Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Oscar Pérez evade a la poderosa Fuerza Aérea venezolana con un helicóptero robado

Wikipedia

Venezuela posee la cuarta Fuerza Aérea más poderosa de América Latina, después de las de Brasil, Colombia y México, pero su gobierno necesitó 24 horas para encontrar un vistoso helicóptero de transporte que el martes atacó la sede del ministerio del Interior y la Tribunal Supremo de Justicia, a pleno sol bajo un cielo luminoso de Caracas.

Un helicóptero azul, Airbus Bolkow Bo-105 de la policía científica CICPC andaba extraviado en Venezuela desde la tarde del martes, fue finalmente localizado en “un helipuerto clandestino” en Osma, en el litoral central, a pocos kilómetros en línea recta de Caracas, en la vertiente norte del cerro Ávila.

A juzgar por las fotos oficiales, donde se exhiben guardias armados en plan amenazante, la nave fue abandonada en medio de un nebuloso cambural, (o plantación de bananas, para el público extranjero).

Unos 50 kilómetros en línea recta separan el centro de Caracas de Osma, según el trazado que nos permite hacer la aplicación Google Earth. Como el Bo-105, de fabricación alemana, puede desarrollar una velocidad de crucero de 204 kilómetros por hora, esto significa que en el mejor de los casos necesitó 15 minutos para llegar a su clandestino cobijo.

Claro, hay que considerar que necesitó más tiempo, porque después del ataque terrorista fue visto por varias personas cruzando los cielos de Caracas, con la misma naturalidad con la que poco antes había aterrizado en la azotea de un edificio en La Trinidad para birlarse una pancarta colgada por los vecinos pidiendo la aplicación del artículo 350.

Además, en su huida tuvo que sortear las pronunciadas laderas de la Cordillera Central, que en Caracas adquiere el nombre genérico de El Ávila, cuya altura promedio es de 2.144 metros. Eso supuso otro desafío: la velocidad de la aeronave en ascenso es de 480 metros por minuto, o sea, necesitó unos cuatro minutos adicionales para ponerse en esa velocidad de crucero.

Que se sepa oficialmente, todavía no había rastros del paradero de sus tripulantes, aunque en el más puro estilo cinematográfico, hay rumores de que llegaron a una playa del litoral y huyeron en una lancha, lancha rápida, por su puesto. El gobierno andaba pidiéndole ayuda a la población para que reporte a través del 911 si ha visto al piloto de la nave de los resabiados, como quien pregunta por un perro o por un carro robado.

Y eso que “los terroristas” capitaneados por el policía Oscar Pérez ejecutaron sus espectaculares ataques a pocos metros del palacio de gobierno de Miraflores y se marcharon volando tranquilamente, sin ser interceptados por los modernos caza bombarderos de la gloriosa Fuerza Aérea Bolivariana, esos que son exhibidos con pompa y voces engoladas a cada aniversario de la Aviación Militar y cada 5 de  Julio, Día de la Independencia nacional.

Y eso que el mismísimo presidente de la República, Nicolás Maduro, dijo pocos minutos después del evento que había activado TODA la defensa aérea y táctica del país para capturar la aeronave. Este miércoles, el ministro del Interior, el general Néstor Reverol, dijo que emitió una alerta roja de captura en la Interpol, lo que hace suponer que el osado Rambo criollo salió del país.

Y eso que en Caracas está prohibido hasta volar un simple dron de juguete y hay una base militar, la Francisco de Miranda, en La Carlota, donde nadie puede ni asomarse por las rejas exteriores, so riesgo de muerte o prisión. De allí por cierto fue “hurtada” la aeronave, según la versión oficial.

Pero, ¿de qué  tamaño es el rival aéreo desafiado por el piloto Oscar Pérez?

Según publicaciones especializadas, como GlobalFirepower.com Venezuela ocupa el lugar 41 entre 131 países del mundo en términos de poder de su fuerza armada.

En capacidad aérea, en helicópteros, ocupa el lugar 42, con 88 unidades. Argentina, que tiene un territorio tres veces más grande que  defender, está en el lugar 45, y Chile, con una tradición militar y 6.000 kilómetros de largo, está en el lugar 47, con sus 84 helicópteros.

Con sus 280 aeronaves en total, Venezuela tiene la 33va fuerza aérea mejor dotada del mundo según un índice compuesto que toma en cuenta indicadores clave. Brasil ocupa el lugar 17, Colombia, que lleva más de 50 años de guerras intestinas en su intrincado territorio, está de 28 y México, tres veces más extenso que Venezuela, está en el lugar 29 en el ránking.

Del total de aeronaves venezolanas, 39 son aviones de intercepción y combate, 33 de ataque, 143 de transporte, 96 de entrenamiento, 10 helicópteros de ataque.

El país además posee 52 lanzacohetes y 444 aeropuertos y pistas de aterrizaje, además de un complejo y millonario sistema de radares que según la retórica del gobierno da para creer que puede detectar hasta una mosca que intente violar el espacio aéreo del país.

El presupuesto total de Defensa de Venezuela es unos $4.000 millones anuales, comparado con los $12.145 millones de Colombia, según GlobalFirepower.

No hace falta ser el Super Agente 86 para descubrir la dotación aérea de Venezuela, hasta Wikipedia, citando publicaciones especializadas, da cuenta de cuáles son las aeronaves operativas en Venezuela hoy.

Entre los más importantes están los 23 aviones rusos Sukhoi Su-30, de combate y reconocimiento, que tienen un costo cada uno de entre 33 y 45 millones de dólares; 16 naves F16, de fabricación estadounidense, unos viejos caza, comprados hace 30 años, cuando la anterior bonanza petrolera; hay también 1 Falcon 20, francés, un Boeing 707, 19 Embraer de reconocimiento; 10 helicópteros MI 17 hechos en Rusia y 6 Eurocopter AS 523, franceses; 24 Diamond DA 40 y 6 Diamond DA 42, todos de reconocimiento; y 12 SIAI-Marchetti SF 260 italianos, de entrenamiento básico. También hay 12 Ghods Mohajer, fabricados en Irán.

Por su puesto, la joya de la corona de este poder aéreo bolivariano nutrido con petróleo, es la flota de Sukhoi, que según datos del fabricante es capaz de detectar un camión a 100 kilómetros de distancia, y disparar misiles aire aire con alcance de 160 kilómetros.

Además con su récord de velocidad de 2.550 kilómetros por hora, significa que en dos minutos pudieron haber  llegado a Caracas después de despegar de su base en Palo Negro, Maracay, para persuadir al escurridizo Oscar Pérez y su helicóptero de transportar policías.

escorts london