Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Sino Indicios

cadenas

La poesía de Rafael Cadenas es una invitación del lenguaje a la casa del silencio y la limpieza. Cuando entramos, algo que nos verá morir nos impone sus reglas de respirar, decir y sentir. Las acatamos con el temor de quien sabe que será crucificado para honrar el altísimo manantial de la vida. Son las reglas del cuerpo de gestos precisos, económicos, dictados por el hambre de ser verdadero. Cada uno de sus poemas pide perdón a lo real. Los leemos y sentimos la aprobación del fuego y el agua: nunca serán arrasados por el tiempo. Como toda obra verdadera, a la que el tiempo no pudre, sino que salva y custodia.

Al maestro, poeta y amigo Rafael Cadenas le debemos la aprendida voluntad de ser lesionados, humillados, conmocionados por los acontecimientos del asombro. También nuestros rechazos a los festejos del ruido, la moda y el escándalo. De su poesía bebemos paciencia, larvas de lentitud, respeto por lo íntimo, paisajes de oraciones…

En él las sombras piden ser públicamente nombradas para que nazcan las virtudes que propician la Gracia de los días. Es el poeta que condena las miserias y derrumbes morales de nuestro tiempo. Es quien nos obliga amorosamente a no ejercer nunca la indiferencia ante la fiesta del mal. Quien nos impone la obligación de ser personas reales, desnudos, sin los vestidos de la mentira.

Hoy, cuando la barbarie ha exacerbado el narcisismo y el egoísmo, su pensamiento y poesía son columnas para resguardarnos de las bajezas. Su insistencia en la insignificancia e inutilidad de lo que hacemos nos obligan a desacelerar, a llenarnos de lentitud, a no ser estorbo del resplandor. Leer sus poemas es un espejo donde vemos reflejado nuestra textura y contextura de verdugos. Donde confirmamos que no somos inocentes, sino cómplices consumados de las tragedias emocionales, espirituales y materiales de nuestra cultura.

En su obra, si buscamos lecciones de estética, hallamos lecciones de ética. Si perseguimos lecciones de ética, nos inundan principios de estética. El grito está muerto. El significado es una resurrección. El ritmo es un cuerpo atónito, asombrado, temeroso de lo real, resignado a ser rodillas frente a la casa de lo esencial.

En la voz de este poeta mayor no somos noticias, sino indicios de un asombro que siempre nos vigila.