. Macri, denunciaba la exportación del chavismo a la Argentina a través de los gobiernos de Néstor Kirchner y
Cristina Fernández en consecuencia se considerada aliado natural de la oposición venezolana.

El 23, de noviembre del 2015,  Macri, se impone en una histórica segunda vuelta de las elecciones presidenciales, con un 100% de las mesas escrutadas, apuntándose un 51,4% de votos, frente al 48,6% del oficialista Daniel Scioli, del gobernante Frente para la Victoria. Según La Dirección Nacional Electoral, el nivel de participación en las elecciones había sido de casi el 78%.

Nicolás Maduro aseveraría en un acto de campaña electoral para las elecciones parlamentarias venezolanas del 2015: “Sé lo que les digo: el pueblo argentino está listo para luchar” contra Macri,  haciendo así un llamamiento al levantamiento popular contra el Gobierno del presidente electo de Argentina, que asumirá el mando 10 de diciembre del 2015.

Durante la celebración de los resultados electorales, Mauricio Macri, presidente electo estuvo acompañado por Lilian Tintori esposa de Leopoldo López, su presencia en el comando de campaña del partido Cambiemos suponía lo que había confirmado en su primera rueda de prensa: que va muy en serio en su intención de pedir en la próxima cumbre de Mercosur, el 21 de diciembre en Paraguay, de aplicar la Cláusula Democrática a Venezuela y se le suspenda como miembro del bloque “por los abusos en la persecución a los opositores y a la libertad de expresión”.

El Defensor del Pueblo para la época, Tarek William Saab, acusó al presidente electo Mauricio Macri, de atacar a Venezuela por instrucciones del Gobierno estadounidense y pronosticó que terminará “aislado” en la región. “simplemente cumple un libreto, un guión que le da la política exterior estadounidense” para “tratar de dividir Unasur, para tratar de dividir a Mercosur y creo que quien va a terminar aislado va a ser él”, declaraba a los medios Saab.

Se originaron fisuras entre el presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup con el nuevo gobierno argentino de Macri al proponer la representación argentina que presidia el Consejo Permanente de la OEA una “declaración conciliatoria” de dialogo abierto entre el gobierno y oposición ratificada por la canciller argentina Susana Malcorra, asegurando que el gobierno de Macri prioriza el diálogo por encima de cualquier otro mecanismo para encontrar una salida a la crisis venezolana. “No hay forma de resolver el problema de un país importando la solución desde afuera”.

Macri se había mostrado a favor de la aplicación de la Carta Democrática en el caso venezolano cuando fue candidato presidencial. La canciller argentina consideró para el momento que la activación de la Carta Democrática para Venezuela aunque más particularmente la “Clausula Democrática” “puede ser un elemento” utilizado en un ámbito como la OEA, pero “no necesariamente sirve” para resolver la situación venezolana; insistió “el diálogo entre las partes es la mejor manera que tienen los venezolanos” aclarando que el pedido realizado por Macri para aplicar la Carta Democrática “tenía que ver con las elecciones” legislativas del año 2015.

El ministro de Gabinete Marcos Peña ratifica al respecto: “Simplemente consideramos que en este momento nuestro mayor aporte a nivel regional es en poder promover un camino de diálogo para que los venezolanos puedan encontrar una solución a esta crisis política… es importante entender que la cláusula democrática tampoco es la solución a ningún problema”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) en la cuadragésima octava Asamblea General celebrada en Washington aprueba una resolución que considera ilegítimas la elección presidencial del 20, de mayo del 2018, en la que fue reelecto Nicolás Maduro al no haber contado con las garantías para considerarse un “proceso libre, justo, transparente y democrático” careciendo de legitimidad por no cumplir con los estándares internacionales y no participación de todos los actores políticos venezolanos. Activa el proceso suspensión de la membrecía en base a la Carta Democrática Interamericana. Fueron 19 países que decidieron sancionar a Caracas, 4 miembros rechazaron
el documento – Bolivia, San Vicente y la Granadinas, Dominica y Venezuela-.

Mauricio Macri califica al presidente Nicolás Maduro como un dictador. Afirmó que, junto a las acciones del Mercosur y la OEA, seguirá “batallando” a favor de los venezolanos, que sufren las consecuencias del desastre. Afirmo que en Venezuela no hay “una democracia real” sino  “una dictadura que no respeta ningún derecho humano”.  Maduro es un dictador: “Absolutamente. Tiene políticos opositores en prisión sin cargos reales”.

Tras reunirse con el presidente brasileño Jair Bolsonaro en Brasilia, resaltó que ambos países mantienen la misma postura hacia Venezuela: “Reafirmamos nuestra condena a la dictadura de Nicolás Maduro (…) La comunidad internacional ya se dio cuenta, Maduro es un dictador que busca perpetuarse en el poder con elecciones ficticias”.

Macri destacó que es inadmisible el “intento de victimización” de quien es victimario, en alusión a Maduro, al que acusó de estar llevando a los venezolanos a una situación “desesperante y agónica”. El presidente argentino también afirmó que la Asamblea Nacional es la “única institución” legítima en el país, porque fue elegida democráticamente por el pueblo venezolano.

El proceso de elecciones primarias de agosto de 2019 en Argentina, son abanderados como candidatos del peronismo para los cargos de presidente y vicepresidente Alberto Fernández y Cristina Fernández respectivamente; aventajando por un porcentaje considerable a Mauricio Macri.

Con respecto a la situación venezolana, Alberto Fernández aseveró: “Yo siempre he dicho que tiene un régimen autoritario y se hace difícil defenderlo. Es un gobierno de origen democrático porque la gente lo votó pero ha cometido excesos”.

Para Fernández el gobierno de Nicolás Maduro tiene origen democrático, lo cual niega la Resolución de la OEA y Grupo de Lima que sostiene que las elecciones del 20, de mayo del 2018, que reeligió a Maduro, son nulas e ilegítimas. Así también parece rescatar .las tesis que sostienen que a pesar de las tendencias autoritarias del chavismo, todavía subsisten los espacios democráticos