Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Quién era Sabas Nieves?

ING.-Garcia-y-Sabas-Nieves-(1.961_-P.G.P
13/02/2017
|
EN LA FOTO DE IZQUIERDA A DERECHA: INGENIERO JOSÉ GARCÍA Y SABAS NIEVES. CORTESÍA

Sabas Nieves fue un guardaparques que dedicó parte de su vida a conservar la zona de Loma Serrano en el Ávila. Trabajó junto a sus hermanos y padre en el Ministerio de Agricultura y Cría, reforestando el hoy Parque Nacional Waraira Repano. Hoy en el Día Nacional del Guardaparques le dejamos la historia de este apasionado de la Sultana de Caracas.

En el Cerro El Ávila, por la entrada de la Castellana, se encuentran dos puestos de guardaparques que marcan la ruta de entrenamiento más frecuentada por los caraqueños. Al subir, deportistas asiduos y visitantes esporádicos se topan con un espacio con banquitos, tomas de agua y un letrero que versa: “A la memoria de Sabas Nieves, quien dedicó la mayor parte de su vida a la protección del Parque Nacional el Ávila”.

El letrero ha sido renovado, pero originalmente fue clavado por el ingeniero José Rafael García, responsable de la reforestación planificada del Ávila en 1960, el arquitecto Mario Gabaldón, presidente de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales y antiguo Presidente de Inparques, Antonio Sánchéz, jefe de guardaparques para la época, el perito Antonio Abreu, director del personal del Ávila, y el grupo excursionista de Caracas. Antes de este acto en honor al guardaparques, la zona era llamada Loma Serrano. Hoy ese nombre lo conserva la terraza que está a 200 metros del puesto de Sabas Nieves II.

fundacion sabas nieves

Juan Sabas Nieves Rodríguez nació en una familia de 16 hermanos, en San Pedro de los Altos, estado Miranda. Decidió seguir los pasos de su padre y dos de sus hermanos y se muda a Caracas aproximadamente a los 20 años, en 1960. Así lo relata su sobrino Héctor Nieves, quien se dedica también a cuidar el Ávila desde el puesto de Loma del Viento, el mismo que guardó su padre hasta su muerte en 2007.

Los Nieves se han convertido en una casta dedicada a la preservación y protección del parque nacional caraqueño. El primero en dedicarse a este tipo de labores fue Emilio Nieves. Ejerció el cargo de “guardabosque”, cuando fue creado el Ministerio de Agricultura y Cría en 1936, durante el gobierno de Eleazar López Contreras. Para ello tuvo que trasladarse a Caracas junto a sus hijos Pedro y Rafael, quienes también ingresaron como personal del Ministerio.

“Mi padrino Pedro Nieves entró en el sistema de guardabosque que era como un anexo de la Guardia Nacional. Comenzó a trabajar en el Parque Nacional el Ávila y a hacer los primeros controles de fauna y flora. También participó en las reforestaciones que se hicieron en esa época, que dieron origen a los bosques de pino que ves hoy en el Parque Nacional Waraira Repano. Mi papá [Rafael] empezó a trabajar en las cuadrillas de obreros. Entonces, el Ávila era reserva forestal”, explicó Héctor Nieves.

-FOTO: Ingeniero José Rafael García y el guardaparques Rafael Nieves en el puesto de Lomas del Viento-

ING. Garcia y GP RAFAEL NIEVES (LOMA DEL VIENTO 1.961)

Tras la caída de Pérez Jiménez, el Ávila paso a ser Parque Nacional, el 12 de diciembre de 1958. Entonces, explica el arquitecto Mario Gabaldón, “se adscribieron 400 empleados al Ministerio de Agricultura y Cría, los cuales entraron a trabajar en un nuevo plan de reforestación” de la gran montaña caraqueña. Estos trabajos fueron dirigidos por el ingeniero agrónomo José Rafael García, quien es tratado con cariño por sus allegados como “doctor”.

“El doctor García empieza a hacer un trabajo con especies pioneras que no fueran de la zona, que tuvieran un rápido crecimiento. Árboles que le dieran sombra al suelo y no prosperara la gramínea. Hubo que hacer las famosas terrazas y se hicieron unas zanjas que captaban el agua y evitaban la erosión (…)Eso fue en el año 60, pero ya para el año 70 el Avila había cambiado. Ese color amarillo de los cuadros de [Manuel] Cabré cambió por verde. Las aves empezaron a aparecer, se les hizo el hábitat y ellas contribuyeron al proceso de reforestación”, explica Gabaldón.

