Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Tres interpretaciones sobre lo militar en Venezuela

Oscar-Perez
10/08/2017
|
POR FÁTIMA DOS SANTOS FOTO: AVN

El realismo mágico es latinoamericano. Venezuela no escapa y el mundo militar tampoco. En los últimos meses hemos sido espectadores de palco de una toma y dame de hechos y videos, que resumido va así:

Primer Acto: Oscar Pérez (helicóptero secuestrado, tiros al Ministerio de Interior, granada al TSJ, aterrizaje parcial en La Trinidad, aterrizaje final en las costas de Vargas, desaparición total, aparición en una marcha, ojitos lindos, película de acción…)

Segundo Acto: Primer video del Ministro de Defensa Padrino López (salgo del ascensor, pasen por aquí, este es mi despacho, lindas orquídeas, no quiero rambitos, vean qué vista tan brava…)

Tercer Acto: Segundo video de Padrino López (jadeo, trote, pelo un caucho, jadeo, se me encasquilla el arma, la reviso descubierto en medio del campo, jadeo, explicación rara, jadeo…)

Cuarto Acto: Video de Caguaripano (que antes del golpe o en medio de un golpe avisa que va a dar un golpe, lo que de inmediato me recordó al gordito de la franela rosada…)

Quinto Acto: Deslave de videos de encapuchados con armas largas que dicen que apoyan a Pérez y/o a Caguaripano.

Yo no puedo parar de preguntarme qué hubieran hecho el Che Guevara o Eisenhower en la era de los smartphones, por hablar de antípodas. No imagino al argentino documentando un juicio sumario ni al Jefe del Estado Mayor de Truman mostrando cómo le tiembla la lipita mientras salta. De hecho, las cosas están tan complicadas, que los últimos movimientos militares incluso enfrentaron a los partidarios de Sebastiana Barráez vs los de Rocío San Miguel, las dos más connotadas expertas en lo militar. Sea como sea, la calle y las redes sociales manejan tres interpretaciones:

1. La patriota: Pérez y Caguaripano son adalides de la justicia, vengadores del pueblo, que han visto el sufrimiento del venezolano y han expuesto su seguridad y hasta su vida por derrocar a un régimen que sólo se sostiene por las armas. Y lo lograrán, a pesar de que son unos pocos contra un ejército armado hasta los dientes y con intención de aniquilar a su enemigo. Es imperdonable que la oposición no haya corrido a ponerse de parte de Oscar Pérez desde su primer intento, porque eso hubiera provocado una reacción en cadena que habría hecho saltar las bisagras del poder. Sólo puede explicarse porque la oposición está vendida a Maduro. Menos María Corina.

2. La conspiranóica: Pérez es un actor que fue contratado por Diosdado para representar el papel de alzado, y como esa componenda no funcionó bien, luego montaron el tinglado del ataque a Paramacay para tener excusas que justifiquen un proceso de razzia y represión feroz contra el Ejército y contra la población civil, siguiendo el esquema que ya transitó Bashir Al Assad. Detrás de todo esto se ve con claridad la mano del G2 cubano, que no da puntada sin dedal.

3. La tropical: Pérez parece ser Pérez y dicen los amigos de Caguaripano que él es Caguaripano. Eso hace pensar que sí, que aunque parezca mentira, Pérez se robó un helicóptero naricéandose a todos y el otro logró meterse en un fuerte lleno de soldados y les robó un pocote de armas, y a ninguno de los dos los han agarrado porque en realidad los otros son burda e’ maletas o están ocupados en otra cosa. Y ahora andan un poco de armas por ahí sin destino conocido, pero seguro que esas terminan vendiéndoselas a la guerrilla colombiana o al pran de alguna cárcel, y todo queda al final como si nada. “¿Por qué tú crees que alguien aquí va a estar pendiente de montar una guerrilla? Que pa’ eso se necesita mucha energía, que no hay. Pandilla ‘e locos todos, mi hermano. Vamos a llevar las cosas con calma y nos tomamos unas cervezas”.

Lo que sí es innegable es que todos los movimientos ocurrieron, y que todos ellos fueron raros. Que Dios nos lleve con bien.

error: Alerta: Contenido protegido

escorts london