Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Infectada paciente con agua sucia durante operación en la Concepción Palacios

maternidad concepción palacios entorno inteligente

La Maternidad Concepción Palacios mantiene una precaria infraestructura, denuncian los médicos de esa institución, que relatan un insólito evento ocurrido en plena operación a una paciente. 

Durante una  intervención realizada en uno de los tres quirófanos de la Maternidad Concepción Palacios de Caracas, galenos y una paciente vivieron en carne propia la crisis de  salud en Venezuela. Susana Camacho, de 44 años de edad, fue contaminada por el agua sucia que cayó sobre el quirófano mientras estaba sedada y con el vientre abierto por la extracción de un fibroma.

El agua que bañó a la paciente provenía sobre el techo del quirófano que cedió producto de las lluvias que han caído en los últimos días sobre Caracas, explicó este viernes al Circuito Éxitos, Moraima Hernández, jefa de Infectología de la Maternidad, la más importante de la capital.

A los galenos se les ocurrió “tapar” la filtración con sábanas, mientras intentaban suturar las heridas de la operación, explicó la doctora.

Tras el incidente, la médico encargada de la intervención, Damaris Ramos, supo inmediatamente que las gotas caídas sobre el cuerpo sedado de Camacho generó un mal no programado: la contaminación de los órganos expuestos durante la intervención.

Ahora, Camacho deberá encontrar antibióticos por su cuenta, pues la Maternidad no tiene las medicinas para tratar las bacterias que se alojaron en su cuerpo con el agua estancada.  También deberá someterse exámenes adicionales ante el imprevisto.

En el mismo día que ocurrió el incidente con Camacho, un apagón en la sede de la Maternidad impidió recibir a varias parturientas. La planta eléctrica nunca se activó, aseguró el diario El Nacional del viernes.

-Cien neonatos muertos en tres meses-

La Maternidad Concepción Palacios mantiene una estructura precaria desde hace años y que la escasez de medicinas y equipos médicos empeora la institución.

Esta circunstancias vienen acompañadas por el olor a cloacas del piso 5 de la Maternidad, la imposibilidad de usar los baños porque están inundados de aguas negras y, de tener la obligación de bañarse, procurar no mojar las heridas con el agua disponible para prevenir infecciones adicionales, citó el diario.

La jefa de Infectología de la Maternidad aseguró que en lo que va de año se han atendido en la institución 2.813 partos en 2 quirófanos activos de los 3 existentes. Mientras que otros 4 destinados a cirugías electivas están clausurados y ahora son sede improvisada del Departamento de Farmacia.

“70% de las mujeres que dan a luz aquí se contaminan, pero siguen atendiendo a las mujeres en esos quirófanos. Cambian calidad, por cantidad”, denunció Hernández.

Hernández también dijo al Circuitos Éxitos que hay una burocracia “tremenda” para atender las necesidades del centro hospitalario y que ellos dependen directamente del Ministerio de Salud. Aunque el hospital se mantiene bajo estas circunstancias, “la Maternidad no puede referir los pacientes porque somos un centro final”, explicó Moraima Hernández.

La misma infectóloga, confirmó la muerte de 100 neonatos durante el primer trimestre del 2016, a pesar de que en el hospital hay experiencia para tratar las complicaciones que se le pueden presentar con partos prematuros.

En su mayoría, agregó Hernández, los bebés eran hijos de madres adolescentes que no se cuidaban durante el embarazo y que no consumían vitaminas por no conseguirlas.

Además de la falta de infraestructura adecuada para la atención de los pacientes, el personal que labora denunció que el Estado ya no envía la suficiente comida para alimentar a las mujeres hospitalizadas en el lugar.