Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Prohíben al monseñor Mario Moronta oficiar misa en Centro Penitenciario de Occidente

Monseñor Mario Moronta
18/04/2019
|
FOTOGRAFÍA: ROSALINDA HERNÁNDEZ

Como ya es costumbre desde hace algunos años, el obispo de San Cristóbal celebra cada Jueves Santo la eucaristía en el Centro Penitenciario de Occidente, ubicado en Santa Ana del Táchira. Pero este 18 abril no fue posible porque se prohibió el ingreso a la capilla del reclusorio por “órdenes superiores” al monseñor Mario Moronta.

Como todos los años, dijo el sacerdote, “cada jueves Santo celebro en el Centro Penitenciario de Occidente. Es la oportunidad de compartir con los privados de libertad el mandamiento nuevo del amor y la institución de la Eucaristía, además de lavar los pies a algunos de ellos y nos acercamos a cada uno para ofrecerles un gesto de fraternidad y una palabra de aliento”.

“Esta mañana hacia la 8:00 am al llegar allá, el capellán me aguardaba para decirme con preocupación que no permitían que entrara y celebrara. Eran órdenes superiores a pesar de que todo estaba preparado”, informó la máxima autoridad de la iglesia católica en Táchira.

Moronta indicó que en la Constitución venezolana, además de los derechos fundamentales que brotan de la dignidad humana, se declara la libertad de culto si conlleva el recto desarrollo del ministerio sacerdotal.

“No se trata de un acto cualquiera ni mucho menos de tipo político. La ceremonia de hoy expresa la caridad y en el caso de los privados de libertad es una manifestación de la opción preferencial por los pobres. En una auténtica democracia, con libertad y justicia, eso no pasaría”, dijo el Obispo de San Cristóbal.

Lamentó la acción por quienes se encuentran allí recluidos y esperaban la llegada del pastor de la iglesia católica. Asimismo, envió una oración no solo a quienes aguardaban por su visita, sino también a los responsables de no permitir su ingreso a la capilla del Centro Penitenciario de Occidente.

“Los privados de libertad están siempre en mi oración. Oro también por quienes tomaron esa decisión, pidiéndole al Sumo y Eterno Sacerdote que toque sus corazones y les dé la gracia y luz que tanto necesitan”.

El prelado de la iglesia afirmó que continuará siendo fiel a Jesús y seguirá en comunión de servicio al pueblo de Dios.