Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Premio Luis Aparicio: Altuve vs Félix

altuve

Durante una década el premio Luis Aparicio ha sido entregado en Venezuela al jugador más destacado de las Grandes Ligas con una exactitud envidiable.

A excepción del año 2008, campaña en la que Francisco Rodríguez enamoró a los votantes con su temporada récord de 62 salvados, en cada una de las otras oportunidades, el mejor grandeliga nacido en Venezuela de cada temporada fue reconocido con el galardón con un ojo verdaderamente clínico.
En 2014, sin embargo, ese tino muy probablemente falle. Cerradas las votaciones el sábado a las 6:00 de la tarde, el exit-poll que me otorga el sensacional Twitter me ha dejado la impresión de un José Altuve victorioso.

Tengo que repetir, como lo hice hace un par de semanas, que no tengo nada en contra del camarero de los Astros de Houston. Su historia ysus guarismos me maravillan al punto de sentir real afición por su futuro y destino. Pero ese fanatismo no me lleva a ignorar lo que me resulta obvio: José Altuve no fue el grandeliga venezolano más destacado en 2014. Ese hombre se llama Félix Hernández.

Hagamos un ejercicio sencillo: ¿El mejor bate de la Liga Americana fue José Altuve? No. Altuve ganó el título de average de su circuito pero eso no lo hace “El Mejor Bate”. Victor Martínez, por ejemplo, fue mejor bate que él. José Abreu, también lo fue. Incluso Mike Trout fue superior a él.

Sí, estableció una nueva marca de hits para un venezolano y eso tiene un mérito altísimo. El tema es que su OPS (porcentaje de embasado más slugging) fue .820, el vigésimo quinto más alto de MLB.

Teniendo eso claro, vamos al otro lado: ¿Quién fue el mejor pitcher de la Liga Americana este año? Aquí no pareciera haber demasiadas disputas. Félix Hernández y Corey Kluber se yerguen sobre el resto de los lanzadores con unos números intimidantes y casi históricos.

Félix vivió, probablemente, la mejor temporada en la historia para unlanzador venezolano en las mayores. Estableció nuevas marcas de efectividad y WHIP (boletos y hits por cada nueve innings) para un abridor criollo con 2.17 y 0.915 respectivamente, liderando además su liga con esas cifras. Alcanzó 248 ponches, superando todas las marcas anteriores para un venezolano en una temporada exceptuando la que impuso Johan Santana en 2004 (265). Félix Hernández, en resumen, fue el mejor en su liga en lo que hace.

Altuve estuvo entre los mejores, pero no fue el mejor. Ya en 2010, “El Rey” perdió el Luis Aparicio ante Carlos González a pesar de haber ganado su primer Cy Young de su carrera. González se impuso en su momento con un argumento similar al de Altuve (fue campeón de bateo) pero muy superior en otros aspectos. González fue, quizás, el jugador más completo de MLB ese año y si su equipo si hubiese metido en la postemporada, muy probablemente hubiese ganado el MVP de la Liga Nacional. Ese no es el caso de Altuve este año. Incluso con la magia que mostró con su bate y con la supersónica velocidad que exhibió en las bases, cualquier análisis objetivo de “valor” sobre un terreno de juego nos dirá que el camarero fue un brillante astro de menor magnitud que la Supernova valenciana que hace vida en los Marineros de Seattle.

Lamentablemente (o afortunadamente, aún no lo sé) los votantes a estos premios no siempre se dejan llevar únicamente por argumentos numéricos actuales o por números, si eso vamos. En la balanza que usan para medir a los candidatos existen otros elementos que hacen del resultado de la elección más impredecible de lo que debería ser. Aún así, sospecho saber el resultado. Sospecho que veré al “Rey” marchando a casa sin el premio por segunda ocasión a pesar de haber ganado el Cy Young de su liga. Sospecho que Altuve se llevará a casa su galardón y que seguiremos, por los momentos, obviando lo que nos dicen los números. Sospecho, en todo caso, que todavía tendré cosas que decir en este deporte.