Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Real Madrid resiste en casa y avanza a la final de la Champions

madrid
01/05/2018
|
FOTOGRAFÍA: AFP

Un empate a dos goles en el Santiago Bernabéu entre el Real Madrid y Bayern Munich permitió al club español clasificar a la final de la Liga de Campeones, donde buscará su tercer título consecutivo.

La necesidad del Bayern por ganar tras la caída en la ida los llevó a buscar el arco desde el primer minuto. Para conseguirlo, Jupp Heynckes fortaleció sus opciones en la sociedad conformada por David Alaba y Frank Ribery desde el costado izquierdo del ataque, una zona en la que su marca estaba destinada a Lucas Vázquez y Luka Modric.

Desde ahí se gestó la primera clara ocasión, con un centro del lateral austríaco que tomó Keylor Navas.

Sin embargo, el gol de la visita llegó por el lado contrario. Tras un centro de Tomas Müller que no impactó Sergio Ramos para el despeje, Joshua Kimmich definió sin obstáculos, en lo que fue el segundo tanto de la llave para el lateral derecho. Corría el tercer minuto de juego.

La respuesta blanca tardó ocho minutos en llegar. Karim Benzema, quien había probado poco antes la meta contraria, marcó de cabeza sin contratiempo, una jugada donde recibió de Marcelo. Su centro fue al palo más alejado de Sven Ulreich, dejando sin tiempo para despejar al contrario.

Tras la paridad, la presión del conjunto local se hizo sentir. En ocasiones, solo Rapahel Varane y Sergio Ramos se quedaban de su lado del campo. Enfrente, los alemanes le daban libertad a James Rodríguez y Corentin Tolisso. Thiago Alcántara aparecía como contensión y a la vez elemento de salida, siendo uno más en la ofensiva.

El cuadro de Munich tuvo una llegada en la que pudo retomar la ventaja. Era la media hora de juego cuando Ribery volvió a ganar la posición en la banda izquierda y asistió a Müller, pero su disparo, sin fuerza, quedó en manos de Navas.

Segundos después, Lewandowski probó al costarricense, quien desvió la esférica y cuya segunda oportunidad, ahora de James, se fue sobre el arco.

Cristiano Ronaldo, con poco en la ida, tardaría 40 minutos en realizar su primer tiro al arco. Lo hizo de pierna izquierda, pero, a pesar del peligro generado, el balón fue desviado al tiro de esquina.

Con más claridad en la primera mitad, la visita salía a buscar el boleto a la final durante el complemento, pero, al menos de inicio, el plan cambió.

Con la presión impuesta desde el pitazo del principal, Tolisso sintió a los elementos del equipo merengue y retrasó a Ulreich, pero el guardameta cometió un error de decisión y dejó pasar la esférica. Ahí, sin marca, estaba Benzema para celebrar su segunda diana de la jornada.

Urgencia. Sobre eso debían trabajar los bávaros. Ya no había opción de alargue, por eso estaban obligados a voltear las acciones para instalarse en la final de Kiev.

Con James como pieza de desequilibrio, llegó el empate en la fracción 63. Tras un tiro desviado hecho por él mismo, el colombiano tuvo en la segunda ocasión el gol para quedar a un tanto de acceder a la definición del torneo.

Navas evitó la debacle al 74 con una intervención que significaba el pase a la final. Un duro remate de Tolisso hizo al centroamericano sacar lo mejor de sus reflejos. Salvaba a su equipo en un momento en el que todo pasaba por lo que dictaba la escuadra visitante.

En el toma y dame, el Real Madrid buscaba liberar a elementos para el ataque, apostando por el contraataque para sentenciar la serie. Así, el ingreso de Gareth Bale era la carta de Zinedine Zidane para acabar con la semifinal. Pero la estrategia también brindaba espacio para que el Bayern armara a placer toda su ofensiva.

Otra vez, entre empuje e insistencia, la última palabra era de Navas, héroe local. Así, el Real Madrid, con altibajos, clasificaba a la final de la Liga de Campeones.