Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Real Madrid goleó en Turín y piensa en las semifinales de Champions

Cristiano Ronaldo
03/04/2018
|
FOTOGRAFÍA: EFE

La revancha que no ha sido. El sorteo de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa juntó a Juventus y Real Madrid, dos viejos conocidos que vislumbraban una lucha pareja, pero cuya llave parece estar liquidada por los españoles gracias a una victoria por 0-3 este martes en condición de visitante

Apenas se ponían a tono los equipos cuando se agitaron las redes. Juventus y su presión alta para asfixiar a la zaga blanca como carta de presentación, pero nada de eso logró llevarse a cabo según el guión planteado por Massimiliano Allegri. Corría solo el tercer minuto cuando Cristiano Ronaldo abrió el marcador recogiendo con la parte externa del pie derecho un centro sin obstáculos de Isco.

Un golpe de reinicio. Para los de casa no era más que el recordatorio de lo que sucedió en Gales el año pasado, ahora con la opción de hacerse fuerte por la experiencia adquirida.

Con Isco, las labores de salida y creación lucían más sencillas para el Real Madrid, en un 4-4-2 que le brindó espacio cerca del área a Ronaldo y Karim Benzema.

Entre el repliegue y despliegue se desarrollaba el juego para la visita, cuyo trabajo defensivo se vio con obligaciones por las labores de los argentinos Paulo Dybala y Gonzalo Higuaín, binomio en el que el pivoteo y pase filtrado al área buscaba grietas en sus contrarios.

El propio Higuaín tuvo la ocasión del empate, cuando a los 24 minutos mandó un balón que Keylor Navas desvió en la línea de gol, ahogando el grito de los locales. Poco después tocó el turno de Mattia De Sciglio, con un tiro que bien pudo desviar alguno de los delanteros, pero sin éxito.

En cambio, su contrincante era práctico. Tras el tanto, los compromisos fueron otros y el ataque, salvo un disparo de Tony Kroos que se estrelló en el travesaño, perdía peso.

La primera parte se fue con la polémica de una mano de Casemiro por un cabezazo de Giorgio Chiellini que no derivó en penal.

En el complemento volvió a manifestarse Ronaldo, pero su ocasión, ahora un tiro cruzado, se fue a solo centímetros del arco defendido por Gianluigi Buffon.

Poco antes de la hora de juego llegó la noticia que Zinedine Zidane quería evitar. Una falta de Sergio Ramos ameritó la amonestación por parte del principal, una acción que obligará al central a perderse la vuelta por acumulación de tarjetas.

Pero las buenas nuevas son más en el entorno blanco. Ronaldo reapareció para volver a celebrar, en este caso, con una chilena para la historia. Un gol de talla, un gol que empujaba a la Juventus al abismo.

Al tanto se sumó la expulsión de Dybala, un dolor de cabeza para Allegri, en una situación que podría ser la despedida del argentino del torneo con el uniforme de la Vecchia Signora.

A partir de ahí, Juventus era más ganas que ideas.

Al 71, la sentencia de Marcelo. Su combinación con Isco y Ronaldo terminó con una definición del brasileño en la que Buffon quedó atrás.

El resto del compromiso solo dejó cosas para la anécdota. El episodio de la final de Gales se repetía, con un resultado diferente, ahora en Turín.