Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Transparencia Venezuela denuncia corrupción en empresas estatales

280817 PDVSA FOTO EFE
16/11/2018
|
EFE

La pésima gestión, la politización y la corrupción son las principales causas del sostenido desplome del bombeo de la estatal petrolera venezolana Pdvsa, según un informe presentado hoy por la ONG Transparencia Venezuela que pone el foco en el desempeño de 576 empresas estatales del paísEl extenso documento indica que la caída de la producción en Pdvsa inició en 1999 “con la llegada al Gobierno” del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), y tomó velocidad con el despido de cerca de 20.000 profesionales y técnicos “muy bien formados y con gran experiencia” que protagonizaron una huelga de trabajadores entre 2002 y 2003.
En el texto se añade que el bombeo experimentó una “intensificación” en su desplome desde 2013, cuando Nicolás Maduro ascendió a la presidencia.

Según el informe, los Gobiernos chavistas han impuesto a Pdvsa una “excesiva carga fiscal” para financiar gastos sociales, lo que ha impedido a la estatal realizar “inversiones y mantenimiento” a su infraestructura de explotación y transporte de crudo.

Estos gastos sociales, al tiempo, están vinculados a casos de corrupción como “Pudreval”, como se conoce en Venezuela a una operación que importó toneladas de alimentos descompuestos con recursos de Pdvsa.

Además, en la estatal han ocurrido otros hechos de corrupción relacionados con el desvío de recursos, el pago de sobornos y la compra de materiales con sobrecoste.

“La corrupción constituye una de las causas más importantes de la insuficiencia de recursos para inversión que ha tenido Pdvsa durante los últimos tiempos. Los volúmenes sustraídos, mediante distintas modalidades, son escandalosos”, asegura Transparencia Venezuela.

La Fiscalía venezolana ha abierto investigaciones contra casi 100 altos cargos de la estatal, incluidos sus últimos dos expresidentes, Eulogio del Pino y Rafael Ramírez, quien fuera presidente de Pdvsa entre 2004 y 2013.

Durante la presentación del informe, la investigadora Mercedes de Freitas indicó que las cifras de corrupción en la estatal “son extraordinarias y no ocurren en otros países”, y alertó sobre “la presencia voraz” de la Fuerza Armada en el negocio petrolero.

De acuerdo a datos divulgados por la Opep el pasado martes, la producción de Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, se situó durante octubre en 1,17 millones de barriles diarios, un nivel que es 39 % inferior al promediado en todo 2017.

Este bombeo es, además, el más bajo de Venezuela en las últimas tres décadas, con la excepción de la radical caída durante la huelga petrolera de 2002 y 2003.

Maduro ha dicho que espera levantar el bombeo en el lapso de un año gracias a un plan de “recuperación” que puso en marcha en la estatal, y que en ese tiempo deben cumplirse metas como “un millón de barriles para China”.

Pero el informe de Transparencia Venezuela señala que “más que una caída coyuntural de la producción petrolera, durante los últimos cinco años ha ocurrido una destrucción de la capacidad productiva de la industria”.

Corrupción en la Hidroeléctrica Tocoma

Transparencia Venezuela señaló que en el caso de la institución encargada del servicio eléctrico -Corpoelec- resalta el caso de la Hidroeléctrica Tocoma, cuyo costo de construcción se ha triplicado y debió inaugurarse en 2014.

“Se eligió como caso relevante el de la Central Hidroeléctrica Tocoma no sólo por ser el de mayor monto, sino porque a pesar de que el monto invertido es más del triple del previsto inicialmente, hasta la fecha de realización de este informe sólo uno de los diez conjuntos de turbina-generador ha sido instalado”, según el documento.

En la presentación de este documento se recordó que actualmente en Venezuela existe una severa crisis eléctrica con apagones constantes en todo el país que en muchas ocasiones se han extendido por semanas.

Se indica en el informe que las organizaciones Industrias Metalúrgicas IMPSA “como suministradora de los equipos electromecánicos (turbinas y generadores)” y “al consorcio Odebretch-Impregilo-Vincler (OIV) como responsable de las obras civiles”.

Transparencia Venezuela señala que la estatal Corpoelec ha informado que esta obra prevé la instalación de 2,160 MW para producir una energía promedio anual de 12,100 GWh.

“Se prevé que sus 10 unidades generadoras, de 216 MW cada una, ingresen a operación entre julio de 2012 y abril 2014″, se puede leer hoy en día en el sitio web oficial Corpoelec.gov.ve.

“Su costo inicial fue de 3.061 MM$ (millones de dólares), financiados parcialmente por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo)” y los trabajos se iniciaron en 2005, se indica en el informe.

“Al 2011 la inversión total alcanzaba 5.995,61 MM$ CORPOELEC, Coordinación de Administración y Control de Proyectos, Resumen Ejecutivo junio 2011 (un incremento de 96 %), y al 2014 el costo de la obra superaba ya los 10.371 MM$ (un incremento de 239 % respecto al costo inicial previsto)”, se resalta en el documento.

La ONG destaca que en la financiación de esta obra han intervenido, no solo el BID, sino también el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF, el Fondo Conjunto Chino Venezolano (FCCV) y la propia Corpoelec.

“En el año 2015 la obra estaba paralizada: no se preveía instalación de equipos de generación, se realizaron sólo 2 de los 6 servicios de inspección de obras civiles y electromecánicas (…), tampoco se preveían obras de transmisión, ni de conexión (subestación), ni de gestión ambiental ni de desarrollo social”, dice la ONG.

Transparencia Venezuela admite que “determinar el monto del daño producido a la Nación en este proyecto exige una investigación más al detalle, no sólo de la documentación que justifica los sobrecostos habidos, sino los costos que implicará completar la obra, si es que esto es todavía posible”.