Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

La historia detrás de la foto viral que desnudó la crisis de salud en Lara

parto

Una mujer embarazada, desnuda y con las piernas abiertas, reposa sobre la fila de asientos de metal en una sala de espera. Detrás de ella, dos parturientas más son atendidas en las camillas improvisadas para dar a luz. Esa es la primera imagen. En la segunda foto, una mujer acuna a su recién nacida mientras sigue acostada en las frías sillas. Para ella, lo peor ya pasó. Pero las otras dos, que aparecen a su lado, siguen en trabajo de parto.  

Las escenas fueron retratadas  el sábado 30 de septiembre por una trabajadora del Hospital Pastor Oropeza de Barquisimeto, conocido como el Seguro Social. A los pocos minutos, las fotos se hicieron virales en las redes sociales. Se evidenciaba, una vez más, la crisis de salud que atraviesa el país. 

El gobierno no tardó en abrir una investigación por la difusión de las imágenes. Un total de dieciséis personas fueron detenidas e interrogadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) durante los días lunes 2 y martes 3 de octubre. 

María Brizuela y Miriam Valiño, de 26 años de edad, fueron las estudiantes del sexto año de Medicina de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) de Barquisimeto, retenidas durante siete horas en la sede del Sebin junto a cinco trabajadores del centro de salud. Ambas realizaban sus pasantías en el Seguro y recibirían los títulos de Médico Cirujano en 30 días. 

“Una comisión del Cicpc y el Sebin se acercó a las 7:00 de la mañana del lunes al Seguro y comenzaron una ronda de investigaciones y entrevistas que determinaron que siete personas tuvieron responsabilidad en la toma de fotos y su difusión (…) Las detuvieron de forma arbitraria porque no hubo orden de solicitud de entrevistas firmada por un fiscal del Ministerio Público y tampoco hubo respeto del debido proceso que establece que se permita la comunicación con familiares y abogados”, acusó Andrés Colmenarez, representante de Funpaz. Además, informó sobre la detención de otras nueve personas durante el martes 3 de octubre.  

 

A las estudiantes les pidieron los teléfonos y fueron revisados. La mamá de Miriam Valiño se enteró de que a su hija se la llevaron los funcionarios de seguridad del gobierno, por una llamada de uno de los compañeros de pasantía del hospital. “Yo me fui al Sebin y me dijeron que sí, que allí estaban las muchachas en calidad de testigos. Pero ¿por qué? si ninguna tomó las fotos y ni siquiera estaban de guardia”, cuestionó al ser contactada vía telefónica por El Estímulo.  

“La persona que tomó la fotografía no pertenece a ninguna universidad. Es del personal de salud del Seguro Pastor Oropeza. Es una persona mayor. Llama la atención que fuimos nosotras dos llamadas a declarar cuando había doce personas más ese día de guardia, entre ellas, cinco estudiantes de la (universidad) Francisco de Miranda que no fueron llamadas, ni llevadas al Sebin. También llama la atención que en la fotografía salen bachilleres de la Francisco de Miranda y, siendo ellas protagonistas, no estuvieron en ningún acto de interrogatorio”, declaró Miriam Valiño al medio TVVenezuela Noticias tras su liberación. 

 

Brizuela y Valiño acudieron a la UCLA durante este martes para reunirse con los directivos y así cambiar el lugar de sus pasantías. “No quieren volver al Seguro. No van a ser sometidas nuevamente al escarnio público”, contó la madre de Miriam. 

Show político

 

Voceros regionales y nacionales se pronunciaron tras la difusión de las fotos que muestran las dramáticas condiciones de salud en los hospitales públicos. La solución fue: la culpa es de estos, la culpa es de aquellos. 

La viceministra de Salud, Linda Amaro, responsabilizó al director del Hospital Central Antonio María Pineda, Ruy Medina. “Cuando la foto de la mujer pariendo en el Seguro Social fue colgada en las redes sociales, me dispuse a ir de inmediato al Pastor Oropeza y al Central. Cuando llego al Antonio María Pineda, me encuentro a dos mujeres en la sala de espera del área ginecobstetra y les pregunto por qué no las han atendido. Ellas me dicen que están esperando que los familiares consigan los botellones de agua y los insumos que les piden. De inmediato revisamos el hospital y encontramos medicamentos acaparados”, declaró al diario La Prensa de Lara. También acusó al director y gobernador del estado, Henri Falcón, pues el HAMP llevaba días sin agua “y la solución fue mandar los pacientes al Seguro”.  

 

Esta versión fue defendida por el Ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, quien publicó un video en Twitter, en el que Amaro aseguraba que las autoridades regionales acaparaban medicamentos en el Hospital Central y que el cupo de 60 camas para atender partos en el Seguro no era suficiente para atender las remitidas del Antonio María Pineda. 

 

“Si nos quieren intervenir que lo hagan. Si quieren revisar los libros, allí están. Nosotros no hemos dejado de atender a las parturientas en ningún momento”, aseguró el Director Sectorial de la Salud en Lara, Ruy Medina, al que impidieron el paso a las bodegas del Antonio María Pineda el pasado lunes, tras una inspección por parte de representantes del gobierno. La número once en lo que va del año 2017. 

El gobernador del estado, Henri Falcón, rechazó lo que ocurre en el Pastor Oropeza y acusó al gobierno de no resolver la crisis de salud durante los 19 años de gestión. 

Trabajadores del Seguro Social indican que a pesar de que llegan dotaciones de medicamentos e insumos regularmente, no alcanzan ni para una semana de atención y que están lejos de ser un centro de salud perfecto, como lo ha querido hacer ver el gobierno de Nicolás Maduro.