Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Qué quiere el chavismo?

chavismo  avn

El chavismo va a perder el poder sin darse cuenta, sin tener tiempo para pensar en una jugada de transición que lo deje mejor parado de cómo va a quedar.

Mas allá de alguna respuesta facilona disparada desde el cinto (algo así como, no saben, quedarse en el poder, seguir robando o cosas de ese tenor), la pregunta es pertinente porque de su acertada respuesta dependerá la posibilidad de encontrarle una salidas a este atolladero nacional. Aproximarse a ella requiere una mirada que trate de ver en el otro la una posición que probablemente no se atreve a confesar, o les resulte incorrecto revelar en público por temor a las represarias.

Lógicamente el chavismo son muchas cosas. Lo primero que hay que diferenciar es entre el chavismo y los chavistas. Son dos sujetos distintos y aunque a la oposición moderada siempre le ha interesado lo que pueda haber en el corazón de los chavistas (del pueblo chavista), cada vez es más urgente preguntarse sobre el chavismo, es decir, sus dirigentes.

Comencemos con los primeros, por ser los más fáciles de interpretar y sobre los cuales además tenemos información por medio de encuestas y otros instrumentos de opinión pública. Dejemos para el final al chavismo que, como toda logia cívico-militar en el poder, es hermética y difícil de comprender por la ausencia de información.

El pueblo chavista: los nuevos defraudados

Las encuestas hablan de un 30% o 35% de venezolanos que simpatizan del chavismo. Más allá del partido que dice agruparlos, sus simpatizantes son personas que se encuentran en alguno de tres posibles grupos: los agradecidos, los militantes y los que odian el pasado o la oposición.

Difícilmente alguno de estos tres grupos cambie su preferencia política. Probablemente están inhabilitados para apoyar alguna de las opciones opositoras. En el peor de los casos para el gobierno una parte de ellos se convertirá en abstencionistas (si ya no lo son). Amparados en que no son maduristas, sino chavistas, pasarán al terreno de los escépticos, quienes sin renunciar a sus preferencias, tampoco votarán a favor de algo que suponen que es muy distante de lo que era, o de aquello que el fundador planteó.

Frente al inminente deslave, el reto del gobierno es mantenerlos. Iniciativas como la carnetización, la invocación hasta las nauseas a Chávez, la imitadera y el radicalismo sin sentido, son las formulas que ensayan para no perder más de lo ya perdido.

El resultado es que tenemos una parte importante, aunque no mayoritaria, de la población que sigue aferrada a la venganza, a la justicia reivindicadora o (los menos), a las ideas colectivistas de los que están más ideologizados. A todos los une la frustración, el miedo a perder lo que creen haber ganado y las consecuencias negativas que sus líderes les han dicho que padecerán si finalmente la oposición se hace con el poder.

Si el pueblo chavista se reduce al 35% del electorado, resulta bastante obvio que las oportunidades del gobierno de ganar alguna otra nueva elección es bastante reducida. Su única oportunidad es mantener ese puñado de pueblo dentro de su influencia y, lo más importante, que sus contrarios se dividan, que vayan desunidos a alguna nueva confrontación, para así recuperar la esperanza de los propios y profundizar la desesperanza en los ajenos.

Pero más allá de su morfología y el uso que de ella haga el chavismo, la pregunta sigue en pie. ¿Qué quiere los chavistas? Que su gobierno resuelva algún problema, que deje de ser tan errático e ineficiente. Desean que le ganen alguna batalla a la guerra económica, que se reduzca la delincuencia, que mejores los servicios públicos, que las empresas del Estado (las de siempre y las nuevas que expropiaron para la felicidad del pueblo), produzcan mucho y a los precios solidarios que prometieron.

En definitiva que aparezca algo del paraíso socialista. Que si bien no se convierta en todo lo bueno que dijeron, al menos deje de ser el infierno que es para todos los venezolanos, chavistas o no.

El chavismo el mar de la inmensa contradicción

Dicen que son muchos los grupos o tendencias dentro del chavismo. Personalismos quizás que en los años buenos acumularon atributos que hoy ejercen como parcelas de poder dentro del Estado, o del partido, o en la Fuerza Armada. El chavismo es principalmente la herencia de los que dejo el gobierno de Chávez. Dirigentes con dinero, empresarios con poder de donde emanan privilegios y oportunidades para otros, funcionarios con contactos y conocimientos o simples personalidades que guardan muchas facturas y conocen los cuentos de cuantas “colas de paja” están en funciones.

Debe ser un mundo bastante dividido, donde el control de unos a otros es la pieza fundamental que explica porque el gobierno no se mueve. En ellos opera la lógica del clan, de las logias de costosa entrada, que tienen ritos de entrada asociadas a las aventuras vividas con el propio Chávez. En ellos cuenta cada posible referencia a lo bien que habló Chávez de alguno de ellos, que tanto reprendió, a quienes fustigo o por el contrario felicitó.