-Terrazas de reforestación- 

inicio reforestacion

 

terraceo

 

Sabas Nieves fue un importante colaborador en este proceso de reforestación y por eso entró al Ministerio como guardaparques tan pronto arribó a Caracas. Tuvo una gran participación en la siembra de nuevas especies en el sector Zamurera y los alrededores de su puesto. Su hermano Pedro pasó a cuidar el puesto de guardaparque de la Quebrada Chacaíto y Rafael pasó a custodiar la zona de Loma del Viento.
Aunque cueste creerlo al compararlo con la actualidad, Loma Serrano era “un peladero, no había ni un arbolito”, así lo recuerda Héctor Nieves de cuando visitaba a su tío de niño. Fue justamente Sabas el que se encargó de sembrar día a día las especies que desarrollaron la vegetación que hoy podemos presenciar en la zona.

“Sabas Nieves, tenía un grupo de obreros y ellos se encargaron de reforestar y sembrar. Eso fue todos los días sembrando. Imagínate el efecto”, explica Héctor Nieves.

-Ingeniero García y Sabas Nieves en el puesto de Loma Serrano-

ING.-Garcia-y-Sabas-Nieves-(1.961_-P.G.P
El puesto de guardaparques, tiene las mismas dimensiones que el que actualmente existe en Sabas Nieves II, pero antes era de metal. Era el modelo de la época, venían prefabricadas desde Londres. “Durante el día, a lo que pegaba el sol eso se ponía caliente y en la noche se ponían fríos”, recuerda Héctor Nieves y Gabaldón.

Ahí Sabas pasó sus días y noches, planificando la siembra en la zona y atendiendo a los excursionistas. El doctor García lo califica como un “hombre muy responsable y trabajador. No le decía que no a nada”. Señala que era que tenía “la mística del trabajo de guadaparques”, que siempre estaba dispuesto a colaborar. Según rememora, él empezó a hacer de Loma Serrano un área recreativa:

“Se cubrió de grama una parte, él mismo la regaba. Era un trabajo extra que él hacía. Yo le tenía un gran aprecio a Sabas Nieves. Una vez le llevamos unos árboles que estaban ya grandecitos. Cuando eso, no había carretera en la parte baja y él dijo que no, que el mismo subía los árboles. Le preocupaba que no llegaran en buen estado”, cuenta García entre risas.
Por su parte, Héctor Nieves, destaca el “don de gente” que lo caracterizaba: “Respondía todas las preguntas que le hacían, aconsejaba al excursionista, incluso los guiaba por los senderos dentro y fuera de su área”. Sabas Nieves no criaba animales, pero si alimentaba a las aves que fueron haciendo del Ávila su hogar.

“Ellos [Sabas, Rafael y Pedro Nieves] iban a Caracas y lo primero que hacían era comprar la comida para sus animales. En el caso de Sabas Nieves, él subía sacos de maíz picado y maíz entero. Donde está hoy el puesto de Sabas Nieves, ahí había unos troncos y ahí él les ponía a las aves la comida. Los excursionistas también le ponían frutas. Tú ibas en la mañana y había un festín de animales comiendo”, relata Héctor. 

Acerca de su vida personal se conoce muy poco. Héctor Nieves, quien asegura tener más de 100 primos, recuerda que Sabas tuvo una hija. Sin embargo, indica que no sabe su nombre o cómo podría contactarla, pues no la conoció. Acerca de la relación que pudo dar fruto a esa niña, tampoco pudo brindar detalles. Explica que Sabas era una persona muy “reservada”. Por su parte, el doctor García lo reputa de “parco”.

Otra de las características que le atribuye el ingeniero retirado a Sabas Nieves es su terquedad. Describe que era una persona que cuando tenía una idea en mente no descansaba hasta llevarla a cabo. Asocia la anécdota de los árboles con testarudez por hacer las cosas a su manera.

En febrero de 1972, Juan Sabas Nieves murió de neumonía. Según explica Héctor Nieves, él tenía también problemas cardíacos, pero la puntada certera fue una complicación pulmonar, después de exponerse a lluvias y frío intensos. Gabaldón explica que en efecto, el guardaparques se enfermó pues su compromiso con trabajo era tal que este salió bajo la lluvia a hacer el informe diario. Según expone, el doctor García y otros superiores le recomendaron no salir, pero Sabas Nieves no podía dejar de pasar su informe diario.

Su trabajo era lo más importante y su dedicación fue honrada con este letrero. En la actualidad, todos los caraqueños y turistas pueden disfrutar del legado de este guardaparques. Su esfuerzo es celebrado por cada senderista que pisa a su paso este lugar.

escorts london