Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Paludismo azota a Carabobo: 33 casos han sido detectados en Agua Clara

paludismoValencia
14/06/2019
|
FOTOGRAFÍA: CORTESÍA - JAVIER PALENCIA

Unos 33 casos de paludismo han confirmado en la población de Agua Clara, parroquia Canoabo del municipio Bejuma, aseguraron residentes y dirigentes vecinales de la zona ubicada en los Valles Altos de Carabobo.

Javier Palencia, profesor y líder vecinal de Canoabo, informó que los primeros casos se presentaron en las cercanías del embalse de Canoabo, el el sector conocido como El Tape, pero pensaron que se trataba de un virus porque los afectados presentaban fiebre. Esto ocurrió hace como mes y medio, aproximadamente.

Luego aparecieron otros pacientes con temperaturas elevadas y dolores de cabeza en la zona de Agua Clara que es una población rural y agrícola con unas 100 familias. Llegar a la comunidad es complicado por las deficientes condiciones de las vías.

“Fue cuando ocurrió el primer deceso que se  encendieron las alarmas”, refirió Palencia que también funge como coordinador de Asuntos Ambientales del partido Un Nuevo Tiempo en Carabobo.

Hasta la fecha han ocurrido dos fallecimientos confirmados por el paludismo, se trata de Yohan Zambrano de 35 años de edad y Jesús Tarazona de 33 años de edad. Está por confirmarse que la muerte de Zoranyelis Mendoza, de 23 años de edad, haya ocurrido por esta enfermedad, pero sus amigos y vecinos están convencidos que también falleció por la misma causa.

Palencia aseguró que el Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud) desplegó un equipo, coordinado por un médico, para establecer el cerco epidemiológico en el lugar. “Hacen enormes esfuerzos pero falta más apoyo”.

Indicó que el tratamiento está protocolizado, están abatizando y fumigando. “Se han detectado tres presuntos casos en el sector de La Sabana que es asiento de unas 400 familias que está ubicada a unos cuatro kilómetros de Canoabo”.

Henry González, habitante de Agua Clara, indicó que su esposa es una de las enfermas de paludismo, al igual que varios de sus primos que también viven en la comunidad.

“Dos han fallecido en esta zona. Cada día que pasa aparecen uno o dos casos. Lo que queremos es que nos ayuden, que nos metan la mano aquí en el pueblo a ver si no sigue cayendo gente con esta enfermedad”, recalcó el hombre que mantiene a su esposa acostada y arropada al aire libre, bajo unos árboles.

Habitantes de la zona solicitaron que la comisión de Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional también se haga presente y gestione apoyo para los enfermos.

Diez por ciento de la comunidad contagiada

El diputado de la Asamblea Nacional por Carabobo, Ylidio Abreu, dijo que la comunidad de Agua Clara en Bejuma está padeciendo la crisis que vive Venezuela.

“Esta era una enfermedad erradicada de nuestro país hace muchos años, como lo es el paludismo, y ha afectado a más de 30 personas, en una comunidad de unas 310 personas. Esto quiere decir que 10% de la comunidad está afectada por paludismo y es muy duro tener que decir que tres personas perdieron la vida por la enfermedad”, señaló el parlamentario que resultó electo por ese circuito.

El paludismo es una enfermedad que estaba erradicada en Venezuela desde 1962 cuando la Organización Mundial de la Salud reconoció a Venezuela como el tercer país del mundo en eliminar la enfermedad en su territorio, bajo la política de saneamiento y actividades médicas de Arnoldo Gabaldón, ministro de Salud de Rómulo Betancourt.

Abreu enumeró que la falta de medicina preventiva, de atención primaria, de medidas sanitarias necesarias para evitar esta patología trajo como consecuencia el brote de paludismo que ojalá teme se extienda y afecte a otras comunidades aledañas.

Indicó que si bien es cierto que los pacientes han recibido tratamiento, las condiciones de insalubridad y la falta de servicios públicos, pueden facilitar que se reproduzca el zancudo causante del paludismo.

“Hago un llamado muy concreto al ciudadano gobernador de Carabobo, al presidente de Insalud, a Insalud como institución, así como al Ministerio del Poder Popular para la Salud, a atender de forma inmediata a esta comunidad”, recalcó Abreu, que también es médico.

No solo basta con el tratamiento para aquellos que están contagiados en la comunidad de Agua Clara, sino también señala que son necesarias la instrumentación de medidas para garantizar la medicina preventiva.

“No puede ser que un país como Venezuela, con una de las más grandes reservas petroleras del mundo, tenga que padecer por estas enfermedades que estaban erradicadas”, acotó el parlamentario carabobeño.