Lo cierto es que en todos los grupos o subgrupos hay algo similar a lo que ocurre en el pueblo chavista: miedo y frustración. Todos suponen que lo que necesitan es tiempo, que pase la tormenta, que se agote el lapso del revocatorio, que terminen los meses o años de bajos precio del petróleo, los días de sequía y riesgo eléctrico, que llegue la fecha del final de la Asamblea Nacional.

Como los viejos marxistas que esperaban la implosión del capitalismo, como evangelista que espera el fin del mundo y la llegada del Mesías, el chavismo cree que es cuestión de esperar y aguantar. De eso se trata, de quedarse en el poder, para que luego la verdad socialista se imponga y deje atrás estos aciagos años de tropiezos y perdida de popularidad. Finalmente ellos que creen tener la razón, sólo necesita sentarse a esperar que pase una buena racha para recogerlos.

¿Cuánto tiempo pueden sostenerse con esas mentiras? Quizás hasta su final. De ser así los cambios serán más traumáticos de lo que fueran si alguien allá adentro, termina de entender que las cosas no se arreglan solas y que dejar pasar el tiempo es el peor remedio para una enfermedad que necesita ser intervenida sino quieren que termine por morir.

Lo que el chavismo quiere es imposible de que ocurra. Seguir haciendo y diciendo lo mismo para enfrentar realidades muy distintas. El problema que tienen es que no pueden hacer nada diferente. Se los impide el sistema de vigilancia reciproca que se tienen internamente, creado para detectar potenciales traidores o personalidades que traten de sacar ventaja del mal que todos padecen.

Se los impide la lectura que tienen de la realidad, la escases de luces y entendimiento que les hizo aferrarse a cuatro ideas simples que entendían, pero que no por ello eran suficientes para gobernar. Se los impide el intrincado juego de intereses y privilegios que ven con terror el día después a la derrota y la voracidad de la derrota.

La autonomía del chavismo a los chavistas

Propiamente el chavismo no necesito de los chavistas. Obviamente necesitó y necesita sus votos y su respaldo, pero sus políticas y sus acciones son independientes de su base social y militancia. Como buenos revolucionarios los líderes simplemente deben interpretar al pueblo. Preguntarles, consultarles es poco menos que un absurdo, así como lo es ver a su alrededor y preguntarse porque no funcionan las cosas, o como han hecho otros para resolver problemas como los nuestros.

El liderazgo basado en la idea de la vanguardia esclarecida no puede permitirse el lujo de dudar, de preguntar, de indagar entre los distintos sectores de la sociedad que se debe hacer. En el mejor de los casos la realidad se impone y ella es la que les tuerce el brazo. Pero eso ocurre cuando ya es tarde, cuando el momento de la rectificación paso, o cuando lo que debieron hacer en el pasado es insuficiente para hacerle frente al presente.

Imposibilitados para lograr que las cosas mejoren y no pudiendo dar una explicación convincente a su clientela, el resultado es la separación del chavismo y los chavistas, proceso que avanza indeteniblemente y que hace que la palanca de la transición política en Venezuela este en manos de la oposición. De ella saldrán los cambios, suponemos que electorales, que el chavismo administrará luego de ocurridos, casi de sorpresa, sin haberse anticipado a ellos de alguna manera, lo que para los chavistas será el inicio de la aventura de ver que hace la oposición desde el gobierno o que tal es el diablo mandando.

El desenlace: de lo que queremos a lo que será

El chavismo que pasó a ser pueblo chavista, porque dejó ya el gobierno, es el que aboga por una transición, por una remoción interna. A nuestro juicio no tienen la menor oportunidad de que ello ocurra. El chavismo va a perder el poder sin darse cuenta, sin tener tiempo para pensar en una jugada de transición que lo deje mejor parado de cómo va a quedar. El chavismo dejará el poder de la peor manera, a toda carrera y tratando de llevarse todo. Así ocurrió en los gobiernos regionales que han perdido, y recientemente en el Palacio Federal.

Dejarán Miraflores a toda carrera, pero entorpeciendo desde donde puedan cualquier salida. Algunos seguramente dejarán el país, por caminos y en lugares que ya habían planificado. Al final dejaran a los más muchachos, a los menos comprometidos, con la penosa tarea de entregar el mando.

Un final como este, obviamente no lo quieren ni chavistas, ni chavismo. Seguramente tampoco es del todo bueno para el país. Un cambio un poco más armónico nos haría bien a todos, pero eso, por lo que hemos dicho y visto, es sencillamente imposible.

escorts london