Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Paren de matarnos”, reclaman habitantes de favelas de Rio

Favela_cantagalo
26/05/2019
|
FOTO: REFERENCIAL

Habitantes de favelas de Río de Janeiro y activistas denunciaron la letalidad creciente de las operaciones policiales en esas paupérrimas y conflictivas zonas bajo la gestión del gobernador Wilson Witzel, aliado del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Bajo el lema paren de matarnos, centenares de personas, con el apoyo igualmente de partidos de izquierda, se congregaron en la avenida costanera que va de Ipanema a Leblon, dos de los barrios más pudientes de la ciudad, próximos a populosas favelas como Rocinha, Vidigal o Cantagalo.

“Acaben con el genocidio de las favelas”, reclamaron los manifestantes, que acusan a Witzel de promover una política de gatillo fácil para acabar con la criminalidad galopante de Río.

Según el Instituto de Seguridad Pública (ISP), 558 personas fueron asesinadas en operaciones policiales en este estado entre enero y abril, un récord para ese periodo desde 1998, con aumento de 19% respecto al año pasado.

Uno de los oradores, André Constantine, del movimiento “La favela no se calla”, denunció una política de guerra contra las drogas con trasfondo de genocidio del pueblo negro.

“Cada 23 minutos, un joven negro muere asesinado en Brasil. Y de cada 100 personas asesinadas en Brasil, 77 son negras”, afirmó.

Los manifestantes expresaron preocupación por la flexibilización del porte de armas decretado por Bolsonaro, que podría beneficiar a las milicias parapoliciales que dominan vastas zonas de Río.

Y cuestionaron el proyecto de ley anticrimen presentado por el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, que prevé reducciones de pena, o incluso la absolución, de agentes que usen sus armas en situaciones de miedo excusable, sorpresa o emoción violenta.

Esa medida, vista por defensores de derechos humanos como una licencia para matar, pretende reducir la criminalidad, en un país donde en 2017 se registraron casi 64.000 asesinatos.

En algunas operaciones de este año en Río, los muertos se cuentan al por mayor.

En enero, 13 personas murieron en una incursión policial en favelas del turístico barrio de Santa Teresa. Y ocho fueron abatidas a inicios de este mes en el complejo de favelas de La Maré.

Antes de asumir el cargo en enero, Witzel amenazó con recurrir a francotiradores para abatir a personas armadas en las favelas.

A inicios de mayo, volvió a causar polémica al filmarse sobrevolando una favela de Angra dos Reis, en el sur del estado, en un helicóptero de un comando de élite, junto a un soldado que apuntaba con un fusil hacia la localidad.

A menos de un kilómetro de la protesta de Ipanema, en Copacabana, miles de partidarios de Bolsonaro denunciaron el domingo las “trabas” que el Congreso opone a los proyectos del excapitán el Ejército, como el de la legislación anticrimen.