Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Todos miran a los militares en Venezuela

Militares venezolanos
20/03/2019
|
FOTO: AP

A punto de cumplirse dos meses de la proclamación del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, una condición que ha sido reconocida por más de medio centenar de países, la Fuerza Armada Nacional sigue centrando la mirada de todos.

Sin muestra de fractura interna en público, la Fuerza Armada es el centro de todos los cálculos en Venezuela. Los opositores confían en que las llamadas al desconocimiento del gobernante, Nicolás Maduro, pueda provocar una ruptura, mientras que los chavistas ven en la reacción de la Fuerza Armada (FANB) un factor de estabilidad.

Desde que Guaidó anunció el 23 de enero que asumiría las competencias de la presidencia en condición de encargado, centenares de militares han desertado y se han exiliado en Colombia.

En febrero el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, aseguró que más de 100 miembros de la Armada han sido expulsados y degradados por haber desertado y cruzado la frontera hacia Colombia.

El 19 de marzo, en Gaceta Oficial, se oficializó la degradación y expulsión de 27 oficiales y suboficiales de la institución.

Esta semana el Parlamento volvió a tratar de persuadir a los miembros del cuerpo castrense con un “Acuerdo para la incorporación, reinstitucionalización y fortalecimiento de la Fuerza Armada” en el que pide a los militares desobedecer a Maduro asegurando que se les respetará “todos sus derechos”, tanto grados como condecoraciones.

Esta nueva petición de los opositores a la Fuerza Armada se suma a los que ya hace casi a diario Guaidó y a las muchas llamadas que desde Estados Unidos se han venido haciendo a los militares para que abandonen a Maduro.

“La ruptura en la FANB solo es posible medirla a partir de la manifestación de oficiales de comando. Yo puedo tener una amplia base de deserciones de tropa profesional, de tropa alistada, pero eso no habla de ruptura”, indicó Roció San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

Hasta el momento solo dos altos oficiales de alta graduación en activo: el general Carlos Rotondaro, que dirigió el Instituto Nacional de los Seguros Sociales (IVSS) durante diez años hasta el año pasado, y el general de división Francisco Esteban Yánez Rodríguez, han reconocido a Guaidó.

“Hasta la fecha tenemos dos generales, Yanez y Rotondaro, pero oficiales de comando en realidad han sido pocos los que han desertado y pocos los que han sido degradados”, dijo.

Maduro está rodeado de algunos de los militares del círculo íntimo de Chávez como el jefe del Ejército, el mayor general Jesús Suárez Chourio, que acompañó a Chávez en el fallido golpe de 1992 y quien se encuentra entre los sancionados por Estados Unidos.

También cuenta con militares que le han acompañado durante su mandato como el ministro de Defensa, el general en jefe Vladimir Padrino López, y el jefe del Comando Estratégico Operacional, el almirante Remigio Ceballos, ambos también en la lista de sanciones estadounidense.

En los últimos años se ha venido produciendo deserciones de manera creciente de militares de baja graduación o tropa como consecuencia de la crisis económica que vive el país.

Sin embargo, para San Miguel, la estrategia de Guaidó para provocar el abandono de los militares a Maduro ha fallado hasta el momento.

“Yo creo que la ley de amnistía no ha surtido el efecto deseado creo que las deserciones hacia Colombia y la solicitud de refugio por parte de efectivos no terminan de producir el efecto deseado”, dijo.

En su opinión, falta “una oferta clara” por parte de Guaidó sobre su política hacia la FANB y una radiografía, honesta, clara y precisa de cuál será su política de sanciones en términos de derechos humanos y de corrupción contra efectivos militares.

“Creo que eso no ha sido suficientemente traducido hacia la Fuerza Armada”, afirmó.

Esta semana un grupo de militares en Cúcuta (Colombia) denunciaron que corrían el riesgo de ser expulsados del lugar en el que se encuentran tras desertar en Venezuela, a lo que el Gobierno se Colombia reaccionó asegurando que cuentan con su respaldo y se están tramitando sus solicitudes de refugio.

“A los militares los engañaron”, dijo esta semana el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, militar él mismo, al referirse a esa situación.