Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Tres récords mundiales revolucionarios (entre otros)

AVN

El 12 de agosto de 2016, Venezolana de Televisión publicó en su página web una nota titulada “Récord mundial 34 aumentos salariales en 17 años de revolución versus 9 en 40 años de la IV República”. En ella se lee al Presidente Maduro celebrando: “¡Un Récord Mundial! Aquí está.En todas las épocas la Revolución ha estado muy por encima de la banda de los zombies de la Cuarta República, de la banda de los zombis de Ramos Allup y compañía… Ellos en 40 años dieron 9 aumentos salariales a los trabajadores en Venezuela ¡Nueve!. La Revolución, en 17 años, pasando por golpes de Estado, golpe petrolero, situaciones de bonanza o dificultades y de guerra económica como ahora, hemos dado 34 aumentos salariales”.

La nota informa su presentación a “la opinión pública nacional e internacional [del] resumen estadístico histórico que contrasta los aumentos salariales otorgados por los gobiernos en Venezuela durante el siglo pasado y en este nuevo que va corriendo”. Sin embargo, consulta la página web del BCV no permite completar el resumen.

Desde 1997 el BCV publicaba trimestralmente un Índice de Remuneraciones Nominales (sólo para actividades formales seleccionadas) que no se actualiza desde 2013. La tasa de inflación dejó de publicarse (otra vez) desde diciembre de 2015.

Por tanto, conocer la relación entre el salario mínimo, remuneraciones formales e inflación durante los últimos dos años y medio del gobierno actual no es posible.

Sin entrar en detalles sobre actividad económica y grupo ocupacional, es posible apreciar un patrón en la relación registrada entre 1998 y 2013.

Primero, las remuneraciones que responden al cambio en el salario mínimo son las del sector gobierno, y no las del privado. Segundo, las remuneraciones generales siguen a las privadas, y no a las públicas. Por tanto, el impacto de cambios en el salario mínimo sobre las remuneraciones formales no es igualmente proporcional.

También puede notarse que entre 2007 y 2010, a pesar de los aumentos nominales en el salario mínimo, la inflación aumentó más rápido y el poder de compra de todos los trabajadores cayó sustancialmente. La información faltante desde 2014 sugiere un comportamiento similar, pero mucho peor. Tanto que el BCV dejó de publicar la información.

Es tentador incluir entre los tres récords revolucionarios bajo este título el de la mayor inflación en el mundo. Ya el gobierno dijo haberla enfrentado por 13 años con controles de precios y de cambio, expropiaciones, sanciones penales y multas varias, importaciones directas y aumentos de salario mínimo. Sin embargo, es mejor incluir otros dos a continuación.

El Banco de la República de Colombia ha sugerido una regla simple para calcular el billete de mayor denominación: aproximarlo a la sexta parte del salario promedio mensual. En mayo de 2016, con un “salario mínimo integral”, incrementado por el Presidente a Bs 33.636 mensual, el billete de Bs 5.000 tendría que ser el de mayor denominación.

En septiembre de 2016, con un nuevo “salario integral” de Bs 65.056 mensuales, el billete de mayor denominación tendría que ser de Bs 10.000. Duplicar la mayor denominación necesaria en cuatro meses es un récord mundial.

El billete de mayor denominación en Venezuela sigue siendo, desde 2008, el de Bs 100. Si el gobierno no hubiera “bonificado” el salario, como habían hecho empleadores públicos y privados antes de la Ley del Trabajo de 1997, y tuviese que pagar en efectivo a solicitud de los trabajadores, tendría que hacerlo con 650 billetes de Bs 100, uno de Bs 50, uno de Bs 5 y una monedita de Bs 1, en el mejor de los casos.

Sin embargo, los bancos aún deben usar billetes de Bs 50, Bs 20, Bs 10, Bs 5 y Bs 2 para, por ejemplo, atender a los pensionados. No hay otro país del mundo con este problema. Este es también un récord revolucionario.