Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

“Señores de la GNB, ¿hasta cuándo?”, dice esposa del arrollado por tanqueta

Sala de espera heridos 30 de abril
04/05/2019
|
FOTO: EL ESTÍMULO / MARÍA JOSÉ MONTILLA

Fueron más de 60 heridos producto de la jornada de este martes, 30 de abril, uno de ellos es Luis Aguilera, quien fue arrollado por una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la autopista Francisco Fajardo, mientras protestaba en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Fue ingresado de emergencia, poco después del mediodía, y se mantiene en terapia intensiva con una fractura pélvica con incontinencia digestiva. Sus familiares relataron lo ocurrido, en exclusiva, para El Estímulo 

En la sala de espera de cuidados intensivos, aguardaban impacientes los familiares de Luis Aguilera y Milagros Gutiérrez, ambos víctimas de la represión estatal. Estaban sentados en lados opuestos de la habitación, pero compartían la misma pena. Como un solo grupo, conversaban e intercambiaban información, preguntaban por el estado del otro y se lamentaban. A un costado de las sillas de metal, yacía una bolsa negra con las vestimentas ensangrentadas de Luis.

El hombre de 37 años de edad es residente de la avenida Fuerzas Armadas, en el centro de Caracas, y recurrente manifestante opositor. La mañana de este martes, luego de conocerse el madrugonazo militar, Luis agarró su moto y se fue para la calle, como a las 10: 30 a. m., estimó Mónica Rangel, esposa de la víctima.

“Yo estaba en la casa con mi hija (una niña de 7 años de edad) cuando recibí la llamada de acá de la clínica. Me dijeron que estaba en quirófano y que estaba muy grave”, comentó. El arrollamiento se suscitó alrededor de las 12 del mediodía y Aguilera debió ser sometido a una cirugía de, por lo menos, tres horas.

“Cuando pude hablar con él empezó a llorar y me pidió disculpas por haberse ido a marchar”, comentó Mónica completamente desencajada.

 

El parte médico señala que tiene fractura pélvica con incontinencia digestiva. Esto significa que el movimiento de la cadera comprometió sus esfínteres, el colón, el intestino, por lo cual no es capaz de defecar por su cuenta. Además, Aguilera tiene 6 costillas fracturadas y una perforación en el pulmón.

Aunque requiere una segunda intervención, de acuerdo con la apreciación del doctor encargado, la parte más dura ya pasó, descartando así el peligro de muerte.

Clínica El Ávila familiar de víctima

Mónica se lamentó de no haber estado en el momento del incidente porque, piensa, quizá podría haberlo evitado. En su relación de 19 años, ella es la voz de la prudencia, “su muro de contención” se autodetermina. “¡Ojo! A lo mejor esto va a sonar de lo más trillado, pero él no es violento. Lo juro por mi hija. Él es un chamo tranquilo. Yo estoy segura que él estaba metido allí para ayudar a la gente y si había un lesionado, llevarlo en la moto, porque otras veces es lo que ha hecho”.

Una vez superadas la angustia y la rabia inicial, se permitió enviar un mensaje a la Fuerza Armada Nacional:

“Señores de la Guardia Nacional recuerden que están asesinado humanos, los mismos venezolanos (…) La gente estaba protestando por un beneficio que es para ustedes mismos, porque las consecuencias que estamos viviendo por este Gobierno, ustedes también la viven. Yo estoy segura que ustedes en su nevera no tienen la comida para la semana, quizá ni para el día, porque así estamos todos. Por favor, tengan consideración. ¿Hasta cuándo?”, se preguntó.

Al vivir en una zona cercana al centro de Caracas (históricamente controlada por los rojos), cada vez que la familia Aguilera Rangel se dispone a manifestar termina acosada por presuntos colectivos (bandas civiles armadas afines al chavismo), según denunció la mujer. “Tenemos grabados desde la casa cómo ellos estaban disparando a mansalva a la gente; o sea, sin piedad”.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha subrayado la tesis de que las protestas que se han producido en los sectores populares han sido generadas desde la oposición, argumentando que se infiltran individuos que no residen en esas zonas. “Eso es completamente falso. Allí siempre baja gente de mi edificio, del de mi mamá, de todos lados que uno conoce. Donde uno vive, uno frecuenta a la gente y sabe quiénes son”.

Hasta las 5 p. m. se contabilizaban al menos 69 personas lesionadas en las protestas desatadas en Caracas tras el movimiento cívico-militar liderado por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países. 

“Hasta el momento, Salud Chacao ha atendido 69 pacientes provenientes de la manifestación en (la base militar de) La Carlota”, escribió en Twitter el alcalde de ese municipio que forma parte de la Gran Caracas, Gustavo Duque.

De esos heridos, 41 fueron atendidos por perdigones, 21 por traumatismo, tres por dificultades respiratorias, dos por arma de fuego, uno por un desmayo y uno por herida en una mano, detalló Duque.