Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Retiran concesión de gasolinera en Táchira por presuntos ilícitos

gaso1
10/08/2019
|
FOTOGRAFÍA: ROSALINDA HERNÁNDEZ

El administrador de la gasolinera “La Blanquita”, ubicada en el municipio Guasimos, al norte del estado Táchira, fue detenido y le serán imputados los delitos de contrabando agravado de hidrocarburos, asociación para delinquir, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo, informó Freddy Bernal, representante del gobierno de Nicolás Maduro en la región.

El señalado de cometer los ilícitos, no solo tendrá que enfrentar a la justicia, también le será retirada la concesión de la gasolinera y se le incautaran sus bienes, tal como lo establece la Ley Contra el Contrabando, Narcotráfico y Financiamiento al Terrorismo, anunció Bernal.

“Quien esté implicado en estos delitos, pierde todos sus bienes materiales, cuentas bancarias, además de la responsabilidad penal a enfrentar. Cuando se incurre en estos delitos se corre el riesgo de ir a la cárcel y perder todos los bienes”.

La estación de servicio será “incautada”, pasará a alguna institución del Estado venezolano, según lo que acuerden los tribunales correspondientes, agregó.

De acuerdo al funcionario del gobierno, todas las estaciones de servicio están expuestas a que se les retire la concesión, pues son propiedad del Estado venezolano y es él quien tiene la potestad, junto a Pdvsa, Guardia Nacional, la Fiscalía, de llegar en el momento que sea y hacer las revisiones del caso.

Las estimaciones hechas por Freddy Bernal, en relación al desvió de combustible de la estación de servicio “La Blanquita” para la venta en el mercado ilegal, impidió llenar con 40 litros de gasolina a 7.400 vehículos en la región.

“Una gandola de gasolina cuesta 2.8 soberanos, esa misma gandola en el mercado ilegal cuesta 47 millones y medio de pesos. Lo que significa que estos criminales se habían embolsillado 350 millones de pesos colombianos en los últimos tres meses”, precisó.

Advirtió a los administradores de las bombas de gasolina del Táchira, que no se arriesguen.

“No se arriesguen a que una mañana o una noche, yo llegue con la Faes y me los lleve presos. Se los he dicho una y mil veces (…) son varios los administradores de las bombas de gasolina que están en la cárcel, después están llorando y diciendo que el Estado es dictador. No es legal que sometan a los ciudadanos hasta tres días de cola, mientras que ustedes en la noche, sacan la gasolina para Colombia, al tráfico ilegal que va para el procesamiento de la cocaína por parte de los paramilitares. Seguiremos buscando debajo de las alfombras a los delincuentes, criminales que amparan está vagabundería pero no vamos a rendirnos en la lucha en contra del contrabando de extracción”.

La alerta del ilícito en la estación de servicio “La Blanquita”, la habrían dado los vecinos de la localidad, quienes se percataron que al momento de encontrarse cerrada al público la gasolinera, en horas nocturnas, continuaba surtiendo combustible a camiones que llegaban al lugar y posteriormente se daba el tráfico hacia Colombia, dijo Bernal.

Las investigaciones que adelante la Fiscalía del Ministerio Público, darán lugar a conocer si otras personas, incluyendo funcionarios públicos y de seguridad del Estado, estarían envueltas en el caso.